lunes, 2 de agosto de 2021

La fatiga ocular ocasiona cefaleas

Debido a la cuarentena, aumentó de manera excesiva el uso de dispositivos electrónicos con pantallas


La fatiga ocular ocasiona cefaleas
  • whatsapp
  • linkedin

La pandemia ha provocado la exageración en el tiempo que se dedica a actividades en dispositivos con pantallas. Su uso constante produce "fatiga ocular”, siendo un problema de salud en el último año. Los síntomas de la fatiga ocular consisten en una serie de malestares en la zona de los ojos, como; picazón, sequedad, entre otros, que ocasionan problemas visuales acompañados de severos dolores de cabeza.

¿Cuándo aparece la fatiga ocular?

Según la publicación que realizó The conversation.com, este padecimiento inicia con el llamado “síndrome visual informático”, que se refiere a trastornos visuales ocasionados por las actividades en dispositivos con pantallas. Realmente los ojos no se cansan, sino que sufren las consecuencias de la suma de los conflictos oculares que son los responsables de la fatiga.

Durante el pasado año y lo que va de este, la mayoría de las personas se han refugiado en los móviles, la navegación en Internet, los videojuegos y las películas por streaming para superar el aburrimiento y cumplir con el confinamiento. Aunque se han protegido del virus, el cansancio ocular se ha hecho evidente en los que han exagerado en cuanto al tiempo que le han dedicado a estos pasatiempos. Igualmente ha pasado con los que trabajan desde casa, han tenido que hacer mucho más de lo que hacían normalmente en una oficina y muchos están en el ordenador desde que amanece hasta que anochece.

¿Cómo funcionan nuestros ojos?

El sistema ocular funciona con músculos capaces de movilizar los ojos, siendo uno de los más rápidos en realizar acciones constantes y producir el parpadeo, tal como informa The conversation.com. La movilidad permanente permite a la retina captar las imágenes desde la zona más cómoda para que se dé el enfoque correcto.

Los músculos de los ojos se diferencian del resto del organismo por su mecanismo para facilitar actividades oculares constantemente. Estos poseen muchas mitocondrias encargadas de producir la energía suficiente para ejecutar esas acciones, por los orgánulos intracelulares que permiten las contracciones. Gracias a esta cualidad de su metabolismo, estos no logran fatigarse, ni agrietarse. Las alteraciones de estos procesos causan la fatiga ocular.

La retina tampoco se fatiga en este proceso metabólico, ya que está en constante actividad, llamada transducción sensorial. Esta es la transformación de la luz a señales eléctricas que pueden durar minutos, horas y días, por su función de regeneración molecular cada vez que son consumidas cuando la visión está trabajando.

Puede dañarse el ojo cuando no hay parpadeo

Según la información publicada en The conversation.com, el parpadeo del ojo se ve reducido cuando se trabaja varias horas en una actividad que requiere la atención permanente de los objetos, donde la función de enfoque está ejecutándose constantemente. El uso de dispositivos electrónicos, lectura de libros, y otros, hace que el parpadeo sea menor, produciendo la fatiga ocular.

La actividad de parpadeo protege el ojo e hidrata la zona lagrimal para renovar la superficie y mejorar la actividad visual. Si el parpadeo es poco frecuente los malestares en los ojos aumentan, pues la sequedad irrita la zona ocular causando sensación de fatiga extrema.

Si la producción de lágrimas es mínima, la fatiga ocular ocurre por los síntomas generales, como sequedad e irritación en la zona interna. Otras causas de malestares ocurren, por menopausia, factores ambientales y de iluminación. Por ejemplo, cuando se trabaja en áreas con aire acondicionado aumenta el problema por estar en aires secos que deshidratan los ojos. También el uso de lentes de contacto aumenta las complicaciones oculares por la escasa oxigenación y la actividad lagrimal es limitada.

Una de las consecuencias de esta afección es que las células externas quedan expuestas a lesiones, por la sequedad. Esto causa inflamación, enrojecimiento y otros malestares relacionados. La mayoría de los casos de personas con fatiga ocular presentan cefalea y dolor en los ojos. Si se incrementa la frecuencia del parpadeo se puede evitar los síntomas, además del uso de productos especiales que compensen la situación.

Prevención de la fatiga ocular

Durante el confinamiento, para prevenir la fatiga ocular por el uso de dispositivos electrónicos se debe aplicar las siguientes recomendaciones:

Posición correcta de la pantalla

Se debe tener en cuenta la altura y distancia de las pantallas que sea acorde con el confort humano. Cuando esta se encuentra muy arriba los ojos necesitan estar más abiertos provocando evaporación en los lagrimales y aumentando la fatiga ocular.

Hay que regular la altura de la pantalla a una posición media que permita mantener la postura correcta del cuello. Es suficiente con que la parte superior de ella permanezca por encima de la nariz. La distancia correcta en relación a los ojos para evitar la fatiga ocular, debe estar entre 50 y 60 cm.

Enfoque visual correcto

Los ojos son capaces de enfocar planos de distancia cercanos o lejanos, con movimientos continuos. Cuando se trabaja en dispositivos informáticos, o se permanece por horas activos frente a las pantallas con una distancia menor a 60 cm, se presentan problemas. La fatiga ocular comienza por la alteración de estos enfoques causada por los síntomas antes mencionados.

Los dolores de cabeza aparecen cuando se da la transición de cercano a lejano, causando la distorsión y provocando la cefalea. Después de los 45 años, las personas son propensas a presentar fatiga ocular, también llamada presbicia, por esto la importancia del uso de lentes con la graduación correcta.

Cuidarse de la luz azul de las pantallas

Se piensa que la luz azul de las pantallas es responsable de generar fatiga ocular y causar daños a largo plazo. El sistema óptico está apto para trabajar constantemente con este tipo de longitudes espectrales, ya que la franja pequeña de estas ondas electromagnéticas es percibida eficientemente por los ojos.

El uso de la luz azul en la noche dispara la actividad neuronal de la retina conectándose al ritmo cardíaco que marca el tiempo de descanso y el de activación diaria de los individuos. Cuando se trabaja con pantallas en horas nocturnas, estas luces engañan al cerebro, para que perciba la actividad como si fuera de día, de este modo el organismo no logra conciliar el sueño a esas horas. Este es otro factor que ocasiona el trastorno de la fatiga ocular.

Otras recomendaciones

Los dispositivos electrónicos permiten las preferencias de iluminación para adecuarlas en horas de la noche. Esta medida ayuda a mejorar el uso de la luz que recibirá la retina. Se recomienda reducir las horas de uso en las horas del crepúsculo, para mantener el patrón de sueño correcto y descansar luego de largas horas de enfoque en las pantallas. Esto previene la fatiga ocular. El cansancio que se siente en los ojos es el resultado de la actividad visual excesiva que produce la sequedad, irritación y visión borrosa. La suma de todos estos factores ocasiona problemas de enfoque que dan sensación de cansancio y cefaleas.

Se debe aumentar la frecuencia de parpadeo y lubricar la zona ocular con lágrimas artificiales. Así mismo, el descanso evita la fatiga ocular, ya que es oportuno durante las actividades continuas y alternarlas con tareas que no necesitan un enfoque permanente y en la que se pueda ver de lejos. De igual manera la iluminación y posición de las pantallas es muy importante para una eficaz prevención de la fatiga ocular. Algunos expertos consideran que debe plantearse a los miembros de la familia la posibilidad de equilibrar el tiempo que dedican a entretenerse con dispositivos electrónicos y en cambio, usar juegos de mesa, cantar o hacer remodelaciones menores en el hogar.

  • whatsapp
  • linkedin

Te puede interesar