jueves, 25 de febrero de 2021

Teresa Iturriaga nos trae entre zarzas enlazadas la voz de seis mujeres de fuego y versos

Solo me ha dejado leer la mitad, para que tenga ganas de más dentro de 15 días y me llegue, su ‘Arden las zarzas’ en papel; así es esta chica de Bilbao, de Mallorca de Canarias y del mundo.


Teresa Iturriaga nos trae entre zarzas enlazadas la voz de seis mujeres de fuego y versos
  • whatsapp
  • linkedin






Conoce bien las calles por las que transita Carmen Tórtola Valencia, la mujer que escondió su manera de amar hasta 1955, cuando murió en los brazos de su enamorada, Ángeles Magret-Vilá, en el torreón barcelonés que compartieron durante sus años, casi, más felices. Carmen, La Bella Valencia, había flasheado a Pío Baroja, Miguel de Unamuno, Rubén Darío y hasta a Alfonso XIII, quienes la colmaron con su presencia en los espectáculos de danzas internacionales que protagonizaba, y con ofrendas, reseñas y versos. Allí, en el bilbaíno café La Granja y en el mítico Iruña, la miraron sin llegar a tocarla y ellos soñaron con ella, mientras ella soñaba con ‘ella’. Ahora, Teresa Iturriaga Osa, alma henchida de miles de renglones, devuelve la verdad a Carmen, la sevillana de ojos verdes, y la arropa con poemas de frescura; nos zarandea, para recordarnos que el amor no atiende a géneros ni óbolos; ni a fronteras u olvidos. Teresa, nacida en Mallorca, criada en Bilbao y residente en Canarias y en el mundo, nos da otra oportunidad de revisar tanto error y la necesidad de subsanarlo.







La autora de ‘Arden las zarzas’ me ha dejado, también, conocer a Yoruba, Lady Sarah Bonetta Davies, que duerme en una tumba macaronesia de Madeira; solo eso: duerme; porque su vida es inmensa; repleta de avatares, alternativas, decisiones y besos que desgranaron un intelecto sin parangón desde aquellos años en los que fue princesa Egbada del pueblo Yoruba, de África occidental; después, vendida y, más tarde, ahijada de la reina Victoria; y, eso, únicamente, es el principio. A Leonora Carrington, mejor la descubre usted, entre este manojo de 6 propuesta con nombre y voces de mujer, entreveradas en los dos estilos que Iturriaga maneja con dominio y que, como en anteriores entregas, son un hilo conductor que suma una y otra vida, una y otra historia desmaquilla por el paso de calendarios, muchas veces tan raudos, como estériles.







Coincido con Teresa en que es una verdadera lástima que en tantas horas lectivas que acumulamos las mujeres, generación tras generación, nadie nos presente a las auténticas Titanas, a las precursoras de las vindicaciones que continúan… que permanecen, quizás, como ellas, con un velo sutil e irreductible; tal vez, todas seamos zarzas que ardemos en la lucha y somos fuego y luz, hasta que nos extinguimos en las llamas y las cenizas reposan, con suerte, sobre esa lápida que lleva nuestro nombre, ese del que pocos recordarán más allá de un tiempo escueto. Coincido en el derecho a hacernos fuertes en su nombre y en el nuestro, y batallar; y batallar siempre.







‘Arden las zarzas’ se presenta en la segunda mitad de febrero (2021), gracias al empuje de Laura, Imma y Sandra, tres emprendedoras que iniciamos con mucha ilusión la aventura editorial, de La vocal de lis (Barcelona), una plataforma orientada a autores independientes. La portada del libro es un diseño de Alfonso Crujera  (‘Shades of Paradise/Serie: Sacred Place’), en fotografía de Fernando Cova.







Te puede interesar