jueves, 25 de febrero de 2021

Veintisiete migrantes piden asistencia en Tenerife para legitimar que son menores de edad

Indican que los responsables del centro gestionado por la Cruz Roja están al tanto de la situación. Piden ayuda para contactar con sus abogados y resolverlo.


Veintisiete migrantes piden asistencia en Tenerife para legitimar que son menores de edad
  • whatsapp
  • linkedin






Un total de 27 senegaleses llevan protagonizando durante los últimos días una protesta en el Hotel Playa Real, situado en el municipio costero de Adeje. Los chicos sostienen que son menores de edad y que lo pusieron en conocimiento a los responsables del centro. Firmaron un papel cuando llegaron a la isla declarando que eran adultos influenciados por las personas que los atendieron en su llegada. Por ese motivo, solicitan con máxima urgencia ayuda con el objetivo de encontrar a un traductor y contactar con sus abogados para así resolver esta situación en la Fiscalía.







Cabe destacar que el grupo llevó a cabo una huelga de hambre, en la que además denunciaron la falta de apoyo por parte de la dirección del centro, gestionado por la Cruz Roja. Se vivieron momentos de máxima tensión con trabajadores de esta entidad. El único respaldo que han conseguido es el de un bloque de ciudadanos, que sienten la necesidad de ayudarles ante lo que consideran una injusticia social. En el mismo destaca Inés Delgado, quien le está brindando asesoramiento y explica en declaraciones a Columna Cero el estado en el que se encuentran.

“Ellos cuentan con certificados de nacimiento y cartillas de escolaridad mediante los cuales pueden demostrar que son menores de edad. Lejos de causar conflicto, lo único que quieren es que se reconozca este hecho. Simplemente, han hecho una sentada para que la dirección del centro gestionado por la Cruz Roja les facilitara sus contactos y números de teléfono con sus abogados con el fin de iniciar el proceso para demostrar su condición. Sin embargo, los responsables de la identidad optaron por mantenerse en silencio mientras ellos estaban sentados en el interior del recinto haciendo una huelga de hambre de manera pacífica. Las autoridades son conscientes de este hecho, ya que les explicamos que estábamos apoyando esta iniciativa. Para ello, mantenemos un contacto telefónico apoyando su iniciativa y trasladándoles nuestro apoyo a los menores. Nosotros no podemos acceder al recinto”, manifiesta Inés Delgado.







En este sentido, explica el supuesto trato desconsiderado al que los muchachos se han visto sometidos por parte de dos trabajadores de la mencionada institución. “Durante la jornada de ayer uno de los chicos sufrió un desmayo por el calor y los nervios. Estuvo tres horas tirado en el suelo, mientras los demás intentábamos fuera del recinto que le prestasen la atención médica necesaria. Llamamos al 112, pero como no vinieron contactamos con la policía y ellos actuaron dentro del establecimiento. Finalmente, se lo llevaron a un centro médico en el que se evidenció su deplorable estado. Afortunadamente, el menor ya está de regreso en el recinto y se encuentra bien de salud", indica.







Durante la sentada pacífica, uno de los chico se desmayó y la policía tuvo que intervenir para que recibiese atención médica | Cedida







Asimismo, matiza la tesitura en la que se encuentran en estos instantes y critica el trato recibido. “Los responsables del centro gestionado por la Cruz Roja no mostraron colaboración. Tenemos vídeos que lo demuestran y reflejan el poco interés a dialogar con los menores. Existen vídeos grabados por los menores mientras se encontraban realizando la huelga de manera pacífica. Los chicos nos aseguran que están recibiendo coacciones, amenazas de que como sigan así les echarán del establecimiento turístico e incluso de que no les van a dar alimentos y otros materiales por parte de algunos trabajadores de la entidad. Hay que destacar que dos de los empleados que aparecen en los materiales audiovisuales ya han sido despedidos de forma disciplinar, tras recibir nuestra queja de lo que estaba sucediendo a la entidad. Seguiremos poniendo en conocimiento de la identidad cada vez que esto suceda. Respetamos y apreciamos el trabajo de la Cruz Roja, pero denunciaremos las irregularidades que los menores puedan padecer".

Ante la Policía Nacional, mediando entre las partes, se negoció una tregua de 48 horas en los que los menores ponían fin a la huelga y recuperan la normalidad en el recinto. “Les dijeron que iban a intermediar en facilitar la comunicación con sus abogados y están a la espera de que cumplan su palabra. En el mediodía de ayer algunos empleados de la Cruz Roja ha estado identificando a los menores, pero desconocemos el propósito. Confiamos que todo llegue a buen fin por ambas partes”, comenta.







Para finalizar, exige el apoyo por parte de los medios de comunicación para proporcionar a la ciudadanía información y contribuir a que se hagan valer sus derechos. “Queremos hacer un llamamiento a la responsabilidad social, periodistas y profesionales de la comunicación. Ser migrante no es delito”, concluye.







Autor

Loida Cabeza

Te puede interesar