lunes, 6 de diciembre de 2021

A la acróbata vaginal Alexia Berbel le “da gusto” sacarse perlas

Alexia Berbel es acróbata vaginal y aunque puede introducirse hasta 10 metros de pañuelos en la vagina el show es más "jugar con los clientes", dice.


A la acróbata vaginal Alexia Berbel le “da gusto” sacarse perlas
  • whatsapp
  • linkedin

“Un compañero de trabajo me dijo si fueras actriz porno te pegaría llamarte Alexia Berbel” y ahí surgió el nombre, dice la acróbata. Eso fue hace 10 años cuando empezó como animadora en un club de intercambio de parejas, porque siempre le ha atraído el mundo del sexo. “Yo soy muy liberal, no tengo pudor, ni vergüenza”, dice la madrileña. Ahora tiene 31 años y se define como: “una morenaza andaluza. No soy muy exuberante, pero soy de curvas y a los hombres les suele gustar, soy culona. Una belleza sencilla, natural. No me considero, ni muy exuberante ni muy despampanante. A veces es más la labia y que te atrevas” y suelta una risa picarona que no deja indiferente.

Cada mañana se levante y corre por el paseo marítimo en ayunas 5 u 8 kilómetros para ver amanecer “que es lo más bonito que tiene este lugar, la playa”, comenta Berbel. Después sigue con su rutina de entrenamiento y dedica 90 minutos a esculpir su cuerpo en el gimnasio, porque también hace pole dance y necesita mucha fuerza. Hace trabajos de estética a domicilio, para “hacer una agenda de clientes y en el futuro montar un centro, porque este trabajo tiene un límite. Mi vida es una y la noche es otra. Separo los dos mundos porque la discreción es importantísima”, dice Berbel con su voz encantadora y sensual.

¿Cómo descubriste esta capacidad? Con una compañera con la que hacía shows lésbicos, ella hacía acrobacias y me enseñó.

¿Cómo la trabajas, prácticas, ejercicios que haces? En casa, siempre utilizo vibradores para dilatar y después me meto las pelas o los lazos. Cada cierto tiempo pruebo a meterme un poco más.

Siempre suelen ser perlas y pañuelos hasta 10 metros. Hay cosas que me dan miedo como el cristal, porque es una parte delicada, pero cada una que hago lo que quiera.

Siempre he procurado que sean de forma fálica, mucho lubricante, mucha higiene y limpieza. Después o bien lo congelo o hiervo. Perlas, lazos y vibradores.

¿Cómo se da a conocer una acróbata vaginal? Para empezar, tienes una representante o llamas a los clubs, pero cuando vas a un club pues ya te llaman otros.

¿Las representantes son mujeres? Hay varios tipos de representantes. La que yo tenía era jovencita tenía 37 años. Pero hay una que la mujer es super mayor, ya está jubilada, y tiene gracia porque a veces no te enteras bien de lo que dice, pero mueve mucha gente. Suelen ser chicas que se han dedicado a esto y con la experiencia y los años, saben cómo va este mundo.

"A la gente le hace mucha gracia ver a un enano con una chica"

¿Cuánto cobras por espectáculo? 150 por acrobacia vaginal. Incluye un baile con una canción el striptease y la acrobacia. Hago el striptease y al final cojo el vibrador, lo chupo y luego me lo meto. Suele durar 10 minutos, durante el show suelo dejar una vela encendida y cuando termino me la echo por encima. A unos 20 centímetros de distancia del cuerpo para que no me queme y siempre tienen que ser velas blancas, porque las de colores o aromas te pueden quemar.

Si es sexo en vivo de 180 para arriba. Depende de la duración y complicación, hay espectáculos en los que no llega a haber eyaculación varía un poco eso. He hecho sexo en vivo con chicas, chicos y enanos, en un festival en Oporto, parece que a la gente le hace mucha gracia ver a un enano con una chica. El mundo del sexo es tan amplio que a cualquier le excita cualquier cosa.

A veces también me llaman para fiestas de despida. Cobro 250 euros incluye striptease, canción y acrobacia. En total 10 min de espectáculo, después me suelo quedar un rato abajo con los chicos.

¿Este dinero lo declaras, tú estás dada de alta en la seguridad social? Esto es todo en B, no tenemos derecho a seguridad social. Me gustaría que me dieran de alta como bailarina, camarera o relaciones públicas, pero no les compensa. Por supuesto que todos tenemos derecho a la seguridad social, el problema es que los dueños de los clubs no te hacen un contrato de horas. No estar dada de alta es un problema porque si me hago daño, me caigo de la barra bailando para él pues nadie me cubre.

"Es como que tenemos la mitad de derechos que otras trabajadoras"

En el club de intercambio de parejas trabajaba como relaciones públicas y camarera. Después me saqué un curso de masajista erótica y allí si tenía contrato. Pero en los clubs donde bailo no me hacen contrato. En un club de Málaga en que el trabajé durante un año si lo exigí y me hicieron un contrato como camarera durante dos horas. Vivía allí y todo, la vida de club es horrible por los horarios y la comida. Tienes que compartir la habitación con gente que no conoces de nada y siempre tiene que estar todo recogido porque en cualquier momento puede subir alguien. Tienes un armario donde guardar tus cosas. Duermes cuando cierran el club y a veces ni eso porque queda algún cliente por allí. Comes y duermes cuando puedes, una locura. Terminé por irme a vivir a un piso de alquiler.

Es como que tenemos la mitad de derechos que otras trabajadoras, pero a mí me da igual porque creo que tengo el mismo valor que otras mujeres. También hay una doble moral porque todo el mundo lo busca y lo quiere.

¿Te excita tu trabajo? Me gusta y me siento bien, me gusta exhibirme y a la gente le gusta.

Cuando hago sexo en vivo estoy más pendiente de que quede bonito y bien que de disfrutar. Pero las perlas a veces me dan gusto, me gusta dar espectáculo, exhibirme y hacer algo erótico me encanta.

¿Qué tipo de público asiste a tus shows? Siempre en clubs mayoritariamente son hombres, exceptuando discotecas que me han mandado a hacer sexo en vivo. Aunque hay clubs de intercambio de parejas, o en la sala Bagdad de Barcelona que no hay trabajadoras sexuales.

A los clubs no entran mujeres porque los dueños tienen la teoría que si hay otras mujeres en la sala son competencia para las chicas que trabajan allí. El cliente puede invitar a una copa a las clientas en lugar de a las trabajadoras y las chicas ya no se llevan una comisión.

"Tengo la esperanza de encontrar a alguien que me acepte como soy"

¿Cómo suelen tratarte? Siempre que estás en un escenario la gente no tiene mucho acceso a ti, se suelen cortar bastante. Son sitios que tienen seguridad saben lo que tienen que hacer. Yo bajo a jugar con los clientes y hago como que él tira (del cordón de perlas o pañuelos dentro de la vagina) pero tengo el control, tiran con miedo. Es cuestión de segundos para que el tipo crea que ha hecho algo, pero no ha hecho nada. Ellos cogen, pero yo sujeto con la otra mano y tiro yo para que no me hagan daño.

¿Por qué has elegido dedicarte a esto? Sencillamente porque es un mundo que me gusta y siempre me ha llamado la atención. Se gana más dinero y no tienes que estar cumpliendo órdenes de nadie, viajas, no tienes horarios, tienes mucha libertad.

Soy mi propia jefa, me ponga mi propio horario, mi propia tarifa y llevo mi vida de la manera que quiero.

¿Tu familia sabe que haces estos shows? Cuando trabaja en el club de intercambio de parejas vivía con mi familia y a ellos no les terminaba de hacer gracia. Ahora no lo cuento todo, que no tienen por qué saber cuándo me levanto y cuándo me acuesto. Decidí independizarme y no exponerme tanto.

¿Tienes pareja? He tenido pareja, pero nunca me he escondido. Algunos lo aceptan y otros no, al principio lo aceptan, pero luego les resulta difícil y lo que he hecho es parar y dedicarme exclusivamente al tema de la estética. Pero los hombres siempre tienden a yo puedo hacer lo que quiero, pero tú no. Los celos no permiten. Aunque tengo la esperanza de encontrar a alguien que me acepte como soy. Hacer una boda al atardecer en la playa, sin papeles de ningún de tipo. Una ceremonia para la familia, soy muy anárquica en eso.

  • whatsapp
  • linkedin

Te puede interesar