viernes, 18 de junio de 2021

Cae la banda de El Tomate y Los Candelas acusados de narcotráfico, con 7.700 kilos de hachís

Hay 45 detenidos y han sido intervenidas 7 embarcaciones, 8 armas de fuego y 91.000 euros, a este clan sospechoso de traer chocolate, a través del estuario del río Guadalquivir.


Cae la banda de El Tomate y Los Candelas acusados de narcotráfico, con 7.700 kilos de hachís
  • whatsapp
  • linkedin

Agentes de Guardia Civil y Policía Nacional, en la operación Candela-Narh, han desarticulado en Cádiz una de las organizaciones de narcotraficantes más activas del sur de España. Los miembros de esta organización introducían la droga por vía marítima, en embarcaciones nodriza con las que accedían al estuario del río Guadalquivir. En marcha desde junio, la operación ha concluido con la detención de 45 personas, entre ellas el cabecilla, conocido como El Tomate. La fase más importante se llevó a cabo en septiembre, con la colaboración de la Agencia Tributaria.

El Tomate y Los Candelas

Los detenidos acercaban la droga a la desembocadura del río Guadalquivir con embarcaciones nodriza de dos formas, con potentes semirrígidas y con una pequeña flota pesquera, con base en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz).  Estos barcos eran propiedad de los cuñados de El Tomate, Los Candelas. Para minimizar las posibilidades de perder toda la carga, dividían los alijos de y los traspasaban a barcos más pequeñas y discretos desde El barco del arroz.

En las persecuciones realizaban maniobras muy agresivas y peligrosas, que llegaban a poner en grave riesgo la integridad de los tripulantes. Concretamente, en agosto, en uno de los alijos frustrados, los narcotraficantes encallaron dos de sus narcolanchas en la zona de baño de Sanlúcar de Barrameda. En su intento de huida dejaron las embarcaciones en la arena, pero fueron arrestados por los agentes que les esperaban en tierra.

Miedo a los vuelcos

El grupo tomaba medidas de seguridad, para evitar ser detectados por la policía, hacían poco de teléfonos y no dudaban en utilizar armas de fuego, para defender su mercancía de posibles vuelcos, entre otras bandas de narcotráfico; ese miedo les llevó a disparar a varios agentes a los que confundieron con unos rivales. La operación ha culminado con la detención de 45 personas y la incautación de más de 7.700 kilos de hachís, en los diferentes registros practicados. Además, se han intervenido 7 embarcaciones, 8 armas de fuego, 7 coches (tres de ellos robados), 91.000 euros y 2.150 litros de combustible.

Te puede interesar