lunes, 24 de enero de 2022

Lori Meyers: “Tienes que meterte en el sistema para intentar cambiarlo”

El grupo granadino presentará su sexto álbum ‘En la espiral’ en los festivales musicales más importantes de España durante todo el verano.


Lori Meyers: “Tienes que meterte en el sistema para intentar cambiarlo”
  • whatsapp
  • linkedin

En ocasiones definir a un grupo musical resulta bastante complicado atendiendo a factores como su evolución musical, sus seguidores o las tendencias musicales en las que se podría englobar. En el caso del grupo español Lori Meyers, es la propia historia del grupo la que debe hablar por sí misma. Procedentes de la localidad granadina de Loja, Lori Meyers entró en el panorama musical considerado un grupo de música alternativa pero muy pronto comenzó a conquistar todas las listas de éxitos. Antonio López Noni, Alejandro Méndez, Alfredo Núñez, Miguel López, Javier Doria y J.J. Machuca forman esta singular banda que lleva ya casi 20 años deleitando a público y crítica con su sonido singular. Con 5 álbumes en el mercado y después de cuatro años sin publicar material, Lori Meyers ha presentado el pasado febrero En la espiral y muy pronto llenarán todos los festivales del país mostrando su nuevo trabajo. En Columna Cero hemos tenido la ocasión de conversar con ellos sobre su nuevo trabajo y los proyectos de futuro de Lori Meyers.

- ¿Por qué cuatro años para lanzar En la espiral?

Bueno, son varios motivos. El primero es el que siempre decimos: que los discos últimamente tienen una carrera un poco más larga. Impronta salió en 2013 y fueron al final tres años de gira, con lo cual, no tienes la cabeza aunque puedas porque hay tiempo, para parar y ponerte a pensar ya en el siguiente. Eso unido a que el disco este también de base queríamos autoproducirlo y separar en partes la grabación tanto de voces como de música y a que el proceso de mezclas también se retrasó, pues ha sido un compendio. La autoproducción tiene cosas muy buenas como que da la completa libertad para dirigir el proyecto que estás haciendo pero tiene el inconveniente de que el tiempo va pasando y los plazos se alargan. De todas formas, era un disco que queríamos tomárnoslo con más tranquilidad porque es más complejo.

“Ha habido un cambio ligero, pero el tronco sigue en la misma dirección”

- ¿Cómo ha sido el proceso de grabación?

Lo primero que hicimos fue decir que queríamos hacer un parón, que al final no fue tanto, pero queríamos hacer un parón de conciertos para retomar los ensayos en el local. Los últimos discos que habíamos grabado los componíamos en casa a través de ordenador definiendo la maqueta. Luego llegábamos al ensayo y lo completábamos. Esta vez hemos querido llevar la idea más básica al ensayo y ahí entre todos más comunalmente ir componiéndolo. Esa fue la primera fase. Después de eso, cuando teníamos las canciones bastante perfiladas fuimos a Tarragona, a un pueblo cerca del Vendrell y allí grabamos casi toda la música, junto con Ricky Falkner. Él nos ayudó en algunos aspectos de arreglos y de grabación porque nos hacía falta también una persona con oído limpio. Después de eso, dejamos un mes y medio para que el disco reposara, porque nunca lo habíamos hecho así, siempre los habíamos grabado en 15 o 20 días; y veíamos bien que una vez que habíamos grabado casi el 70% de todo el dejarlo, volver a casa, darle vueltas…Y ese mes y medio nos dio tiempo de ver si faltaban cosas, de terminar las letras, de terminar un poco las cosas que definen y que matizan el disco y eso lo hicimos en Granada. Tenemos un estudio pequeñito y ahí terminamos de grabar las voces, componer las letras y todo lo demás. Una vez terminado el disco, empezamos con el proceso de mezclas, que no dimos con la tecla de lo que quisimos y tuvimos que llamar a Phil Vinall, un productor inglés que ha trabajado con Placebo, con Television Personalities, con un montón de grupos muy del rollo oscuro que tenía el disco. Estuvimos dos o tres meses más hasta que en Septiembre tuvimos ya el máster…Fue casi un año de trabajo.

- En cuanto al contenido, ¿qué nos cuenta Lori Meyers en este nuevo álbum?

Es un disco, a nivel de sonido, más oscuro y más complejo, quizá más introspectivo. Se trata el tema del amor, pero no desde el punto de vista de una pareja o del amor que se siente hacia otra persona…Es más un amor/desamor con respecto a uno mismo. Se tratan un poco los problemas sociales que hay en la actualidad, desde un punto de vista más psicológico que del estilo canción protesta. Las letras hablan un poco de como una persona se desenvuelve o tiene problemas en su mente alrededor de los problemas sociales actuales. Eso, unido a una música más oscura y las ganas de hacer algo más complejo y menos inmediato, hace que sea un disco que, de primeras, sea más difícil de escuchar pero que a la larga puede ir descubriendo cosas.

“Ocurren cosas y hay que transmitirlas, porque un disco expresa lo que uno está viviendo en el plano histórico”

- ¿Les hacía falta hablar sobre los problemas sociales?

Se hicieron algunas canciones en el pasado, como Religión que hablaban de los medios de comunicación, siempre hemos hecho pinitos pero en este sí que lo hemos intentando meter un poco más en el centro de la idea principal del disco, aunque no se trata de una crítica social sino más englobada en la reacción psicológica de un individuo dentro del mundo, en una época en la que no te pueden pasar desapercibidas esas cosas. Ocurren cosas y hay que transmitirlas, porque un disco al final expresa lo que uno está viviendo en el plano histórico.

- Hablan sobre la oscuridad y la crítica que tiene En la espiral, ¿creen que esta es la diferencia primordial con los anteriores trabajos?

Puede ser, lo hemos centrado más con respecto a los anteriores. Lo que es cierto es que Lori Meyers tiene una serie de discos y una forma de componer…Nosotros decimos que hay algo subyacente en la manera de componer, en la manera de hacer las guitarras, en las maneras de hacer las canciones que va a estar siempre. Desde el primer disco están, independientemente del tipo de producción que hayamos hecho. Pero ese paso de oscuridad y complejidad y de hacer un contenido un poco más actual es también un poco de grado de madurez. Seguir hablando de las mismas cosas te va aburriendo, y también nos vamos haciendo mayores y te empiezan a interesar y a preocupar otras cosas.

- Como comentaban, este disco tiene un sonido un poco distinto de lo habitual aunque tenga puntos en común, ¿ha habido o habrá un cambio de rumbo en la forma que tienen de entender la creación de música?

En nuestro caso, la búsqueda de la personalidad, aunque siempre se tiene, o la búsqueda de los intereses personales pensamos que es lineal. Empiezas con un disco y te van interesando cosas… Aún así, no creo que hayamos dado un giro muy pronunciado, creo que siempre hemos tenido un tronco estilístico muy importante, de donde sacamos todas las cosas. Hemos tirado más por la producción, y hemos cambiado un poco las letras, pero siempre tendiendo a un núcleo que tenemos de influencias que son las que nos gustan. En este álbum hemos tirado también de influencias setenteras, rozando incluso lo progresivo en algunas canciones de este disco, aunque también tiene canciones más clásicas, que tiran de la melancolía que también está presente en otros discos. Bueno, ha habido un cambio ligero, pero el tronco sigue en la misma dirección.

“En la música hay que estar vivo, hay que estar deseoso de más cosas y no repetirte”

- Hablaban antes sobre la madurez del álbum, pero, ¿creen que este álbum demuestra la madurez musical de Lori Meyers después de tantos años de carrera?

Creemos que, si las cosas las hacemos bien y confiamos en nosotros mismos y en que estamos creciendo, aprendiendo y avanzando, En la espiral siempre tendrá que ser el más maduro. Aún así, nosotros creemos que queda mucho por hacer y aprender, nos tomamos esto como un camino de aprendizaje en el que nunca lo sabes todo, siempre hay que buscar nuevas metas y nuevos retos…También por no aburrirte y por buscar nuevas sensaciones. En la música hay que estar vivo, hay que estar deseoso de más cosas y no repetirte. Nosotros lo vemos así, y en ese camino estamos.

- Si alguien fuera a escuchar solo una canción del álbum, ¿Cuál debería ser? ¿Qué canción reúne la esencia de En la espiral?

Nos arriesgaríamos diciendo que es la primera canción del álbum, Vértigo I. Quizá no es el single, quizá no es la más inmediata, quizá no es la más fácil de escuchar para la gente… Pero es con la que más tiempo estuvimos en el ensayo y es una canción más compleja que pasa por muchas fases. Creo que ella en sí misma tiene las fases que luego desgrana el disco. Es una canción más complicada pero es la que más define el sonido.

- Durante mucho tiempo se les consideró como un grupo indie. Tras casi 20 años de carrera, son un grupo muy consolidado, ¿creen que han trascendido el panorama musical indie?

La etiqueta indie hay que ponerla en el contexto de cuándo surgió y cómo se ha ido desarrollando. El fenómeno indie surgió a finales de los 80 como una respuesta a unos cánones que en esa época la industria mainstream hacía, que era fabricar discos como churros y que la gente se la coma. Por eso, surgieron una serie de grupos que fueron un poco contra eso. A medida que ha pasado el tiempo, nosotros nos encontramos en mitad de las dos escenas indie, una primera con Los Planetas, Xuxo, Mercromina… Luego nosotros empezamos en los años 2000, y en 2006 o 2007 con el fenómeno Vetusta Morla, Love of Lesbian, etc. se hizo mucho más conocida. Entonces ya se podría hablar de que hay otra corriente que todo el mundo sigue, pero nace de la corriente indie. Quizá la palabra indie para toda esta escena se ha quedado un poco caduca, podríamos hablar de música alternativa. Seguimos sin ser grupos grandes de Operación Triunfo, ni grupos grandes que tienen un público más de adolescentes, pero creo que la palabra indie ha perdido ese significado. Aún así, tenemos en cuenta que nosotros venimos de ahí, venimos de nuestro local de ensayo, venimos de hacer nuestra propia música conceptual y desde ahí nadie nos ha dicho cómo lo tenemos que hacer. Seguimos manteniendo eso, pero el fenómeno indie va en contra de eso, creo que ha perdido un poco el significado. Pero eso no nos pasó solo a nosotros, eso le pasó al grupo más indie que pudo haber, que es Los Planetas, que ya de por sí, sacaron una maqueta y se fueron directamente con una multinacional. Al final, todo se tergiversa porque nada puede ser tan purista. Al final, tienes que meterte en el sistema para intentar cambiarlo. Creo que entre todos, hemos intentado subir ese techo de lo propuesto por la industria y es algo de lo que sentirnos orgullosos.

“’Vértigo I’ es una canción más complicada pero es la que más define el sonido de ‘En la espiral’”

- Tienen muchos conciertos confirmados en grandes festivales de música para todo el verano, ¿es esta la mejor arena para presentar el nuevo trabajo?

Es uno de los escenarios en los que hay que estar. Si no estás hoy en día en los festivales no estás en ningún lado. Tiene su parte positiva y su parte negativa. Nosotros, aún así, hemos intentado antes de que llegase el verano hacer cuatro o cinco conciertos en salas pequeñas en Madrid, Barcelona o en Granada. Hemos hecho esos conciertos en los que hemos desglosado el disco entero. Luego ya desde el verano lo que quedan son los festivales, y hay que estar ahí, aunque no podamos desglosar el disco entero, hay que centrarse en un repertorio un poco más de festival porque hay menos tiempo.

- Estarán rodando por España, en principio, hasta septiembre, ¿qué pasará con Lori Meyers después?

La idea del grupo es hacer el verano y después intentaremos hacer lo mismo que aquí en México, lo que nos llevará unos meses. El próximo año seguiremos presentando el mismo disco. Para escuchar música nueva no creo que tardemos tantos años como esta última vez (ríe), pero sí que habrá que esperar un poquito más.

  • whatsapp
  • linkedin

Te puede interesar