contador web

La vía de la coca Colombia-Portugal-Galicia suma otros 8 arrestados y 430 kilos incautados

Por EDURNE GARCÍA ORDÓÑEZ. 22/01/2019

La operación Falla es otro golpe a los narcos, empeñados en ocultar la droga en cajas de fruta, que importan empresas legales, que viven de la renta del estupefaciente, una generación más.

  •  Marca de la alta calidad de la coca y de su dueño.
    Marca de la alta calidad de la coca y de su dueño.
  • Cocaína entre bananas.
    Cocaína entre bananas.
Portugal
Colombia
Galicia
narcotrafico

Tras el narcotráfico, las informaciones llegadas de EEUU a través de la DEA, autoridades colombianas, portuguesas y Policía Nacional, han dado en el arresto en España de 8 sospechosos de estar detrás de un cargamento de 430 kilos de cocaína; alguno, vecino de las localidades gallegas de Villagarcía de Arosa y San Ciprián de Viñas,  junto con cuatorianos y colombianos.

 

La redada fue el viernes, 18, después de que 2 días antes, el 16, llegara al puerto de Leixões (Oporto), un buque que había partido de un lugar indeterminado de la costa colombiana con mercancía de Guayaquil (Ecuador); con destino a una importadora de frutas de Orense; con frutas: sí, bananas, y lo que ha resultado ser cocaína. Ahí, está alertada Policía Nacional y la Agencia Tributaria, que hacían en simultáneo registros en Madrid y en las localidades gallegas. Donde han aprehendido 70.000 euros, varios vehículos de alta gama, decenas de móviles y documentación de la importación de la cocaína. En estos momentos, la operación continúa abierta y no se descartan nuevas detenciones.

En abril (2018), la Policía Nacional detectó reuniones en Orense entre un mayorista de la fruta, un conocido narcotraficante de la localidad pontevedresa de Villagarcía de Arosa y el representante de una oficina colombiana asentada en Madrid y que iba a usar una vía de entrada de coca, a través de un puerto gallegos. Decidieron que la droga llegara a España oculta en una mercancía legal de bananas, a Oporto en barco y a Galicia en camiones.

Cuando llegó a la sede de una empresa situada en San Ciprián de Viñas (Orense), se detuvo a todos los implicados. En la propia nave se encontraban, además del frutero importador, su hombre de confianza y los notarios del grupo exportador, que atestiguan que la droga llegaba al destino. El dispositivo paralelo establecido en Madrid y en Villagarcía de Arosa, dio como resultado la detención de nuevos implicados.

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar