lunes, 21 de junio de 2021

Hachís: los narcos pierden 12.055 kilos en 15 días

Policías y guardias civiles culminan operaciones en Francia y España con decenas de detenidos, y la incautación de camiones, coches, dinero, armas, cuentas bancarias y mucho ‘chocolate’.


Hachís: los narcos pierden 12.055 kilos en 15 días
  • whatsapp
  • linkedin

Este recién estrenado 2020 tiene pinta de no ser un buen año para los narcotraficantes de hachís, a tenor de las tres primera y destacadas operaciones cerradas por guardias civiles y policías nacionales, en territorio patrio y en Francia, con un saldo en 12.055 kilos de paquetes de ‘chocolate’, llegado directamente de Marruecos. La última operación de Policía se salda con 18 detenidos en Alicante (8), Zaragoza (5), Granada (4) y Francia (1), de los que 14 han ingresando en prisión provisional, a los que han bloqueado 7 inmuebles en distintas provincias españolas, 32 vehículos y numerosas cuentas bancarias, junto con 2 cabezas tractoras, 7 remolques de camión de gran tonelaje, 6 vehículos y 2 máquinas compactadoras de cartón. Todo ello en los 10 registros practicados durante la investigación en Alicante, Granada y Zaragoza, donde este grupo tenía su central de transportes, con ramificaciones en las provincias mencionadas. Esa parece ser su tapadera: una empresa, aparentemente legal, que traslada muebles y mercancía de un lugar a otro y, entre hueco y hueco, le hacen sitio a las tabletas de hachís.

Redes internacionales

También de Francia parte la operación Tenebro de Guardia Civil, con 5.950 kilos de mondongo que llegadito del reino alauí, desembarcaban en Málaga, rumbo a Marsella y París. En estas pesquisas han arrestado a 26 sospechosos y practicado 19 registros en París, Marsella, Nerja, Marbella y Estepona (Málaga), se han incautado de 5.950 kilos de hachís, 750.000 euros, 5 vehículos de alta gama, incluido 1 sustraído en Francia y recuperado en nuestro país. La investigación partió de Nerja y el arresto de 4 personas que intentaron huir de la vivienda que vigilaban los agentes; dentro de la casa detuvieron a un quinto implicado y hallaron 2.100 kilos de hachís y varias placas de matrículas francesas. La investigación con la Gendarmería Francesa ha permitido incautar otros 3.850 kilos en suelo francés, donde se encontraban los cabecillas de la red internacional.

Redes mortales

Pero estas diligencias esconden mucho más que toneladas de hachís. Las redes de narcos han alcanzado una peligrosidad mortal. La operación arranca un año atrás, cuando los investigadores conocen que hay un grupo que se disfraza de policías para dar vuelcos a bandas de narcos. Con vestimenta e identificaciones propias de los cuerpos policiales asaltaban las naves donde sabían que los traficantes custodiaban los alijos. Parece que en más de una ocasión les ha funcionado este sistema de camuflaje, pero también parece que estos ladrones temían por sus vidas y las represalias de los narcos agraviados. Tras su pista, narcos y polis, dan con ellos cuando habían planeado entrar en una nave y matar a su custodio, para que recayera sobre él la culpa del robo de la droga. Pésimo plan, ya que los muertos no pueden llevarse las bolsas con tabletas de ‘choco’; más pésimo aún, cuando les han pillado con las manos en la pasta de resina.

Guerra de bandas

La guerra entre bandas que se libra en todas partes, pero con especial profusión en el sur español, da en ajustes que acaban con la vida de decenas de narcos cada año. La lucha territorial ha dado paso a las batallas por hacerse con el alijo. En esas, igual que los anteriores, también estaba una banda afincada en Sevilla (en las barriadas de Padre Pío-Palmete), que ha caído en el marco de la operación Reñidero. Estos 18 del clan no tenían bastante con sus 200 gallos de pelea, afamados en los corros ilegales de apuestas, sino que se habían organizado para dar vuelcos, vestidos con chalecos parecidos a los que llevaban los guardias civiles que les han echado las esposas en las muñecas: 17 de una banda que ocultaba en la finca registrada en San José de la Rinconada, 1.950 kilos de hachís, 3 armas cortas, 6 chalecos identificativos de Guardia Civil y luces de prioridad policial, tres vehículos (1 robado con placas robadas) y 46.000 euros. Han hecho 16 registros en domicilios y naves de Sevilla, Lebrija, Paradas, Marchena, Alcalá de Guadaira y Dos Hermanas.

Redondean esos más de 12 toneladas de hachís, una actuación de los agentes de Melilla, que no por rutinaria en su día a día tiene menor importancia. Lo de siempre para ellos: vehículo, maletas, tabletas y, al final: 80,3 kilos de esa sustancia que tanta demanda tiene, y que se va a poner ‘por las nubes’, ante estas barridas que, posiblemente, hayan limpiado un poco el mercado que, por otra parte, parece tenor un stock infinito.

Te puede interesar