DEPORTES | BALONCESTO | LIGA FEMENINA

Triunfo de madurez del Rpk Araski ante el Quesos El Pastor 69-59

Por LOIDA CABEZA. 19/01/2020

Entre las de Made Urieta, que se consolidan en la quinta posición con un sólido registro de 10 triunfos y 7 derrotas, sobresalió la actuación de la mozambiqueña Tamara Seda.

El equipo logra la décima victoria en su casillero | Asier Bastida

El equipo logra la décima victoria en su casillero | Asier Bastida





No se podía fallar en Mendizorrotza y el equipo salió sin ofrecer concesiones. En una segunda vuelta donde los choques en casa decidirán en el caso de Rpk Araski, el regreso a Vitoria supuso la consolidación en una quinta plaza ganado a pulso por las de Made Urieta. A las victorias hay que sumar el baloncesto tan atractivo y de salón que practica un equipo ganador y comprometido. Sin Tania Pérez aún recuperándose de una rotura de fibras en su gemelo y con Natalie Van Den Adel aún tocada de su tobillo tras el esguince sufrido en Valencia, las vitorianas partían con cierta desventaja. Está claro que este equipo se crece ante la adversidad.



Rpk Araski salió a ganar desde el primer minuto, con la lección aprendida ante un Quesos El Pastor cuyas urgencias y carencias se pudieron ver en Vitoria. El acierto vitoriano en el primer cuarto, por encima del 70 % en tiro de dos, contrastaba con el paupérrimo 14 % de las visitantes. Ni siquiera las zamoranas aprovechaban las segundas opciones en el rebote ofensivo, con una fallona Dornstauder que no tuvo su día. Las locales jugaban de memoria, con buen movimiento de balón, el extra pass del que se benefició una extraordinaria Laura Pardo, atrevida y eficaz en el tiro de media distancia. La capitana firmó su mejor estadística de la temporada con 11 puntos y 6 rebotes. En las visitantes, la americana con pasaporte nigeriano Okonkwo se mostraba como la mayor amenaza. La salida a pista de Iva Brkic tuvo la peor consecuencia para su equipo, con una lesión en su tobillo cuando apenas había disputado 4 minutos en el primer cuarto. La base croata no volvió a participar en el choque. Una baja sensible que sumar a las desgracias del Zamarat tras la grave lesión de rodilla de la eslovaca María Felisova.




Tras un primer cuarto de dominio local (17-8), el segundo sirvió para asestar el que sería el golpe casi definitivo. Dos triples con label alavés, Pardo y Molinuevo servían como inicio, para ampliar la diferencia. Tamara Seda se hacía grande en la pintura, donde reinó ante pares que nunca supieron defenderla. La inspiración vitoriana, con Izaskun García dirigiendo a la perfección al equipo, sumó en eficacia para que la distancia se fuera a los 20 puntos al descanso (40-20), mientras la estrella americana del equipo rival Britanny Mc Phee seguía casi inédita, gracias a la buena defensa vitoriana, con especial alusión a Quevedo. La madrileña volvió a completar un partido sobresaliente, tanto en labores de contención donde se vació como en anotación, donde tomó el protagonismo en el tercer cuarto, junto con María Asurmendi. La base navarra, visiblemente congestionada y aún convaleciente de una gripe que ha afectado a media plantilla gasteiztarra, lo bordó. La magia de la de Pamplona con seis asistencias, un triple marca de la casa para 9 puntos en total y 18 de valoración dejó huella en un Mendizorrotza con una gran entrada que rozó los 1.000 espectadores. Todo a pedir de boca para un equipo que disfruta y juega con los roles aprendidos e interiorizados.



El margen de error se va estrechando y el ritmo crece para un juego que adquiere una velocidad difícil de defender. Raquel Carrera volvió a ser implacable en su defensa ante jugadoras tan grandes como Dornstauder o la propia Mohammed. La gallega no tuvo acierto de cara al aro, pero sigue sumando méritos que se reflejan en una nueva titularidad. Con 57-35 se cerraban 30 minutos de un baloncesto con un sello inconfundible. El trabajo defensivo, con las alternancias zona-individual había roto a un rival que tiró de dignidad para no dejarse llevar. El despertar en el último cuarto, con más acierto como reflejan los 15 puntos logrados en este período por Mc Phee, para un total de 20, coincidió con la falta de energía de las locales.



El esfuerzo extra ante las ausencias de dos jugadoras tan importantes, pasó factura en las piernas de algunas jugadoras. Made Urieta volvió a tirar de cantera, esta vez, dando minutos a la joven Irene Murua. Las zamoranas mantuvieron su línea ascendente para pasar del 67-44 tras un triple de Izaskun García a un parcial 2-15 hasta maquillar el resultado final con 69-59. Una labor puramente de apaño, ya que Rpk Araski nunca vio peligrar la décima victoria en su casillero que sigue afianzando su más que meritoria quinta plaza en la clasificación.



Ficha ténica:

Rpk Araski: Izaskun García 7, Laura Quevedo 15, Raquel Carrera 2, Shacobia Barbee 4, Tamara Seda 18 -quinteto inicial - Cristina Molinuevo 3, Irene Murua, María Asurmendi 9, Laura Pardo 11.

Quesos El Pastor: Laura Cornelius 6, Quinn Dornstauder 4, Marta Montoliu 13, María Jespersen 2, Brittany Mc Phee 20 -quinteto inicial - Ana Faussurier, Aisha Mohammed 4, Iva Brkic, Amy Okonkwo 10


Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar