viernes, 3 de diciembre de 2021

«Yo era esa niña que lloraba diciéndole a su madre que no quería comer animales»

Laura lleva media vida sin consumir animales y una entera luchando contra las injusticias que han hecho al ser humano autoproclamarse el único animal con derechos y voluntades.


«Yo era esa niña que lloraba diciéndole a su madre que no quería comer animales»
  • whatsapp
  • linkedin

Es auxiliar de veterinaria y lleva más de 5 años publicando vídeos en su canal de YouTube La Gata Vegana, apodo por el que es conocida y en el que se siente cómoda.

En ellos narra su día a día en el activismo, trabajando como casa de acogida y aportando consejos sobre el cuidado de los más vulnerables.

Porque los animales no son comida, ni cebo, ni mascotas, son compañeros de vida.

Verónica Otxandio: Activista, defensora de los animales, vegana desde los 13 años… desde luego tu vida es una historia de esfuerzo y sentimiento. Cuéntame, ¿qué te ha motivado tanto a crear un perfil humano tan vinculado a la naturaleza?

La Gata Vegana: Pues es algo que supongo que siempre ha estado en mí, recuerdo tener una gran empatía con los animales desde siempre a pesar de que mi ambiente no estaba vinculado especialmente a los animales, aunque si tuve la suerte de ir muchísimo al campo toda mi infancia. Yo era esa típica niña de 5 años que ya lloraba diciéndole a su madre que no quería comer animales y que se quería hacer vegetariana. Y siempre supe que de mayor quería defender a los animales en alguna organización. Como es algo que siempre he sentido que era mi camino, para mi lo fácil ha sido seguirlo.

V.O: Cuando comenzaste a conocer el veganismo como estilo de vida y a sentir que se trataba de una forma de pensar que encajaba contigo, ¿qué opiniones surgían a tu alrededor?

L.G.V: Hace 14 años no había tanta información como hay ahora. No conocía a nadie que fuese vegetariano ni vegano (de hecho en ese momento ni conocía lo que era el veganismo), y yo con 13 años... todo se juntaba para no tener el apoyo de nadie.

Empecé siendo ovolactovegetariana. Todo el mundo creía que era una pataleta adolescente y que era peligroso para mi salud. Afortunadamente mi moral era más fuerte que toda la presión que estaba recibiendo, aunque lo pasé mal hasta que lo aceptaron.

V.O: ¿Qué tipo de comentarios negativos has tenido que escuchar únicamente por no alimentarte de animales?

L.G.V: De todo tipo y todos dichos bajo la desinformación. Tanto sobre los supuestos efectos negativos sobre la salud y la imposibilidad natural de alimentarse de productos que no sean de origen animal, como que es inútil ya que van a morir igualmente. Que los animales están para comérselos, que soy una inadaptada social, que soy una radical, etc.

En 14 años he oído hasta lo más disparatado que se te pueda ocurrir y por supuesto todas son mentira. Suelen ser ataques porque sencillamente no lo entienden o no se han querido ni informar.

V.O: Hablemos sobre tu canal de YouTube. Llevas más de cinco años haciendo vídeos sobre animales de todo tipo, ¿qué te motivó a empezar con ello y qué te ha hecho seguir?

 

L.G.V: Anteriormente ya hacía lo mismo que hago con los vídeo pero en otros formatos. Ya agotada de repetir una y otra vez la misma información constantemente a conocidos y gente que me enviaban mis conocidos , decidí hacer recopilaciones en word, enviarlas a quienes me preguntaban y difundir por email, ya que para entonces no estaban las redes sociales ni existía YouTube.

Cuando apareció YouTube me hice un canal para subir vídeos para poder compartirlos en foros y en Facebook. Dado que mucha gente me hacía preguntas en esos vídeos, estuve años meditando abrir un canal dedicado a explicar y contar todo lo que sabía. Y así nació La Gata Vegana.

Sin duda, lo que me hace seguir es el hecho de ayudar cada vez a más animales y usar mi canal como una ventana para concienciar.

V.O: Aunque en tu canal tratas sobre todo tipo de animales, las cobayas y los gatos son los animales que más representación tienen en tus vídeos. ¿Qué tienen estos pequeños animales que hacen que sean tus compañeros de vida favoritos?

L.G.V: Me encanta la energía felina y la convivencia que se tiene con los gatos. Se convierten en maestros y auténticos compañeros de camino.

Respecto a las cobayas, creo que son animales que se pueden adaptar bien a la vida en una casa y a los que yo les puedo permitir al menos calidad de vida, cosa que no me siento tan capaz con otros pequeños animales.

Si puedo ayudar a alguna abandonada a tener una casa pues adelante. Y si tienen ese carácter tan especial que tienen las cobayas y esas naricitas pues ya me terminan de conquistar.

V.O: En tu canal de YouTube hemos visto como tu casa ha servido de hogar de acogida para un montón de “bichejos”, como tú los llamas, abandonados y heridos. ¿Alguna vez te han juzgado por ello? ¿Ha llegado a desbordarte ser una casa de acogida?

L.G.V: Sí, me han juzgado para mal y para bien. Todo el mundo parece que tiene una opinión respecto a lo que hago con mi vida y en mi casa, pero nunca me ha influido especialmente. Aunque tengo que reconocer que si que me duele cuando dan por hecho que mi casa tiene que estar sucia y oler mal por tener animales y que haya gente que se niegue a entrar en mi casa por si acaso sus sospechas son ciertas, al menos me consuela que cuando alguna de esas personas finalmente ha venido a mi casa, me ha dicho que está todo muy limpio.

Desbordarme en muchas ocasiones, especialmente con las camadas de gatitos recién nacidos, que tienes que alimentar cada hora y media incluido durante la noche. Eso te quita toda la energía del mundo, sobre todo si son varios, porque cuando acabas con el último prácticamente tienes que volver a empezar. También cuando tengo una racha de animales enfermos, que esos me meten en una tormenta emocional. Pero bueno, siempre he continuado hasta el final de mi compromiso con ellos.

V.O: Eres auxiliar de veterinaria, has trabajado en multitud de protectoras y ahora te encuentras trabajando con Alma Animal, ¿cuál está siendo actualmente vuestra principal lucha?, ¿Cuáles son las cuestiones que consideras más necesarias abordar a día de hoy?

L.G.V: En la Fundación Alma Animal tenemos un objetivo claro: Defender a todos los animales a través de la educación , la información y la cooperación con santuarios de animales. No existe una causa principal, ya que todos los animales están, en mayor o menos medida, afectados por la actividad humana, ya sea por explotación o maltrato directo como por pérdidas de hábitats. Al ser una organización antiespecista, no discriminamos por especies ni le damos más importancia al sufrimiento de unos que al de otros.

Personalmente si tuviera que elegir una sola causa para defender toda mi vida, elegiría animales usados para consumo, ya que cada año se maltratan y asesinan miles de millones de vidas innecesariamente. Solo en España estamos hablando de 847 millones de vidas al año. No hay matanzas equiparables a las usadas para alimentación.

V.O: Imagínate que tienes el poder de crear leyes y normas a nivel Estatal. ¿Cuál sería tu primera norma respecto a los animales, naturaleza y alimentación?

L.G.V: No estoy segura de que haría primero. Hay tantísimo que hacer en este sentido que poner prioridades me parece hasta frívolo.

V.O: Tienes alguna meta relacionada con el veganismo o el propio activismo que aún no hayas conseguido cumplir?

L.G.V: Nunca he tenido metas propiamente dichas en este ámbito. Siempre he escuchado a mi corazón e intento seguir lo que me va diciendo. Dentro del activismo he cambiado mucho a lo largo de los años y siento que se avecinan más cambios. Siempre hablando de la manera de hacer activismo y no de las causas, las cuales siempre he tenido claras.

  • whatsapp
  • linkedin

Te puede interesar