domingo, 13 de junio de 2021

Mata de hambre y sed a 346 cabras para cobrar la subvención ganadera

Entre los cadáveres han sobrevivido 36 ejemplares, en un estado deplorable, que los agentes atendieron de inmediato. La presunta autora de esta matanza es una mujer de 47 años.


Mata de hambre y sed a 346 cabras para cobrar la subvención ganadera
  • whatsapp
  • linkedin

Agentes del SEPRONA de la Guardia Civil, han detenido de una mujer, en la comarca de la Litera (Huesca), como presunta autora de un delito de maltrato animal. Durante una inspección rutinaria a la explotación ganadera, han localizado 346 cabras fallecidas por inanición en diferentes estados de descomposición y 36 ejemplares en condiciones deplorables, encerradas sin comida ni agua, por lo que los agentes procedieron de forma urgente a facilitarles alimento.

Impecable trabajo del SEPRONA

Por tal motivo, la Guardia Civil detuvo a la propietaria de la explotación, una mujer de 47 años. Posteriormente, los agentes dieron aviso a la Dirección General de Alimentación y Fomento Agroalimentario de la Diputación General de Aragón (DGA), para que se tomasen las medidas encaminadas a garantizar la supervivencia y bienestar de los pocos ejemplares que quedaban vivos. Igualmente se realizaron gestiones con el Servicio Provincial de Desarrollo Rural y Sostenibilidad de la DGA en Huesca para coordinar la retirada y destrucción de los cadáveres.

6 imputados

En 2016, en el desarrollo de la operación MAXIMUS, se detuvo o imputó a un total de 6 personas, por sendos ilícitos de maltrato animal.

La operación ha sido desarrollada por la patrulla del SEPRONA de Monzón y la Sección del SEPRONA de la Guardia Civil de Huesca.

Las diligencias instruidas, junto con la detenida, fueron entregadas en el Juzgado de Instrucción nº 1 de Monzón, el cual decretó la libertad con cargos.

Desde luego….

Cuando he leído la nota informativa, cándida de mi, he pensado que la ganadera pasaba por tremendos apuros económicos; aún así, no es excusa de nada, porque siempre las puedes entregar, dar, ceder y mal vender. Pero cuando he hablado, hace unos minutos, con la Guardia Civil, me he arrebatado toda. Resulta que esta individua, compra cabras para cobrar la subvención, las encierra y las deja morir de hambre y sed. Qué asco más grande! Puedo sospechar y sospecho que lo ha hecho más veces. Jo! Pobrecitos los chavales del SEPRONA que se encontraron semejante panorama. Y, en libertad con cargos? Poco me parece, para tamaña matanza, por cuatro cuartos de mierda.

Te puede interesar