miércoles, 22 de septiembre de 2021

‘Resident Evil. El capítulo final’, cierre para convencidos

Paul W. S. Anderson dirige su tercera película de la franquicia, con la que busca concluir la historia iniciada en 2002


‘Resident Evil. El capítulo final’, cierre para convencidos
  • whatsapp
  • linkedin

Cuando una serie cinematográfica alcanza su sexta película, es bastante obvio que ya se hace para aficionados convencidos. Resident Evil. El capítulo final es una buena muestra de ello. El resumen con el que arranca la película, más que buscar nuevos caladeros de espectadores, lo que quiere es recordar lo que ha sucedido hasta este punto a quienes ya han pasado por todo ese camino. Y todos los que lo hayan hecho quieren ver a Milla Jovovich en acción, en un universo infestado de zombis, que en realidad tampoco tienen demasiada importancia, contra Umbrella, la malévola corporación que desató el virus T que convirtió a buena parte de la humanidad en esas criaturas sin cerebro y con ansia de carne humana. No parece que a Jovovich y Paul W. S. Anderson les haga falta nada más que eso para convencer a quienes no van a plantear demasiada resistencia.
Sabiendo que ese es el objetivo, los responsables de Resident Evil. El capítulo final no ofrecen nada demasiado nuevo, aparte de esa pretensión no demasiado creíble viendo la conclusión de esta entrega de que esta será la última de la serie. Si hay que gustar a los convencidos, ¿para qué variar? No cabe duda de que eso es lo que han pensado los responsables de la película, con lo que seguimos teniendo un guion sin demasiado esfuerzo y en el que las situaciones se suceden como si estuvieran sacadas de videojuegos de hace muchos años, peleas de acrobacias imposibles y demasiado convenientes, y un montaje de incontables cortes que en muchas ocasiones apenas llegan al segundo y que, pese a proliferar en el cine moderno, son más una manera de aturullar que de narrar. Estas son señas de identidad que, como es lógico, no van a cambiar después de cinco películas y que probablemente basten para satisfacer a quienes hayan disfrutado de la historia hasta este punto.

Jovovich lleva quince años interpretando a Alice. Quince años y cinco películas sosteniendo por sí sola una serie que desde el principio se alejó casi por completo de la serie de videojuegos de la que nace, y que ha marcado por completo su carrera en la gran pantalla. No es extraño que Anderson, su pareja en la vida real desde que se conocieran precisamente en el primer Resident Evil, haya regresado a la serie para darle carpetazo a la historia con la quinta entrega, Venganza, y ahora con El capítulo final. Y sí, son muchos los elementos que encuentran un cierre más o menos satisfactorio y fiel a la historia que nació en 2002. Pero en realidad son muchos más los que dejan la sensación de que la película es un completo caos en el que las cosas van sucediendo de manera atropellada y sin que haya demasiada explicación.

  • whatsapp
  • linkedin

Te puede interesar