DEPORTES | BALONCESTO | LIGA FEMENINA

La vuelta a España de la mejor versión de Queralt Casas

Por LOIDA CABEZA. 15/03/2020

La catalana se fue de la LF Endesa con 22 años, y ha regresado a las filas del Valencia Basket con 27, más madura, con un mayor conocimiento del juego y más decisiva en los minutos finales.

Casas durante la cita liguera, en el partido que enfrentó al club taronja con el morado | FEB

Casas durante la cita liguera, en el partido que enfrentó al club taronja con el morado | FEB





Se trata, sin dudas, de una de las grandes jugadoras de la campaña 2019/20 de la Liga Femenina Endesa. Su regreso fue uno de los más esperados y está demostrando un mejor rendimiento. Queralt Casas fue una niña prodigio y la punta de lanza de la generación del 92 que fue campeona de Europa en todas las categorías (U16, U18 y U20) además de subcampeonas del mundo en el Mundial U19 de Chile 2011.

Con 21 años ya contaba con dos temporadas de experiencia en LF2 (Segle XXI) y cuatro en LF Endesa (Mann Filter y Rivas). En el equipo madrileño ganó la Copa de la Reina de 2013 y la Liga en 2014, siendo una jugadora importante, además de conquistar el oro en el Europeo Femenino de 2013. La aventura europea (Galatasaray, Nantes y Landes) comenzó muy pronto, con 21 años, y regresó el pasado verano con 26.

Cinco temporadas en los que ha jugado Euroliga Femenina y en las que ha conseguido una madurez que se nota dentro del campo. Si comparamos las estadísticas de la Queralt Casas de Rivas con 21 años y la Queralt de Valencia Basket con 27 vemos que la de Bescanó ha ganado en solidez. Prácticamente calca la media de puntos anotados de la temporada 2013/14: 11,3, pero aumenta la valoración desde los 11,6 hasta los 14,4. ¿Las razones? Un mejor porcentaje en el tiro y más aportación en el rebote y asistencias.

La Queralt ‘taronja’ promedia un 45,1% en tiros de dos, y un 31,7% en triples (sensiblemente más alto que la joven Queralt). Además, ha aumentado de 3.7 a 5.0 los rebotes por partido; y de 2.1 a 3.7 las asistencias por encuentro. Si en Rivas era la jugadora que revolucionaba el partido saliendo desde el banquillo, en Valencia es la jugadora referencia desde el exterior y la encargada de jugarse la última bola en partidos igualados, como en el caso de la victoria del Valencia Basket en el Gasca ante el IDK Euskotren.

“Lo que he aprendido en los últimos años es quitarme presión de encima, porque estoy haciendo lo que me apasiona. Tengo en mente disfrutar de lo que hago, y no pienso en más allá. Lo que siento lo hago en cada momento” afirmaba Queralt en el perfil realizado antes de la Copa del Mundo 2018. Con esa mentalidad ha regresado a LF Endesa, para convertirse en la MVP nacional de la temporada, por delante de Laura Gil, Vega Gimeno, Belén Arrojo o Tania Pérez.




Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar