lunes, 29 de noviembre de 2021

Lo imprescindible de la cosmopolita Londres

Realeza, arte, iconos de la cultura británica, bohemia y bullicio, el extenso abanico de una ciudad cosmopolita en estado puro.


Lo imprescindible de la cosmopolita Londres
  • whatsapp
  • linkedin

Londres ha sido una ciudad que ha sabido resurgir de sus cenizas cual “ave fénix” después de ser asolada en siglos pasados por incendios y  de intensos bombardeos durante la segunda guerra mundial, abriéndose paso una ciudad abierta, diversa y multicultural. Cosmopolita en esencia.

La capital londinense cobija en su inmensa urbe, que alcanza una extensión de 1600 kilómetros cuadrados aproximadamente, ilustres emplazamientos como el famoso Big-Ben, la vieja Tower Bridge, la Torre de Londres y la abadía de Westminter;  bulliciosas y concurridas plazas que sirven de punto de encuentro como Trafalgar Square y Picadilly Circus; museos tan prestigiosos como el Tate Modern, la National Gallery o el Museo Británico, populares y míticos mercadillos como Camdem Town, Portobello o Covent Garden, fastuosos palacios reales como el Buckingham Palace o Kensington y el Hyde Park, el célebre parque de ciudad.

El Tamesis

En la ribera del Támesis se hallan los símbolos más reconocibles de Londres. Comenzando con la abadía de Westminster –el panteón de la realeza británica y lugar de las coronaciones regias, mitad iglesia y mitad museo–, el Big-Ben  –la torre con campanario del Parlamento que alcanza casi los 100 metros de altura, un auténtico icono cultural británico–, la Tower Bridge –el más insigne puente colgante del siglo XIX y estilo victoriano que cruza el río, emblema de la ciudad– y la Torre de Londres  –antigua residencia real, aunque durante buena parte se convirtió en una temible prisión donde se encerraban a todos aquellos enemigos de la monarquía–.

Y no muy apartado de allí nos topamos con el pulmón de la urbe, el Hyde Park, un parque de más de 140 hectáreas de terreno que antaño perteneció a la abadía de Westminster, se abrió al público en el siglo XVII, fue sede de la Exposición Universal de 1851 y en la actualidad es el lugar de esparcimiento de londinenses y visitantes.

Los edificios reales

Reino Unido y monarquía es algo indisoluble. La institución real con más arraigo del mundo y la de mayor aceptación entre la ciudadanía. Y sus mejores exponentes en la capital son el Palacio de Buckingham y el de Kensington.

El primero de ellos es la residencia oficial de la reina, aunque parte de sus habitaciones están abiertas al público. Pero el verdadero espectáculo está en los exteriores de palacio con el famoso cambio de guardia, una vibrante ceremonia acompañada de música militar y desfile de la guardia de a pie y montada  que se inicia a diario a las 11:00 a.m. y finaliza tres cuartos de hora más tarde.

Mientras que el segundo también es morada real desde hace ya tres siglos. Situado en los jardines de Kensington, puede visitarse destacando las exposiciones en honor a la reina Victoria y Diana de Gales.

Arte

Las mejores pinacotecas del mundo, sin desmerecer por supuesto al Louvre, Hermitage, Prado, Metropolitan Museum of Art, Rijksmuseum o los museos Vaticanos, nos las encontramos aquí.  Tanto el Tate Gallery como la National Gallery albergan importantes colecciones de arte.

El Tate está considerado como el museo de arte moderno más visitado del mundo por encima del MOMA neoyorquino y la National expone obras pictóricas de los más renombrados pintores mundiales como Velázquez, Miguel Ángel, Van Gogh o Rembrandt.

Y el Museo Británico lo hace con tesoros de todo el mundo: libros de la antigua Grecia, Roma o Egipto, antiguos evangelios, estatuas de la Grecia clásica, piezas de origen romano, momias y jeroglíficos egipcios  y un largo etcétera.

El bullicio de la ciudad

Covent Garden, Portobello y Camden Town son, por excelencia, los tres mercados callejeros más populares de Londres.

El antiguo zoco de frutas y verduras, el Covent Garden, es en la actualidad uno de los reclamos de ocio de la ciudad  y sus galerías se abarrotan de tiendas de ropa y artesanía. Portobello, ubicado en el barrio de Notting Hill famoso por su fiesta de carnaval en agosto, ofrece puestos de antigüedades y orfebrería y Camden Town se convierte en el mercadillo alternativo de la ciudad con tiendas de ropa, locales extravagantes, ocio contracultural, tiendas, bares y restaurantes.  

Y los puntos neurálgicos de la ciudad, donde Londres palpita son Picadilly Circus, una intersección de calles que desembocan en un espacio público mundialmente conocido por la multiplicidad de luces de neón de los edificios que lo circundan y Trafalgar Square, la zona de mayor animación nocturna de la capital con grandes edificios oficiales, estrechas callejuelas comerciales que desembocan en ella, presidiendo la plaza la columna de Nelson,  almirante conocido por sus victorias durante las guerras napoleónicas y muy particularmente por la obtenida en Trafalgar. 

Sin olvidarnos del pintoresco barrio de Chinatown –zona de restaurantes y tiendas chinas con numerosa población oriental– y el Soho –que reúne bohemia y ocio en perfecta armonía–.

  • whatsapp
  • linkedin

Te puede interesar