lunes, 18 de enero de 2021

13 mentiras sobre el COVID-19 que aumentan el peligro de contagio

La siguiente guía recopila los consejos y los datos que debemos ignorar si queremos superar con éxito la pandemia


  • whatsapp
  • linkedin








En este contexto de confinamiento y pánico se multiplican las dudas sobre cómo actuar y qué creer respecto al coronavirus (COVID-19). ¿Estamos protegidos si tomamos mucha vitamina C?¿Ajo, o vino?.







La siguiente guía recopila los consejos y los datos que debemos ignorar si queremos superar con éxito la pandemia:







Prevención: Recomendaciones que no funcionan

  • La orina infantil: La orina no mata los virus ni las bacterias, más bien al contrario, ya que puede contener pequeñas cantidades de material vírico o bacteriano. Por ello, lavarse las manos o limpiar superficies con orina infantil no protege frente a la COVID-19. Lo recomendable es usar un desinfectante a base de alcohol o agua y jabón.
  • La vitamina C: Las supuestas bondades de la vitamina C frente al coronavirus se han prodigado de muchas formas. Entre ellas, vídeos de una doctora que aseguraba haber curado a enfermos con un tratamiento basado en esta vitamina o audios de una presunta estudiante china de Ciencias Médicas que la recomendaba para “prevenir la COVID-19”.

No es así: la OMS dice que ningún alimento protege frente al nuevo coronavirus.







Sí que existe el debate sobre las propiedades de la vitamina C para curar resfriados, ya que, al parecer, en grandes dosis pueden ayudar a reducir su duración, pero no evitan el contagio.







  • Té caliente de limón y bicarbonato: Beber agua caliente no evitará que contraigamos la COVID-19, así como tampoco su mezcla con limón y bicarbonato, un “mejunje casi divino” cuyo origen se atribuye a Israel.

La "alcalinización del sistema inmunológico" que supuestamente se consigue por consumir una mezcla de limón y bicarbonato no es real y, del mismo modo, tampoco refuerza las defensas inmunológicas.







"En personas sanas, la dieta no afecta de forma significativa al pH de la sangre, aunque pueda modificar el de la orina", precisa el experto en Nutrición Joe Leech.

  • Comer ajo: El ajo es un alimento saludable que puede tener algunas propiedades antimicrobianas, pero no se ha demostrado que comerlo proteja contra el virus que causa el brote actual.
  • Beber mucha agua: Otros consejos difundidos por “unos médicos japoneses” hablaban de beber “agua cada 15 minutos y que la garganta nunca esté seca” para evitar el contagio.

La OMS y otros especialistas no creen que esto impida el avance de la enfermedad: "Otra tontería que no está recomendada por ningún organismo o institución sanitaria", apunta Jaime Barrio, del Consejo Científico del Colegio de Médicos de Madrid.

Curas: Sustancias que no sanan 

  • El clorito de sodio: Las supuestas bondades del clorito de sodio han sido difundidas sobre todo a través de vídeos, en los que se llega a asegurar que es posible superar el coronavirus si lo tomamos a diario, rebajado con agua.

Eso sería casi como tomar lejía, según la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) estadounidense.

No en vano, se trata de un químico empleado para blanquear textiles y papel en la industria y no solo no es eficaz contra el coronavirus, es ilegal.

El clorito sódico es recomendado desde hace tiempo por la pseudociencia para tratar múltiples enfermedades o trastornos psicológicos.

  • El vino: Una noticia positiva apareció en medio del drama por la propagación del virus a escala mundial: “La supervivencia del coronavirus en el vino es imposible” y “un consumo moderado puede ser beneficioso frente a la enfermedad”.

Lamentablemente, no hay ninguna evidencia de que el vino ayude a combatir el coronavirus, al igual que ocurre con el resto de bebidas y alimentos. Al discurrir por vía digestiva, no influye en la proliferación del virus, que "afecta sobre todo al pulmón".







Te puede interesar