contador web

CULTURA | FESTIVAL DCODE

Interpol triunfan en el DCODE

Por AMELIA FERNÁNDEZ VALLEDOR. 11/09/2017

El pasado sábado tuvo lugar la última edición del festival madrileño en el campus de la Universidad Complutense con todas las entradas vendidas.

  • Un momento de la actuación de Band of Horses.
    Un momento de la actuación de Band of Horses.
  • Primeras horas de la tarde en el Dcode
    Primeras horas de la tarde en el Dcode
  • Paul Banks, de Interpol.
    Paul Banks, de Interpol.
  • Comienzo de la actuación de Yall.
    Comienzo de la actuación de Yall.
cultura
música
Madrid
DcodeFest

A las 11:45 se abrían las puertas de la nueva edición del Dcode con la actuación del grupo barcelonés Holy Bouncer en el escenario pequeño, el 3, al que le sucedieron Miss Cafeína e Iván Ferreriro, que cerraba este escenario hasta las 17:15.

El festival sigue la tendencia actual de tener un apartado para los hijos de esos padres festivaleros. En esta ocasión había una amplia posibilidad de talleres y actividades que incluían creación de máscaras de cartón o clases de yoga. También pudieron disfrutar en exclusiva del acústico de Alondra Bentley y todo ello de manera gratuita para los menores de 10 años.

A partir de las cinco de la tarde el público fue llenando el recinto. La entrada fue más lenta que otros años, pero es que había doble control. El primero por parte de la policía municipal y el segundo de la organización, los cuáles podrían haber puesto a más gente para que hubiese sido más fluida la entrada, pero una vez que tienes que esperar disfrutas de la música que llega hasta tus oídos. En este caso desde el escenario 2 con Marem Ladson.

Tras terminar su concierto y tan solo cinco minutos después, La Femme, hacían acto de presencia en el escenario contiguo, es decir, el 1. Entregando un concierto bailable, divertido y estrambótico, como uno de sus miembros manchado de algo blanco o al final, la chica tumbada encima de los teclados. Locos y divertidos estos franceses que hicieron bailar a esas tempranas horas de la tarde, bajo un sol que calentaba si no soplaba el viento que azotaba Madrid.

Mientras los franceses tocaban, hacía acto de presencia en el escenario 3, la cantante británica Charli XCX y antes de que terminase la británica, ya comenzaba el concierto de Carlos Sadness en el escenario 2. Con otro llenazo de público.

Los británicos Daughter comenzaron tras Sadness en el escenario 3, entregando a los presentes un indie folk con no llegó a conectar con todo el público, así que muchos se fueron hasta el escenario 1 a ver a los alemanes Milky Chance que ofrecían un rock con tintes de americana mucho más animada para un festival que la propuesta de los británicos.

Tras Milky Chance llegaba uno de los platos fuertes del cartel, Liam Gallagher, que a pesar de no haber sacado todavía su primer disco en solitario, tenía el escenario repleto de fans listos para verle de nuevo en acción tras Oasis y Beady Eye. Apareció en el escenario con su look habitual de chubasquero, con la particularidad de ir en pantalón corto, parecía que acababa de venir de correr. Comenzó con Rock’n roll star y partir de ahí fue desgranando una serie de canciones de Oasis, para regocijo de los allí presentes, excepto lo más jóvenes que fueron por las nuevas canciones que tocó sobre la mitad de su actuación para continuar con temas de Beady Eye y terminar de nuevo con Oasis y el su archiconocida Wonderwall.

25000 personas bailaron, corearon y disfrutaron de la última edición del Dcode

Ya eran las nueve de la noche y era mejor quedarse entre los escenarios principales para dejarse llevar por ese revival de la pasada década, tras el hermano pequeño de los Gallagher, llegaron los americanos Band of Horses, que empezaron un poco flojos con Ben Bridwell sentado tocando los teclados, pero fueron cogiendo el ritmo gracias a las guitarras y las grandes canciones de la banda como Older con su punto country o la animada Casual Party de su último disco, para terminar con la grandiosa The Funeral, con la que conquistaron a todos los presentes.

Los siguientes, eran Interpol que venían a tocar íntegramente su disco debut de 2005 Turn on the bright lights. Con una puesta de escena igual que la portada del disco con predominio del rojo, y todos vestido con trajes negros. Tocaron en riguroso orden las canciones del disco. A pesar de la mirada perdida hacia el horizonte y la quietud de Paul Banks, cuando hablaba en su perfecto español se mostraba cercano con la audiencia y muy agradecido con nuestra presencia. Como colofón final tocaron Not even jail, Slow Hands y Evil de su segundo disco Antics.

Tras el espléndido concierto de Interpol, llegó el turno de los que fueron los últimos en anunciarse, Franz Ferdinand, que tras la salida de Nick McCarthy y ningún material nuevo desde el 2013 dieron un concierto bastante desigual, cargado de sus grandes éxitos, pero en medio tocaban canciones que la gran mayoría no conocía cortando bastante el ritmo, a la vez que a alargaban en exceso algunas canciones.

Pasadas las doce y media de la noche llegó el turno de The Kooks, que venían a tocarnos sus grandes éxitos como Seaside, Junk of the hurt u Ooh La, y vaya si los gozamos igual que hicieron ellos y partir del final de los británicos en los encenarios principales ya solo quedaban los grupos electrónicos primero de la mano de los barceloneses Yall y después con ElyEllaDj’s con su contagiosas remezclas de grandes temas indies tanto internacionales como nacionales e incluso presentaron algunos de sus propios temas. Que fueron quienes cerraron el festival con un broche de oro hasta la próxima edición.

TAMBIÉN EN:
NOTICIAS AL ALZA ...

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar