jueves, 25 de febrero de 2021

Llegada a Marte del rover Perseverance

Dos equipos de investigación de la UPV/EHU participan en la misión que depositará el laboratorio móvil en la superficie de Marte la noche del jueves 18 de febrero.


Llegada a Marte del rover Perseverance
  • whatsapp
  • linkedin






Tras seis meses y medio de viaje, este jueves llegará a Marte la misión Mars 2020 de la NASA. Su elemento central es el rover o vehículo autónomo Perseverance, un auténtico laboratorio móvil, que investigará la superficie del cráter Jezero. En el desarrollo de dos instrumentos del rover y en otros trabajos de la misión han participado los grupos de investigación de la Universidad del País Vasco que dirigen los catedráticos Agustín Sánchez Lavega y Juan Manuel Madariaga.







El planeta Marte es, por sus características, el mejor candidato para la búsqueda de vida actual o pasada en el sistema solar. Marte tiene aproximadamente la mitad del radio de la Tierra, su día dura 24,5 horas y debido a que la inclinación de su eje de rotación es de 24 grados, posee al igual que la Tierra un ciclo anual de estaciones. Sin embargo, la atmósfera de Marte es muy tenue (la presión en su superficie es unas 7 milésimas de la terrestre) y está formada por dióxido de carbono, el gas invernadero que tanto nos preocupa. Las temperaturas son gélidas, en promedio -50°C en el ecuador, y su superficie está fuertemente irradiada por la radiación ultravioleta solar. Las posibilidades para encontrar vida actual son remotas -quizás pueda existir bajo la superficie-, pero, por el contrario, el pasado de Marte encierra una esperanza. Durante los primeros 700 millones de años tras su formación, la Tierra y Marte eran muy semejantes. Marte poseía una densa atmósfera que permitió la existencia de agua líquida en su superficie, lo que alberga las posibilidades de que la vida surgiera en el planeta. 

El 30 de julio partió rumbo al planeta la misión Mars 2020 de la NASA que lleva al rover o vehículo autónomo Perseverance, un auténtico laboratorio móvil de 1.050 kg que investigará la superficie del cráter Jezero cerca del ecuador del planeta. Se escogió este lugar ya que el cráter albergó en aquél pasado remoto un lago cuyas aguas pudieron alcanzar los 250 m de profundidad, en el que desemboca un río (hoy en día seco) con su delta de depósitos de sedimentos.







“El rover Perseverance es el laboratorio más complejo enviado hasta la fecha a Marte. Con él no solo se va a investigar las posibilidades de vida pasada o actual en el planeta con instrumentos altamente sofisticados, sino que además se van a probar nuevas tecnologías y seleccionar muestras para su retorno a la Tierra en futuras misiones a Marte” declara Agustín Sánchez Lavega, director del Grupo de Ciencias Planetarias de la UPV/EHU. Entre otras, probarán un dispositivo capaz de extraer oxígeno de la atmósfera para su uso por los astronautas que visiten el planeta. Porta también un pequeño helicóptero bautizado como Ingenuity, de menos de 2 kg de peso, con el que se harán incursiones cercanas para seleccionar los lugares por los que se moverá el rover.







El equipo del profesor Sánchez Lavega participa en el instrumento MEDA que ha sido desarrollado en el Centro de Astrobiología-INTA en Madrid. Se trata de una estación meteorológica que dispone de numerosos sensores para conocer continuamente el estado de la atmósfera, y en particular estudiar las características del polvo en suspensión. “El polvo está siempre presente en la atmósfera de Marte y constituye una fuente de problemas para los instrumentos y un peligro para la exploración humana del planeta. Pretendemos estudiar sus propiedades y sus ciclos diarios y anuales”, declara Sánchez Lavega.







Por su parte, el equipo del profesor Madariaga participa en el instrumento SuperCam y en distintos grupos de trabajo de la propia misión. “El instrumento SuperCam es el más complejo sistema espectroscópico para hacer análisis a distancia. Cada una de sus unidades aporta una parte de información que combinada va a permitir hacer no solo análisis químicos como hasta ahora ha estado haciendo su predecesor Curiosity, sino también análisis petrográfico, algo que ninguna misión anterior a Marte ha podido hacer”, declara Juan Manuel Madariaga, director del Grupo de Investigación IBeA (Investigación e Innovación Analítica) de la UPV/EHU.

Además de participar en el desarrollo de la SuperCam, IBeA ha trabajado en los grupos que eligieron el sitio de aterrizaje, que mapearon el cráter Jezero, que definieron posibles trayectos de Perseverance, y sobre todo en el Grupo de Ciencia del Retorno de Muestras. “Perseverance va a tomar 40 muestras en el global de la misión, las cuales serán recogidas por otro rover que enviará la Misión de Retorno de Muestras (ESA y NASA conjuntamente). Esa misión las colocará en una esfera que se pondrá en órbita de Marte y que será recogida por otra nave que las traerá a la Tierra. Aspiramos a ser uno de los laboratorios que analice esas muestras dada nuestra capacidad de hacer análisis químicos no destructivos”, comenta ilusionado el profesor Madariaga.







Perseverance se une a su hermano el rover Curiosity y a la plataforma Insight, ambos de NASA, en una investigación combinada desde diferentes lugares en el planeta. En el mes de mayo se espera que el pequeño rover Tianwen 1 de la agencia espacial de China se sume a esta “invasión marciana”. Además, desde la órbita, una batería de ocho naves, escudriñarán y apoyarán estas misiones. Perseverance estudiará al detalle durante un mínimo de un año marciano (687 días terrestres) las características de la superficie y atmósfera en el cráter Jezero, y si todo marcha bien es posible que, como las misiones anteriores, su exploración se extienda durante varios años.







Te puede interesar

Ionogeles para baterías de sodio
  • Sonia Alfonso Sánchez 31 diciembre 2020
Ionogeles para baterías de sodio
Salvar al perro pastor vasco
  • Sonia Alfonso Sánchez 31 diciembre 2020
Salvar al perro pastor vasco