miércoles, 22 de septiembre de 2021

Helloween arrasó Madrid con una actuación histórica

Cerca de 15.000 personas vibraron con la banda alemana durante su concierto en el Wizink Center.


Helloween arrasó Madrid con una actuación histórica
  • whatsapp
  • linkedin

La noche de ayer, sábado 9 de diciembre de 2017, pasará a los anales de la historia del heavy metal por muchos motivos. Aproximadamente 15.000 personas nos dimos cita en el Wizink Center (antiguo Palacio de los Deportes) de Madrid para vivir el concierto de Helloween en su gira “Pumpkins United”, o lo que es lo mismo, la gira en la que el cantante Michael Kiske y el guitarrista y miembro fundador Kai Hansen se han unido a la banda actual para, en principio, hacer una gira de homenaje a toda su carrera.

Pero si a esta razón, ya de por sí especial, le sumamos que Helloween grabaron la actuación para editarla en un futuro dvd y que el concierto en sí fue algo memorable, entenderéis porqué digo que esa noche fue histórica.

Casi 25 años después (29 en el caso de Hansen), Michael Kiske y Kai Hansen han vuelto a las filas de Helloween, al menos por un tiempo. Pero al contrario de otras reuniones, en esta, la banda no se ha deshecho de su cantante actual, Andi Deris, ni del guitarrista Sascha Gerstner para hacer hueco a los retornados. En una maniobra para mi gusto 100 % acertada, han decidido mantenerlos y, de esta manera, conformar una alineación con dos cantantes y tres guitarristas. No es de extrañar que Helloween tomaran esta decisión, ya que Andi Deris lleva más de 20 años en la banda, mucho más de lo que estuvo Kiske, y se da la circunstancia de que a día de hoy los discos que Helloween ha grabado con Deris en la voz tienen tanta aceptación como los clásicos grabados con Kiske, hasta el punto de que hay fans que prefieren la era Deris a la de Kiske. En cuanto a Sascha Gerstner, aunque no sea un músico con el peso de Markus Grosskopf, Michael Weikath o el mismo Andi Deris en el grupo, hay que reconocer que lleva en Helloween desde 2003 y ya se ha ganado su sitio más que merecidamente; además, si Iron Maiden tienen tres guitarristas, ¿por qué Helloween no iban a poder tenerlos también?

En este contexto llegó la ansiada gira de reunión a España, con un único concierto, que al final no lo será, ya que la banda estará también en el RockFest Barcelona en julio. El Wizink Center mostraba un ambiente espectacular. Con un aforo de aproximadamente 15.000 personas, este fue sin duda uno de los conciertos más multitudinarios, si no el más, de la gira “Pumpkins United”, festivales aparte. Personalmente, me resultó especialmente bonito ver a una banda como Helloween, histórica, influyente y clásica en el heavy metal, sí, pero que en España no llenaba salas de más de 2.000 personas por sí sola, abarrotar un recinto como el Wizink Center, reservado para grandes como Kiss o Metallica. Fue realmente emocionante, y creo que la banda se lo merece, por todo lo que ha dado al heavy metal durante más de 30 años.

Una vez explicados los pormenores que rodeaban al concierto, pasaré a analizarlo. Con una puntualidad exquisita, y sin teloneros, la banda salió a escena a las 20.30 horas al ritmo de “Halloween”, una de sus piezas de los ´80 más queridas, y que sonó verdaderamente brutal. Euforia del público aparte, lo primero que saltó a la vista fue el buenísimo rollo que hay en la banda. Michael Kiske y Andi Deris no pararon en toda la actuación de chocarse la mano, abrazarse y sonreírse de forma cómplice como si de unos amigos de toda la vida se tratase. No hubo ni rastro de egos, ni caras de envidia por si la audiencia respondía mejor a unas canciones u otras; al contrario. Entre ambos hay una química impresionante, y como ejemplo de ello, muchas de las canciones las cantaron alternándose en la voz principal, independientemente de si eran canciones de uno o de otro. Esto ocurrió por ejemplo con la inicial “Halloween” y con “Dr. Stein”, que sonó después.

Otro detalle que saltó inmediatamente a la vista es que el resto de la banda habitual sigue como siempre. Michael Weikath sigue siendo uno de los guitarristas más sosos y tímidos que conozco, pero su labor sigue siendo impecable tanto instrumentalmente como dirigiendo a la banda. Markus Grosskopf, como de costumbre, no paró de hacer tonterías en todo el concierto, sacando la lengua, poniendo caras graciosas o vacilando a Kiske, como cuando puso su pelo encima de la calva del cantante para simular una peluca. Mientras que el batería Dani Loble y el guitarrista Sascha Gerstner, lógicamente, desde un plano más secundario, estuvieron soberbios en sus labores, muy especialmente Dani, que es una bestia tras los tambores.

Tras “Dr. Stein”, Andi y “Miguel” (como llamaba a Michael Kiske un divertidísimo Andi Deris que habló en castellano la mayor parte del concierto) nos presentaron a dos calabazas animadas, llamadas Seth y Doc, que durante todo la actuación amenizarían los huecos entre canción y canción con breves sketches de 30 segundos. Un detalle gracioso, pero que para mi gusto sobró.

“I´m Alive” fue el primer clásico de los “Keeper” al que Kiske se enfrentó en solitario, haciéndolo sobradamente bien. En referencia a la polémica sobre el playback claro que se le pilló en uno de los primeros conciertos de la gira, tengo que decir que en Madrid no noté en ningún momento que la voz dejara de sonar en riguroso directo, y os aseguro que le presté toda la atención posible. Haremos caso pues a la versión oficial de la banda, que reconoció el uso de playback alegando que Kiske sufrió unos problemas en la voz esos días, pero por suerte, a Madrid llegó totalmente recuperado, y con unas facultades sobresalientes. Eso sí, sí que note que a Kiske le daban más momentos de respiro que a Deris, ya que si el primero interpretaba una canción a solas, luego salía Deris y cantaba dos de las suyas.

Dicho y hecho, tras “I´m Alive”, Kiske abandonó el escenario y Deris lo ocupó para preguntarnos si nos gustaría poder volar, y con esta introducción sonó “If I Could Fly”, tema del, en su día polémico disco, “The Dark Ride” (2000), que a día de hoy se ha convertido en un clásico de su repertorio. Tras esta, una menos clásica pero tremendamente potente “Are You Metal?”. La misma tónica se repitió con la aclamada “Rise And Fall”, perteneciente al “Keeper Of The Seven Keys: Part 2” (1988), y con las siguientes “Waiting For The Thunder” y “Perfect Gentleman”, de la era Deris nuevamente.

Tras un inicio marcado por el protagonismo de Andi y Kiske en las voces, llegaba el momento de recordar la época más primigenia de Helloween, aquella en la que Kai Hansen era guitarrista y cantante, la de su primer disco de estudio, “Walls Of Jericho” (1985). Esta sea quizá la etapa más powermetalera de Helloween, de hecho posiblemente tendríamos que remontarnos a ella para ver el nacimiento de este subgénero del metal, y sin duda, es una de las épocas más recordadas y queridas por los fans más clásicos. Un Kai Hansen que también disfrutó enormemente durante todo el concierto, se puso al frente del escenario para de la mano de “Starlight” arrancar un medley que también incluiría la soberbia “Ride The Sky” y una que hacía mucho que no sonaba en vivo, “Judas”. Tras este medley, Hansen nos dijo que “el heavy metal es la puta ley” y como un trueno arrancó con el riff de “Heavy Metal (Is The Law)”. Aunque Kai Hansen ya no se encarga de la voz principal en sus Gamma Ray, entre otros motivos porque cada vez le cuesta más afrontar un concierto entero cantando, tengo que decir que este breve momento solista lo superó con creces, regalando a todos los fans allí reunidos un buen trozo de los Helloween más crudos y metaleros.

Tras la tralla comandada por Hansen, llegó el momento de las baladas. Michael Kiske y Andi Deris se sentaron en unos taburetes en la parte delantera de la pasarela que salía del escenario para interpretar a dos voces “Forever And One (Neverland)” y “A Tale That Wasn't Right”, esta última obligando a Kiske a dar lo mejor de sí para llegar a sus complicados y altos tonos, algo que consiguió, pero no sin evidenciar el esfuerzo que le costó.

La fabulosa “I Can” nos devolvió a los años ´90 y a uno de los mejores discos de Helloween con Andi Deris, “Better Than Raw” (1998). Fue un privilegio poder volver a escuchar en vivo este tema íntegro.

Una de las ventajas de hacer un concierto con dos cantantes es que pueden ir alternando sus minutos en escena, y de esta manera dejar descansar sus cuerdas vocales para así afrontar los temas que les toquen con todas las garantías, independientemente de lo complicados que sean de cantar. Esto es lo que hicieron Kiske y Deris durante todo el concierto; pero además contaron con el habitual solo de batería que les regaló unos minutos extra de descanso. Sin embargo, este solo tuvo algo especial, y es que no vimos únicamente a Dani Loble haciendo filigranas con su batería, sino que se batió en duelo con el tristemente desaparecido Ingo Schwichtenberg, batería original de Helloween. A través de la pantalla se fue proyectando un solo de batería de Ingo, grabado en los años ´80, al que Dani Loble iba respondiendo en directo. Algo realmente bonito y que les quedó sobresaliente como homenaje a Ingo.

Tras el solo de batería, salió Kiske para interpretar un trozo de “Livin' Ain't No Crime” y la canción de la polémica, “A Little Time”, sin rastro de playback esta vez, afortunadamente. Vuelta a la era Deris para escuchar tres verdaderos pesos pesados incluidos en sus dos primeros discos con Helloween, estoy hablando de “Why?”, “Sole Survivor” y “Power”. Sonaron sobresalientes y evidenciaron dos cosas más: por una parte, el fabuloso estado vocal de Andi Deris, con sus 53 años encima, y por otra, que las canciones de su etapa con Helloween son tan bien recibidas como los viejos clásicos de los “Keeper Of The Seven Keys”, algo que me alegró mucho, ya que por una parte, yo admiro mucho discos como el “Master Of The Rings” (1994), “The Time Of The Oath” (1996) o el citado “Better Than Raw” (1998), y por otra parte, creo que Deris se ha ganado este reconocimiento a pulso tras más de 20 años sin descanso al frente de Helloween.

“How Many Tears” fue cantada por Hansen, Kiske y Deris en una comunión perfecta, y nos llevó en volandas hasta los bises, los cuales arrancaron con otro clásico de los serios, “Eagle Fly Free”, la cual fue seguida de una de las mejores canciones de la noche, “Keeper Of The Seven Keys. Soberbia, épica, grandiosa, y alargada unos cuantos minutos para que todos los miembros de la banda se fueran despidiendo uno a uno del público.

¿Terminaba ya el concierto? Imposible, faltaban por sonar las dos canciones que posiblemente más facilitaron el que Helloween se convirtiesen hace 30 años en la gran banda que es hoy. Hablo, como no, de “Future World” y “I Want Out”. La primera fue precedida por un breve solo de guitarra de Kai Hansen, tras el cual aprovechó para recordar a todos los grandes mitos del rock y el heavy metal que nos han abandonado: Ronnie James Dio, Lemmy y Malcolm Young, por supuesto, estuvieron entre los citados. Michael Kiske y Andi Deris se repartieron las voces en estos dos clásicos que, como era de esperar, fueron recibidos con entusiasmo por la audiencia. Una lluvia de confeti y de grandes globos negros y naranjas con la calabaza del grupo animó aún más si cabe la interpretación de “I Want Out”, tras la cual, y ahora sí, después de tres horas justas de actuación, la banda se retiró satisfecha de haber dado forma a una noche irrepetible.

La sensación entre el público fue la misma, y al ir abandonando el recinto no dejaron de escucharse comentarios de aprobación. Visto lo visto, si no has podido asistir a este concierto, no puedo más que rogarte que les vayas a ver al RockFest Barcelona o al concierto de la gira que te pille más cerca, ya que te garantizo que volverás a casa con una sonrisa de oreja a oreja. Yo, por el momento, y a la espera de volver a verles en Barcelona, aguardaré con ansia la edición del dvd del concierto en Madrid, una noche histórica para el heavy metal en la que miles de personas tuvimos la suerte de compartir el protagonismo con los mejores Helloween.

Repertorio interpretado en Madrid:

1. Halloween

2. Dr. Stein

3. I´m Alive

4. If I Could Fly

5. Are You Metal?

6. Rise And Fall

7. Waiting For The Thunder

8. Perfect Gentleman

9. Medley: Starlight / Ride The Sky / Judas

10. Heavy Metal (Is The Law)

11. Forever And One (Neverland)

12. A Tale That Wasn't Right

13. I Can

14. Solo de batería

15. Livin' Ain't No Crime (parcial)

16. A Little Time

17. Why?

18. Sole Survivor

19. Power

20. How Many Tears

Bises

21. Eagle Fly Free

22. Keeper of the Seven Keys

Bises 2

23. Future World

24. I Want Out

  • whatsapp
  • linkedin

Te puede interesar

La receta de la gelatina de mango y naranja
  • Maribel Torres 17 septiembre 2021
La receta de la gelatina de mango y naranja
¡Regresa el Baum Fest!
  • Elva Manrique García 14 septiembre 2021
¡Regresa el Baum Fest!