jueves, 24 de junio de 2021

Otro caso de chantaje y acoso en la red, entre menores de edad, en Madrid

La Policía Nacional detiene a un chaval y lo pone ante la Fiscalía de Menores, por amenazar a una joven con difundir los vídeos sexuales que ella le envió, en redes sociales.


Otro caso de chantaje y acoso en la red, entre menores de edad, en Madrid
  • whatsapp
  • linkedin

La policía ha detenido a un chaval, como presunto autor de un delito contra la libertad sexual, amenazas y coacciones sobre una menor. Los jóvenes, ambos menores de edad, iniciaron el contacto telefónico en noviembre, intercambiando de forma voluntaria, fotografías y vídeos de contenido sexual.

A finales de diciembre de 2016, a raíz de la denuncia interpuesta por la joven, en la que manifestaba que llevaba un tiempo intercambiando mensajes de texto, fotografías y vídeos a través de WhatsApp. Tras un mes de intercambiar material voluntariamente, el joven le pidió más vídeos con un elevado contenido sexual y, ante su negativa, fue amenazada con difundir en redes sociales todo el material gráfico de carácter sexual que tenía en su poder.

En febrero, los investigadores identificaron al titular del teléfono del que se habían enviado los mensajes; fue apresado y puesto a disposición de la Fiscalía de Menores.

Epidemia de casos

La epidemia de enviar fotos y vídeos sexuales alcanza, en su mayoría, a quienes no deben de leer en los medios informativos lo que ocurre con ese material. Las chicas de hoy tendrían que estar ‘más al loro’ de sus envíos y publicaciones en la red, para evitar chantajes, acosos, manipulaciones y cosas peores.

Internet y las redes sociales son herramientas muy útiles cuando se conoce su alcance y dimensión. El empleo masivo e indiscriminado no trae nada bueno y, menos, cuando se exhibe la intimidad a un mundo desconocido y cuasi infinito.

No se me ocurre pensar que dejemos en manos de nuestros menores una motosierra para podar un rosal, porque la motosierra, que es una herramienta útil no es apta para menores, ni para mayores sin conocimiento. El rosal hay que podarlo, pero con la tijera adecuada. Quizás pongamos en manos de los menores útiles que no saben manejar.

El número de denuncias por acoso y extorsión en la red, aumenta; lo que significa que el número de delitos de ésta índole lo hace multiplicado por 100, como poco. Ojo a la rapidez de los pulgares con que se usan las redes y más cuidado con los envíos.

Te puede interesar