contador web

DEPORTES | EL EQUIPO DE NATXO GONZÁLEZ VOLVIÓ A SER INTRATABLE EN RIAZOR EN UN PARTIDO MUY VISTOSO PARA EL PÚBLICO POR EL JUEGO DE AMBOS EQUIPOS

Baño excesivo del Dépor al Oviedo (4-0)

El Oviedo ofreció una buena imagen en Riazor pero falló en los metros finales, mientras que el Dépor en un partido más gris consiguió una gran goleada

En Riazor se plantó un Oviedo muy disciplinado y con argumentos. El Dépor sufrió durante los primeros cuarenta y cinco minutos porque la iniciativa estuvo en las botas de los astures. 
Se acercó con tanto peligro a la puerta de Dani Giménez que comprometió a una defensa que aún estaba sacudiéndose el frío de las piernas. Cayó Joselu al suelo y pidió penalti. El árbitro mandó continuar la jugada. El central del Dépor había llegado con fuerza por detrás justo a tiempo para impedir el remate. La acción llevaba peligro.
 
Pero el Dépor le sacó mucha más productividad al primer tiempo porque con mucho menos convirtió la única ocasión clara que fabricó. Una oportunidad que le llegó a balón parado, al saque de un córner. El portugués Domingos Duarte un sastre capaz de hacer un traje al más orondo se encontró inexplicablemente sólo en el medio del área. Sin defensas que le estorbasen, Duarte cabeceó cómodo y con firmeza al fondo de la red. 

A partir del gol, el partido se desarrolló muy poco en las áreas y mucho más en el centro del campo, en donde, el más listo fue el Oviedo. Al Dépor se le vio corriendo detrás de la pelota, lo cual debió ser extenuante para los futbolistas blanquiazules, aunque ese sobre esfuerzo lo están sobrellevando muy bien desde hace un par de jornadas. El equipo de Natxo González ha progresado no sólo en juego y resultados, también en la preparación física que despliega con una gran sobriedad sobre el terreno de juego. 
 
El patrón de la segunda parte cambió un poco. El Dépor movió más el balón, pero el Oviedo no le perdió el compás. Así, el partido fue de ida y vuelta constante. Con llegadas más peligrosas y fabricando ocasiones. El Oviedo avisó en dos ocasiones en los primeros quince minutos del segundo tiempo. Primero lo hizo Joselu en un buen remate que le había centro Tejera. Después en un golpeo desde fuera del área Bárcenas, con una excelente respuesta de Dani Giménez.  

Pero una vez más el Dépor sacó mejor tajada. En una jugada por banda derecha de Quique González el delantero condujo el balón hasta el pico del área y desde allí disparó cruzado al fondo de la red. La productividad en el juego herculino es la que hace sobrevivir al equipo de Natxo González en la parte alta de la tabla. Este partido es el mejor ejemplo. El Oviedo superó en la faceta de la posesión del balón e incluso en la producción de oportunidades. Sin embargo, no tuvo suerte en la finalización de sus jugadas. Todo lo contrario que el Dépor que casi contó sus llegadas por goles. 

Joselu volvió a tener una nueva oportunidad en un saque de esquina. Cabeceó con enorme peligro, pero el cuero se fue rozando la madera. 

La puntilla al partido la dio el jugador con más magia y con más calidad del equipo, Carlos Fernández. Esta vez por banda izquierda. Jugada personal del sevillano llevándose a sus marcadores y colándose por el medio de ellos batiendo a Champagne sin compasión.

Y a renglón seguido, en otra jugada a contragolpe, esta vez muy bien combinada entre Carlos Fernández y Quique González mandó definitivamente a la lona al Oviedo transformando el cuarto gol. La jugada fue extraordinaria. De gran rapidez y con los toques precisos. Quique González recibió un extraordinario centro con la portería batida. Sólo tuvo que empujarla. 

Los cuatro goles del Dépor en el minuto 75 parecieron una exageración porque el Oviedo estaba ofreciendo una excelente imagen. Pagó cara la tenencia del balón sin acompañarla de eficacia. A pesar de dominar la posesión no supo controlar la alta rentabilidad del vendaval herculino.   

La mala suerte se cebó con el Oviedo hasta en el último minuto. Un despiste de la defensa herculina propició una jugada clara para el equipo visitante. Pero el disparo a puerta de Ibra golpeó finalmente en la madera y su tiro salió desviado hacia una zona en la que la pelota no tenía peligro para Dani Giménez.

Con todo, la victoria, aunque abultada, fue más que justa gracias a la solvencia de los hombres de ataque de Natxo González. 

 

Jornada 13ª Segunda División
Estadio de Riazor

Deportivo: 1) Dani Giménez, 2) David Simón, 4) Álex Bergantiños, 6) Domingos Duarte, 7) Quique González, 10) Carles Gil, 17 Diego Caballo, 18) Carlos Fernández, 21) Edu Expósito, 22) Pablo Marí
?Suplentes Deportivo: 13) Adrián Ortolá, 3) Saúl, 5) Pedro Mosquera, 9) Christian Santos, 11) Fede Cartabia, 12) Michele Somma, 20) Didier Moreno

Entrenador R. C. Deportivo: Natxo González


Real Oviedo: 13) Champagne, 3) Alanis, 5) Forlín, 6) Carlos Hernández, 8) R. Folch, 11) Y. Bárcenas, 17) Ibra, 18) Bolaño, 20 Tejera, 22) Joselu, 24) Javi Muñoz

Suplentes R. Oviedo: 1) A. Herrero, 2) Johannesson, 9) Toché, 14) Boateng, 19) Carlos Martínez, 23) Mossa, 33) Javi Hernández

Entrenador: Anquela

Árbitro: Ocón Arráiz

Goles: (1-0) Duarte, minuto 10. (2-0) Quique González, minuto 64. (3-0) Carlos Fernández, minuto 73. (4-0) Quique González, minuto 75.


Sustituciones R. C. Deportivo: 10) Carles Gil se retira en el minuto 63 y entra 11) Fede Cartabia, Se retiró 7) Quique González y entró en su lugar 20) Didier Moreno, minuto 81. Tercer cambio, se retiró 4) Álex Bergantiños y entro en su lugar 5) Pedro Mosquera, minuto 83. 


Sustituciones Real Oviedo: Sale el 18) Bolaño y entró en su lugar 23) Mossa, minuto 69. 5) Forlín se retiró del terreno de juego y entró a 14) Boateng. Se retira 20) Tejera y entró 2) Johannesson, minuto 77. 

Tarjetas Amarillas:

Tarjetas Rojas: 

Incidencias: 18.862 espectadores. 




NOTICIAS AL ALZA ...

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar