contador web

SUCESOS | EL CRIMEN SUCEDIÓ EL 4 DE FEBRERO DE 2017

La Policía pide colaboración para identificar la voz que informó de un homicidio

Por EDURNE G. ORDÓÑEZ. 26/09/2018

La víctima era un hombre de 81 años, que falleció asfixiado tras ser maniatado, amordazado y abandonado, en un asalto al local donde acudía por las mañanas a cuidar a sus pájaros.

homicidio
Santander
voz
sospechoso
Identificar

¿Reconoces esta voz? La Policía Nacional pide la colaboración ciudadana para identificar este audio, en el que un hombre, al parecer, podría estar vinculado a un homicidio ocurrido el 4 de febrero de 2017, en Santander. El hombre llamada a Cruz Roja de Madrid, desde una cabina telefónica de la capital alavesa, para avisar de que posiblemente dos ancianos estén heridos y da la ubicación de donde se encuentran.

Los investigadores han habilitado el teléfono 609 777 867, disponible las 24 horas, para que cualquier ciudadano aporte datos sobre el audio y poder identificar al comunicante anónimo.

El 4 de febrero del año pasado, uno o varios asaltantes entraron en el local de Santander, al que un hombre, de 81 años, acudía cada mañana a cuidar de sus pájaros. El anciano fue sorprendido, intimidado, maniatado y amordazado. A continuación, el autor o autores, fueron a su domicilio, donde estaba la compañera sentimental de la víctima.

Intimidan a la mujer, la amenazan y le atan las manos. El objetivo era el dinero y las joyas que guardaban en la caja fuerte de su domicilio santanderino. Con el botín, el asaltante o asaltantes, huyeron del lugar. A las 09:02h del día siguiente (domingo, 5), y desde una cabina de la calle Paula Montal, de Vitoria-Gasteiz, un hombre que no se identifica, llama a la Cruz Roja de Madrid, para informar de lo sucedido. Dice que hay dos personas de avanzada de edad, que podrían estar heridas, e indica cómo llegar hasta ellas.

Los agentes acuden al local donde estaba el anciano y lo encuentran muerto; la causa: asfixia, provocada por la mordaza que le habían puesto.

La voz dice: “me he enterado que hay una persona que está en su casa y quiero dar las señas, para que vayan a sacarla”. En este segmento de la grabación hace referencia a una mujer, a la par que se le nota el acento vasco. Se denotan dos curiosidades más: habla de un peligro en Santander, desde Vitoria-Gasteiz y llama a Madrid porque, como él explica: “no quiero llamar a la policía, quiero que llame usted”.

Las explicaciones que ofrece de cómo llegar al local y a la vivienda, son extremadamente detalladas. “Ella no puede coger el teléfono”, ¿cómo lo sabe?; “tiene que ir a esa dirección, que está solo cerrada con el quisquete; tendrá que tirar la puerta a bajo o lo que quiera”, ¿también tiene este dato?

“¡No, por Dios!” Se irrita el hombre, ante las preguntas del receptor de la llamada: “te explico esto, escúchame bien”, el tono implica urgencia y necesidad de que su mensaje llegue con claridad y precisión, por lo que da todo tipo de indicaciones de dónde está la vivienda, la calle, cómo se accede, qué características tiene la puerta del local, cómo dar con el, como son los locales de alrededor: “tiene una persiana amarilla, y la lonja de al lado tiene un cartel de se vende o se alquila”.

Palabras muy vascas: ‘quisquete’, ‘lonja’, y (quiero dar las) ‘señas’, que se emplean con frecuencia, principalmente en Bilbao. Hay otro detalle. La conversación la inicia con “hola, buenos días; oye, ¿tienes ahí un papel  y un bolígrafo a mano, que tengo que darte una información”.

La persona que habla tiene formación y una educación convencional (no es un ratero de calle); habla rápido, fluido, con claridad, urgencia y nerviosismo, y quiere que a su interlocutor le quede claro el mensaje: “¡escúchame bien!”.

Conoce Santander y con detalle el lugar del suceso; por los datos, no parece que sea ‘algo’ que alguien le haya contado (“es una cuesta arriba y, entonces, donde acaba la cuesta hay una pared y una casa; entonces, a la derecha hay una calle que no tiene circulación…); un largo mensaje.

Más cosas. Según describe Policía Nacional en su nota, el asalto al anciano se produce en la mañana del 4 de febrero, que es sábado. Se deduce del audio que para llegar hasta la víctima hay que conocerle y conocer su costumbre de acudir a cuidar de sus pájaros. Además, sabe o saben que guarda dinero y joyas en su domicilio, que puede ser un buen botín. Pero, ¿hay improvisación?, ¿por qué no esperar a que el anciano estuviera solo en su domicilio?, ¿qué descripción ha dado la mujer del suceso?, ¿por qué llama a Cruz Roja de Madrid? La investigación sigue en marcha.

NOTICIAS AL ALZA ...

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar