DEPORTES | LIGA SANTANDER

Sevilla se abona a soñar

Por ÁLVARO ESCOBAR . 03/03/2017

El conjunto sevillista venció al Athletic de Bilbao con un gol de Iborra y se coloca a 2 puntos del, líder, el Barcelona, y aventaja en 9 al Atlético de Madrid.

Iborra celebra el gol del Sevilla / LaLiga

Iborra celebra el gol del Sevilla / LaLiga



Normalmente, cuando un equipo juega bien, gana. Pero, cuando juega mal, pierde. Y hay equipos que, aunque no jueguen bien, acaban ganando. Eso es un síntoma de equipo ganador y es lo que está haciendo el Sevilla, especialmente, en los últimos partidos. Los andaluces han acusado un bajón en el juego pero ello no le ha impedido cosechar cuatro victorias consecutivas. Ante el Athletic de Bilbao se volvió a repetir la historia. Esta vez, el cuadro de Sampaoli salió fuerte, decidido a buscar al rival y conseguir los tres puntos. Pero esa actitud sólo duró un cuarto de hora, hasta que Iborra marcó el 1-0. Después el Sevilla se fue diluyendo y sólo la poca pegada del conjunto vasco, que continúa con su mala racha fuera de casa, impidió un desenlace diferente.



Sampaoli introdujo varios cambios en el once titular, motivado por las ausencias que acusaba el equipo, ya sea por sanción o por lesión. Volvió a una defensa de cuatro, con Mariano y Escudero en los laterales, Ramí y Mercado como pareja de centrales, Kranevitter e Iborra conformaron la sala de máquinas y Correa fue de nuevo titular, en lugar de un Franco Vázquez que no atraviesa su mejor momento de juego. Vietto volvió a jugar un partido con el Sevilla, después de varias semanas desaparecido, y acompañó a Jovetic en el ataque.


Buen comienzo del Sevilla y gol de Iborra



Tras un buen comienzo del cuadro local, con varias llegadas de peligro al área bilbaína, llegó la jugada que desembocaría en el único tanto de la noche. Vietto ingresó en el área por el costado derecho y fue derribado por San José. El árbitro no lo dudó y señaló la pena máxima. Pero si el Sevilla tiene un punto débil esta temporada, es el lanzamiento desde los once metros. Esta vez fue Jovetic el encargado de ejecutarlo pero, al igual que Nasri y Correa anteriormente, lo falló. Iraizoz despejó con el pie pero Iborra recogió el rechace y marcó.



Aprieta el Athletic



Con el 1-0 el Sevilla podía ahora dominar mejor el partido ante un Athletic que, como acostumbra lejos de casa, no estaba ofreciendo su mejor cara. Pero, tras el gol, el conjunto hispalense fue de más a menos, comenzó a tener problemas para mover el balón en el centro del campo y los Leones entendieron que, apretando un poquito, podían poner en dificultades a los sevillistas. Y eso hicieron. Adelantaron las líneas y aumentaron la presión en la salida de balón del Sevilla. Esto motivó varios errores en los pases que fueron aprovechados por los jugadores de Valverde para poner en apuros a Sergio Rico. El primer aviso lo dio Raúl García, que remató de cabeza un centro de Lekue, pero el balón golpeó el poste. Al borde del descanso, el Athletic tuvo otra oportunidad, con un disparo fuerte de Williams desde fuera del área que se marchó fuera. Eran los mejores minutos de los vascos y el Sevilla pedía con urgencia el descanso.

El Sevilla atascado en el centro del campo

Tras la reanudación, ambos equipos continuaron con los mismos protagonistas y el partido siguió con el mismo desarrollo que en el final de la primera parte. El Athletic se mostraba más incisivo, aunque sin demasiada contundencia, y el Sevilla con problemas para circular la pelota. La ausencia de N’Zonzi estaba siendo fundamental en este sentido. El partido entró en un ritmo de ida y vuelta y eso no le beneficiaba al Sevilla. Fue entonces cuando Sampaoli realizó el primer cambio, metió a Franco Vázquez por Correa para poner un poco de pausa en el partido y evitar los envites del Athletic. Respondió Valverde, introduciendo a Iturraspe por Beñat, que había pedido el cambio por unas molestias musculares.

El Athletic busca el empate

Sin embargo, el curso del partido cambió poco. La amenaza del Athletic sobrevolaba el área sevillista cada vez con más peligro, especialmente, en jugadas a balón parado. El centro del campo del Sevilla prácticamente no existía y la única forma de que el balón llegase a los delanteros era mediante lanzamientos largos. El partido era ideal para el cuadro bilbaíno. El técnico argentino ejecutó dos cambios más de una atacada, metió a Ben Yedder por Jovetic, muy cansado, y debutó Walter Montoya, que entró por un desacertado Vietto. Mejoró algo el Sevilla a raíz de los cambios y disfrutó de algunos acercamientos a la portería de Iraizoz pero sin inquietar demasiado.

La Champions más cerca

Los minutos finales estuvieron cargados de emoción. Los de Valverde intentaron hasta el final el empate pero acusaron la falta de acierto durante todo el partido. El Sevilla supo defender bien la ventaja, un resultado que mantiene al equipo de Nervión tercero en la tabla con 55 puntos, a un punto del Real Madrid y a 2 del Barcelona. Y lo más importante, tras el tropiezo del Atlético de Madrid en Riazor, ya son 9 puntos la distancia que hay entre el cuadro de Simeone y el de Sampaoli. El objetivo de la Champions empieza a estar cerca, mientras que la ilusión de seguir luchando por la Liga se mantiene viva.


flecha izquierda flecha derecha NOTICIAS AL ALZA ...

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar