lunes, 20 de septiembre de 2021

Abel González y las historias del concejo de Llanera que protagonizan sus vecinos

Desde la sencillez del narrador, muestra retazos del vivir de los vecinos de un pueblo.


Abel González y las historias del concejo de Llanera que protagonizan sus vecinos
  • whatsapp
  • linkedin

Lo que ha sido su vida laboral, nada tiene que ver con las actividades que, en paralelo, desarrolla Abel González Rodríguez, un vecino de Llanera (Asturias) enamorado del concejo. A sus sesenta y tantos años, es autor de cinco libros que narran historias de los vecinos y del club de fútbol, UD Llanera, del que además de ser acérrimo seguidor y cronista de los partidos para www.futbolasturiano.es, ha escrito su historia, desde los inicios.

Con las tres entregadas de Historias vividas, historias contadas, Abel González hace una parada coloquial en las casa de los vecinos de Llanera, con los que conversa de oficios y pocos beneficios, de costumbres y quehaceres, de costumbres ya perdidas, de generosidades y precariedad. Abre las puertas y nos muestra el discurrir de las primeras empresas, de los emprendedores de mediados del siglo XX y de las sagas familiares que siguen en pie con sus negocios.

Cuando se mete en temas de fútbol le puede la pasión por el quipo local y la defensa de sus colores, sin que se corte un ápice si hay que poner ‘los puntos sobre las íes’, y eso le reporte algún que otro rifirrafe verbal. Abel, que es un hombre sencillo, en el ‘buen sentido de la palabra, bueno’, pasea por Llanera y me dedica unos minutos (difícil con su agenda y encima es abuelo!).

- ¿Qué es lo mejor de este pueblo?

- Su privilegiada situación geográfica. Ubicada dentro del triángulo que forman las principales ciudades asturianas; Oviedo, Gijón y Avilés, con excelentes comunicaciones además, hacen que sea una población apetecible para vivir. Hasta la década de los años setenta, del pasado siglo, Posada era un pueblo eminentemente rural, que le distinguía del resto los edificios propios de su capitalidad municipal, lo que le daba cierto carácter, que rompía entonces la monotonía rural. Hoy, con 3.240 habitantes es un pueblo que cuenta con mucho atractivo. Pero el magnetismo proviene de los paisanos, de los vecinos que convivimos, con la armonía de cualquier otra localidad y que, para mi, son un conjunto de historia que forman parte de mi vida. He nacido, creció, trabajado y casado aquí. Y aquí me quedo, encantado!

- Son cinco títulos entre ‘Historias vividas…’, y el fútbol, una buena bibliografía, no?

- He publicado tres volúmenes titulados Historias vividas, historias contadas, que recogen la vida y trayectoria de catorce empresas y comercios familiares, y de treinta y cuatro personas de distintas profesiones, todas del concejo de Llanera, quienes mediante sus obras, esfuerzo, tesón, acciones e inmensa valía humana, ocupan un lugar de privilegio en el pasado reciente y cuyas vidas han sido ejemplares para no pasar desapercibidas. En 2005, salió a la luz Crónica de fútbol 1910-2005 de Llanera, que recoge la evolución de los trece clubes federados que en ese tiempo hubo en nuestro concejo. Fueron desapareciendo todos, hasta que a partir de 1999, quedó la U.D. Llanera como único representante federado. Cuando la U.D. Llanera ascendió en mayo a Tercera División, por primera vez en su historia, categoría nunca alcanzada en nuestro municipio, vi una ocasión única para publicar esta efeméride, además de enlazar las temporadas de la anterior publicación (2005-2016). Así nació Historia de un ascenso-U.D. Llanera.

"He rescatado la historia y el juego de los bolos, las boleras, y el ciclismo y los ciclistas del concejo de Llanera"

- Además de libros has sido director de la Coral Polifónica de Llanera más de 11 años. vaya experiencia!

- He tenido la gran satisfacción de presidir la Coral Polifónica de Llanera de 1990 a 2006. Una agrupación musical que, desde 1988 año de su fundación, es uno de los embajadores culturales de Llanera. Los 16 años permanencia me dejan un recuerdo y una experiencia gratísimos. Hemos vivido unos años de intensa vida cultural. Numerosos viajes, encuentros corales inolvidables, junto a unos componentes que, guiados por la afición común que es cantar, con esfuerzo dedicación y hasta sacrificios económicos, lograron y mantienen una conjunción brillante en sus voces. Fue enriquecedora, porque a través de ese tiempo, tuve la suerte de compartir convivencias, reuniones, charlas… y rendir culto de buena amistad y compañerismo con alrededor de 95 persones que están o han pasado por el coro. Y también, porque sin pretender albergar conocimientos musicales, me permitió conocer y en cierto modo familiarizarme con distintos aspectos de la música, ya que algunas obras, composiciones, autores, etc. no me son ajenas. Es grato que durante mi permanencia en la coral, fue promovida la composición Cánticu a Llanera, convertido después en himno oficial de Llanera. Fue idea y gestión del entonces recordado director, el musicólogo canario Luis García Santana, en la actualidad director del Coro de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria. Su paso por Llanera de 1992 a 2000, ha dejado una huella imborrable.

- Hablar de Abel González es hablar de Margarita. Compañera maravillosa de toda una vida. Desde que sois abuelos, se respira de otra manera?

- Sin dudarlo. Aparte de otros menesteres, mi permanencia y gestión en la coral, no hubiera sido posible sin la complacencia, apoyo y comprensión de mi mujer Margarita. Mis ocupaciones en el cargo, formaban parte de los horarios y quehaceres de la vida familiar. Y respecto a ser abuelos, desde ya se respira profunda y hondamente. Es una situación que hay que vivir para ser apreciada, como se suele decir. Bruno, nos ha traído un mar de alegría y felicidad familiar.

- Hay proyectos en el horizonte o la jubilación da para vivir el día a día?

- El horizonte, espero verlo lejos. Disfruto de la jubilación plenamente, por la fortuna de estar con la familia, y de aprovechar las numerosas actividades de todo tipo que hoy ofrece la sociedad. Colaboro con la Revista Cultural Perxuraos, que anualmente edita y realiza nuestro ilustre vecino Ramón Rodríguez Álvarez. He rescatado la historia y el juego de los bolos, las boleras y el ciclismo y ciclistas, referidos ambos al concejo de Llanera. Y quién sabe si continúa en el futuro algunos trabajos de nuestra etnografía.

  • whatsapp
  • linkedin

Te puede interesar