domingo, 17 de enero de 2021

¿Sabes si tu nickname es realmente bueno en redes sociales y videojuegos?

A veces, un buen nombre es mucho más de lo que parece.


  • whatsapp
  • linkedin








La elección de un buen nombre para redes sociales y videojuegos no es sencilla. Ocurre con este fenómeno lo que también le sucedió a la generación de los niños nacidos en los 90, que cuando comenzaron a utilizar por primera vez el correo electrónico escogían nombres realmente chistosos y que, con el paso de los años, se han convertido prácticamente en una rémora.







Por supuesto, estas cuentas están muy alejadas de una utilidad profesional como tal y, si siguen abiertas, se han quedado solo para un uso muy personal y limitado, totalmente alejado de tareas profesionales.







Hoy en día, los videojuegos, las redes sociales y plataformas como YouTube son un escenario que agrupa a millones de gamers, y todos ellos se distinguen por su nickname. Os mostramos algunos consejos para elegir un nick atractivo y con visibilidad, sin caer en errores comunes.







El nickname frente al name, un primer consejo

El nickname no es un name, es decir, no es un nombre. Los gamers no se llaman en realidad como aparece en su nickname, sino que este es un apodo, un sobrenombre, un alias para distinguirse del resto de participantes de la comunidad.







El nick se ha de escoger de manera personal, intentando que defina nuestro modo de jugar, o que haga referencia a algún personaje animado que nos apasione, algún héroe de la infancia, un deportista famoso o cualquier otra referencia con la que nos sintamos cómodos.







En este sentido, una fórmula para hacerlo más llamativo es usar letras para nick, una práctica con la que conseguiremos adaptar ese alias a diferentes tipografías y fuentes más visibles, más atractivas para otros miembros de la comunidad.

Optar siempre por el mismo nick para ser más reconocible como jugadores

La clave está en encontrar una fórmula con la que demos con el alias perfecto, pero llegar hasta este punto no siempre es fácil. Por ello, cuando se consigue, una opción interesante es repetirlo con frecuencia en diferentes redes o juegos, o bien crear pequeñas modificaciones pero que se asocien al nick original.

De este modo estaremos posicionándonos dentro de la comunidad, siendo reconocibles y, si el desempeño en los juegos o en la plataforma es positivo, también estaremos siendo relevantes. Este punto es importante, pues un buen nick no es sinónimo de tener éxito en los juegos ni los contenidos que se crean.

Los nicknames no son names

Parece un consejo ya repetido, el de usar un alias que nada tenga que ver con el nombre, pero ahora vamos más allá. En la comunidad gamer, intentar destacar es algo que buscan todos los que participan en ella y el nickname es una oportunidad para conseguirlo.

Por este motivo, a no ser que tu nombre sea especialmente diferente a los nombres más comunes, no es aconsejable. Igualmente, con un nickname que no sea un name real también se logra cierta anonimidad, es decir, separar la persona real de la persona que juega a videojuegos.

A no ser que te llames Max Power, como cuando Homer Simpson cambió su nombre para que la gente lo viera como un triunfador, usar el nombre real puede no ser una idea aconsejable.

Ni números ni caracteres especiales

Ya van quedando claros cuáles son los tips a seguir para elegir un buen nickname. Imaginación, confianza y no caer en errores comunes. Una vez se logra todo esto hay quien cree llegar hasta el alias perfecto, pero claro, como la comunidad gamer es tan numerosa, es muy posible que otra persona ya esté usando ese nombre.

La solución para esos casos es acompañar el nick de una serie numérica. Este consejo debería ser evitable, pues da la sensación de que se ha llegado al alias más tarde que ese otro gamer. Sin embargo, en algunas apps demandan el uso de números o caracteres especiales. Solo en esos casos, o bien cuando el conjunto de dígitos es muy significativo, parece buena idea acudir a esta práctica.

Cuidado con los juegos de palabras

Otro aspecto importante en la elección del nick es no dar la sensación de que se está siendo muy infantil ni excesivamente irónico o chistoso. Es una costumbre, más o menos extendida, que los gamers de menor edad, que aún son niños, utilizan palabras como Evil, Dragon, Dark, Thunder… para ganar entidad en su perfil. El uso de esas palabras suele determinar que la persona que está tras ese nick es un niño, aunque la realidad es que esto no es una ciencia exacta.

Ocurre igual con las x al principio y al final de los nombres, o con las mayúsculas y minúsculas donde no corresponde. Es verdad que el nickname no es un name, pero siempre es preferible adaptarse a los estándares ortográficos en la medida de lo posible.

Otra práctica muy común es acudir a juegos de palabras vulgares y ofensivos. Lo que el gamer cree que es un método que va a resultar atractivo para otros usuarios suele ser considerado como un hábito poco serio y nada original.

Y finalmente, si lo que queremos es un buen nickname, que sea original y llamativo, debemos sentirnos cómodos con él, escoger nombres personificados y que se ajusten a nuestra personalidad. Esto implica no buscar en Google, aunque sí podemos echar mano de su tienda, y descargar esta aplicación para convertir letras.







Te puede interesar