miércoles, 23 de junio de 2021

Nuevo fraude a la Seguridad Social en Madrid y Granada, superior a 1,3 millones

La policía arresta a cinco personas e investiga a otras cuatro, por creación de empresas ‘exprés’, impago de cuotas, inventarse alquileres, todas en la venta de carne.


Nuevo fraude a la Seguridad Social en Madrid y Granada, superior a 1,3 millones
  • whatsapp
  • linkedin

Agentes de la Policía Nacional han detenido a cinco individuos e investigado a cuatro más, en las provincias de Madrid y Granada, por un supuesto fraude continuado a la Seguridad Social. Los arrestados, a los que también se les atribuyen delitos de falsedad documental y pertenencia a organización criminal, se apropiaban de las detracciones de las nóminas de los trabajadores que están destinadas a pagar las cotizaciones sociales. El volumen del fraude investigado asciende a 1.360.054,42 euros.

La investigación se inició en agosto de 2016, a partir de una denuncia de la Unidad de Coordinación de Lucha Contra el Fraude de la Dirección Provincial de la Tesorería General de Granada, en la que se daba cuenta de una serie de indicios delictivos detectados en varias empresas, dedicadas a la compra venta de carne de animales de abasto y a la venta de productos cárnicos derivados, detallados en un informe, que ha sido elemento clave para la investigación.

Sucesión empresarial

Con los datos del informe de la Tesorería General y la información de los investigadores, se comprueba que utilizaban un sistema de sucesión empresarial para cometer los delitos. Esta forma de actuar se basa en el trasvase de trabajadores de unas mercantiles a otras, en el uso de domicilios falsos, la simulación de contratos de alquiler de negocios, la carga económica entre activos patrimoniales del mismo grupo, así como de la subrogación fraudulenta de trabajadores entre las empresas, que funcionaban de hecho como grupo empresarial. En definitiva, con esta práctica pretendían eludir el pago de las cuotas a la Seguridad Social.

Empresas ‘exprés’

También se descubrió que el entramado contaba con la colaboración de un economista especializado en la creación rápida de empresas (Self Companies), por 2.000 euros, que incluían en un testaferro al frente de la misma, y permanecían ‘dormidas’, hasta que terceras personas empezaban a operar con ellas de forma encubierta en el tráfico jurídico mercantil.

Finalmente las investigaciones pudieron constatar, además en las irregularidades en la creación de empresas, una serie de anomalías por parte de los responsables a la hora de pagar las cotizaciones sociales. Las cuotas, a pesar de que previamente eran detraídas de las nóminas, no se ingresaban en la Tesorería General de la Seguridad Social, lo que significa una apropiación indebida de esas cantidades, que ha sido sistemática y prolongada en el tiempo.

Te puede interesar