DEPORTES | BALONCESTO | LIGA FEMENINA

A Campus Promete le sobran las ganas de volar

Por LOIDA CABEZA. 23/02/2020

Victoria encomiable de Campus Promete (59-51) ante uno de los equipos más fuertes de la liga, en una semana en la que buena parte del equipo ha estado aquejada de un proceso gripal.

El equipo logra la octava victoria de la temporada| Alberto Salazar

El equipo logra la octava victoria de la temporada| Alberto Salazar





Visiblemente emocionado y con menos decibelios en su voz de los que acostumbra, Julián Martínez comenzó a valorar la victoria de anoche ante Araski con la siguiente referencia: “Como diría alguien que nos suena conocido a todos, hablamos antes del partido que si seguíamos con el plan establecido, nos cansaríamos al ratito de empezar; que probablemente no encontraríamos el camino, pero que a este equipo le sobran las ganas de volar”. El gesto no fue casual, ya que durante los días previos el entrenador sevillano había compartido por el grupo de WhatsApp del equipo El secreto de las tortugas, la canción más célebre del grupo Maldita Nerea, cuyo estribillo le pareció “bastante significativo con la trayectoria que está llevando el equipo”.



Y es que Promete venía de una racha de tres derrotas consecutivas y con varias jugadoras aquejadas de “un regalo que trajo Leia (Dongue) de Belgrado” en forma de fuerte proceso gripal. Pero en unas circunstancias como estas, en las que la moral y las fuerzas estaban sensiblemente tocadas, el equipo riojano fue capaz de llevarse los dos puntos con suficiencia ante uno de los conjuntos más físicos y talentosos de la competición.




El partido, eso sí, no fue nada vistoso. El arranque del primer cuarto fue una macedonia de imprecisiones: las hubo de todos los colores y sabores por parte de los dos equipos. La estadounidense Shacobia Barbee consiguió abrir el marcador pasados dos minutos, pero Gidden espondió segundos después desde el interior. Los dos conjuntos centraron sus ataques en la pintura y ahí Promete tiene a dos baluartes: Vanessa Gidden y Leia Dongue pusieron la directa a mitad del cuarto y consiguieron arrancar una ventaja de cinco puntos (18-13) en un encuentro que se preveía rácano en cuanto a anotación.



En el segundo cuarto comenzó el recital de Ivanovic. La serbia, que jugó los cuarenta minutos del encuentro, se convirtió en una pesadilla para la defensa de Araski, que comenzó a dejarla libre para poder tapar con garantías a Dongue y Guidden. Barbee e Izaskun García sostuvieron a las visitantes en el plano ofensivo y dejaron la diferencia a tan solo un punto al borde del descanso (28-27), pero las riojanas no se amedrentaron e Ivanovic de nuevo, anotó un triple para seguir afrontando el encuentro con cierto colchón de puntos.



Dos triples rápidos, uno para cada equipo, iniciaron la segunda mitad. Araski aumentó la intensidad defensiva, presionando a todo el campo, y la mozambiqueña Tamara Seda empezó a encontrar huecos en la zona para hacer daño a la defensa local. El equipo de Julián Martínez, por su parte, no bajó los brazos y siguió haciendo valer su juego. Con Roselis centrada en la construcción y Dongue en la ejecución, Promete no solo fue capaz de mantener su ventaja, sino que incluso la aumentó a siete puntos (48-41) en los últimos minutos del cuarto, gracias, entre otras cosas, a la avidez de todas sus jugadoras a la hora de capturar los rebotes.



Los últimos diez minutos fueron de infarto. Barbee quiso iniciar pronto la remontada con un gran triple, pero las jugadoras de Madelén Urieta se encontraron con un bloque defensivo compacto que no les concedía apenas oportunidades para sacar tiros fáciles. Dos nuevos triples de Ivanovic (anotó 4 de 7) en un partido con tan poca anotación dejaron casi sin opciones a las vitorianas, que siguieron compitiendo hasta el final, a pesar de que Promete exprimió su físico hasta el límite en tareas defensivas y dejó a las visitantes sin ver canasta los tres últimos minutos. Mima Ivanovic, quién si no, cerró desde la línea de tiros libres el encuentro. Una victoria que fue celebrada efusivamente por la grada, con fuerte presencia de aficionados de Araski, que no dejaron de apoyar a su equipo en ningún momento.

Octava victoria, por tanto, de Campus Promete en liga, que deja la salvación más cerca, que no matemática, como aseveró Julián Martínez. En cuanto a poder pensar en objetivos mayores en lo que resta de temporada, el míster también fue claro: “Llegaremos hasta donde nuestra gasolina y nuestras ganas de volar nos lleven, pero día a día. Nos lo irá diciendo cada semana”.


Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar