jueves, 27 de enero de 2022

La tercera Planta es la segunda novela de Patricia Moreno Raya

Hablamos con Patricia sobre sus obras su proceso de creación y sobre la vida


La tercera Planta es la segunda novela de Patricia Moreno Raya
  • whatsapp
  • linkedin

Kilómetro 93 es la segunda novela de Patricia Moreno Raya, una joven autora que mantiene que la escritura es una  manera de vivir. Kilómetro 93 se encuadra dentro del género de suspense, explora un tema de actualidad, unos desconocidos comparten vehículo para viajar y verán sus vidas unidas por una muerte: el asesinato de uno de los pasajeros. Amor, problemas de identidad, una trama con múltiples giros y suspense es lo que nos ofrece esta novela. Hablamos con su autora:

Pregunta: Estudiaste Economía de la Salud en Málaga y trabajas como farmacéutica en el Hospital Universitario de San Cecilio, parece un mundo totalmente ajeno a la escritura. ¿Cuándo nace tu pasión por escribir? ¿arte y ciencia son mundos conciliables?

Respuesta: Mi pasión por escribir existe desde siempre, desde que tengo recuerdos. De pequeña inventaba historias que escribía y encuadernaba de forma casera cosiendo las páginas como si fuera un libro. Escribir es mi pasión y una forma de vivir. Elegí estudiar farmacia y formarme en el ámbito hospitalario porque siento vocación sanitaria y me gusta mucho la ciencia, creo que no son mundos incompatibles y son ambos muy gratificantes.

P: Tu cuenta de Instagram dice “Escritora, farmacéutica y mamá” ¿en un mundo dónde cuesta tanto conciliar lo personal con lo laboral, cómo encuentras el tiempo y las ganas de escribir?

R: La ganas las tengo en mi ADN, pero sacar tiempo sí es mucho más difícil. Aprovecho algún rato de siesta del niño para escribir algunas letras, o algún día de fin de semana, pero desde luego ahora es más complicado. Kilómetro 93 terminé de escribirla durante la baja maternal. Ahora el tiempo es mucho más escaso.

P: Nadie sabe de dónde vienen las ideas, pero siempre hay un momento exacto en el que encontramos una que es lo suficientemente fuerte para apostar por ella, cuéntanos cómo nacieron Kilómetro 93 y La Tercera Planta, tus dos novelas publicadas.

R: Ambas ideas surgieron en los talleres de escritura que realicé durante los años 2014 y 2015 de la mano de César Requesens. Las ideas surgen de actividades, por ejemplo La tercera planta se me ocurrió haciendo un esquema de diversos personajes, acciones, conflictos y desenlaces, en el que tuve que ir eligiendo lo que más me interesaba, hasta que uniendo unas cosas con otras salió una historia que me pareció adecuada para convertirla en novela.

P: En el género negro hay que tenerlo todo bien atado, mantener la intriga e ir dándole las pistas adecuadas al lector en el momento preciso. ¿Cómo es el proceso de construcción de tus novelas?

R: La verdad es que yo me dejo llevar bastante, no soy de tenerlo todo bien atado, por eso después el proceso de corrección es algo más costoso. Con La tercera planta tenía muy claro cuál quería que fuera el final, pero no sabía cómo llegar hasta él; lo fui descubriendo a medida que escribía. Con Kilómetro 93 fue diferente, sabía cómo empezar, los personajes que quería que la protagonizaran y la trama, pero me aventuré a empezar a escribirla sin saber cómo acabaría. Es bonito ir conociendo la historia a medida que la escribes.

P: “Romanticnoir” es un término muy descriptivo, ¿no es una arriesgada combinación esta temática?

R: Es arriesgado porque hay gente que le encanta la novela negra que es reacia a priori a leerla por la parte romántica y viceversa, pero tengo que decir que es una mezcla que está gustando mucho, que sorprende, y que te hace querer repetir. Porque el amor, queramos o no, forma parte de la vida de todos, de una forma u otra, y contar una historia sin amor, en mi opinión, le resta verosimilitud.

P: ¿Cuándo escribes tienes presentes a tus lectores, escribes para un lector ideal?

R: Cuando escribo lo hago queriendo que guste a la gente, pero no lo hago bajo patrones ni me censuro por pensar que algunas de mis ideas no vayan a gustar. Escribo lo que quiero pero esperando que llegue al lector, y que guste.

P: Dicen que los escritores siempre escriben sobre lo que conocen, ¿cuánto hay de ti misma en tus personajes? ¿En cuáles de sus cualidades y defectos te reconoces?

R: Hay mucho de mí en mis historias. Por ejemplo, el ámbito hospitalario está presente en ambos libros sin ser el eje de la historia, así como mi ciudad, Granada, es el escenario perfecto para mis novelas, porque lo conozco bien y me siento cómoda en él. En cuando a los personajes, creo que hay un poquito de mí en cada uno de ellos sin llegar a poder identificarme plenamente con ninguno. Todos han salido de mí, es normal que les haya regalado a cada uno un poquito de quien soy.

P: ¿Qué autores te han influenciado más a la hora de escribir?

R: A decir verdad, no tengo una influencia clara. He leído de todo desde siempre, sin decantarme ni siquiera por un género, a pesar de que mi escritura sí se encuadra dentro del género negro.

P: Actualmente estás en plena promoción de Kilómetro 93, ¿por qué nos recomiendas su lectura? ¿Por qué nos va a sorprender?

R: El punto clave de Kilómetro 93 es la pérdida de memoria de varios de los sospechosos de un asesinato. Los personajes van a dudar de sí mismos y van a tener que defender su inocencia sin saber realmente si son o no los culpables del crimen. Esto es lo que más les está gustando a los lectores.

P: Y ¿dónde podemos encontrarlos?

R: Kilómetro 93 se puede conseguir en cualquier librería, plataformas online y en la web de la editorial Tandaia. La tercera planta, actualmente solo está disponible a través de Amazon.

P: El año pasado ganaste el Primer Premio de Poesía de las III Justas Literarias de San Ginés de Jara por “Gritos del Alma” que podemos leer en tu blog, ¿es muy diferente escribir poesía de escribir relatos o novelas?

R: Sí, es muy diferente. La poesía nace de sentimientos y sensaciones, es una escritura en la que te dejas llevar y en la que expresas lo que hay dentro de ti. Es una forma de expresión, un lenguaje personal en el que plasmar todo lo que no eres capaz de explicar de otra forma. No hay que pesar, tan solo hay que dejarse llevar.

P: ¿Qué opinas del aparente boom que está teniendo la poesía gracias a medios como Instagram?

R: Creo que las redes sociales ahora mismo son el mayor escaparate para mostrarte y que la gente te conozca, y las editoriales y poetas le están sabiendo sacar un buen partido. Me molesta la influencia que tiene en aspectos como son los concursos literarios, por ejemplo, o que en ocasiones la calidad literaria parece estar relacionada con el número de seguidores, y eso no debería ser así. Pero por otro lado pienso que si a la gente es lo que le gusta, y si ese tipo de poesía vende, ¿por qué no?

P: He visto que has estado en algún instituto hablando de tus novelas y de escritura creativa, ¿cómo se engancha a los más jóvenes a la lectura? Y ¿cómo se les enseña el valor de crear?

R: Todos tenemos una parte creativa y solo hay que saber despertarla. Hacer un taller de escritura para jóvenes es sencillo, porque a esa edad todos tienen algo que decir, y expresarse con un papel de por medio siempre es más sencillo. Muchos se sorprenden de lo que son capaces de escribir cuando se les estimula un poco, y a partir de ahí son ellos mismos los que preguntan y buscan la forma de continuar esa parte creativa que han descubierto.

P: ¿Qué aconsejas a la gente que aún no se ha decidido a dar el paso a publicar?

R: Ver tu obra publicada es una satisfacción muy grande, y ha sido para mí una de las experiencias más bonitas que he vivido nunca. La primera persona que tiene que creer en ti eres tú mismo, y si crees en tu historia, adelante. Seguro que hay muchas personas dispuestas a darle una oportunidad.

En corto

Una obra literaria de cabecera: Rimas y Leyendas

Tu película favorita: Los puentes de Madison

Una canción: I’m yours (Jason Mraz)

A la hora de escribir prefieres música o silencio: Silencio

Tienes alguna manía o algún amuleto cuando escribes: No, puedo escribir en cualquier lugar y en cualquier momento.

Color favorito: Verde

Una comida: Puré de patatas

Si fueras un animal, serías: Tigre

Como sería una velada perfecta: Un atardecer junto al mar, silencio y una cerveza.

Si pudieras compartir una cena con cualquier escritor vivo o muerto a quién elegirías: Agatha Christie

Una frase que te defina: Ser feliz es sentir la convicción de estar en el camino correcto (Jorge Bucay)

  • whatsapp
  • linkedin
Autor

Ana Rebón

Te puede interesar