domingo, 20 de junio de 2021

Macro operación policial: 200 agentes, 21 detenidos y bloqueo de 30 propiedades

Coches, barcos, inmuebles, cuentas bancarías: 15 años de presunta venta de hachís, ha proporcionado una vida de lujo a los búlgaros, croatas y españoles arrestados.


Macro operación policial: 200 agentes,  21 detenidos y bloqueo de 30 propiedades
  • whatsapp
  • linkedin

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una supuesta organización de traficantes de hachís, que ha operado en España cerca de 15 años. En la investigación, registros y detenciones han participado 200 agentes, que han dado con el arresto de 21 persona, de nacionalidad croata, búlgara y española.
Los policías se han incautado una importante cantidad de hachís, embarcaciones, vehículos de alta gama y otros bienes de valor, y se han bloqueado más de 30 inmuebles, todos los vehículos, embarcaciones y cuentas bancarias de los apresados.

Diciembre, 2015

La operación se inició en diciembre de 2015, sobre un grupo búlgaros, croatas y españoles, asentados en Málaga y Cádiz, de los que se sospechaba que introducían hachís en España, para distribuirlo a escala europea, dirigidos desde Gibraltar.

En las primeras pesquisas se comprueba la sólida estructura personal, mercantil e inmobiliaria de la organización, que utiliza varias naves industriales, almacenes, domicilios de seguridad y vehículos modificados, para el transporte seguro de la droga. Además, tras varios meses de trabajo policial, se pudo conocer que los sospechosos llevaban en el mercado español de la droga, unos 15 años.

La banda tenía una nave alquilada en un polígono de la periferia de Granada, a la que iba un camión, con matrícula de Estonia, sospechoso de transportar grandes cantidades de hachís y dinero en efectivo, oculto en la cabeza tractora del vehículo. En esta nave, utilizada a la vez como inmueble de seguridad, los agentes encontraron la droga, escondida en un camión que venía de La Línea de la Concepción (Cádiz).

Se cree que, una vez en el almacén, el hachís se distribuía desde España a otros países, en distintos vehículos. Después de seis meses de investigación, se interceptó al camión en un control de La Junquera (Girona). En el suelo de la cabina había un hueco, bajo una nevera donde se hallaron tres paquetes plastificados con más de 130.000 euros.

Colaboración con Francia

En la segunda fase de esta investigación, los agentes averiguaron que estaban preparando el envío de una importante cantidad de droga, desde Granada hasta Estonia. Coordinados con las autoridades francesas se detuvo el vehículo que transportaba el hachís, cerca de Perpiñán (Francia).Ocultos en el camión, que operaba bajo la cobertura de una supuesta cooperativa dedicada al transporte de productos vegetales, se encontraron 111 kilos de hachís, con rumbo a Estonia. Los policías de Perpiñán detuvieron al conductor, que entró en prisión por un supuesto delito de tráfico de estupefacientes.

Tercera fase

Diez días después de esta detención, los sospechosos hacen un nuevo transporte de hachís, que es interceptado por agentes de la Comisaría de Marbella. Al parecer, el vehículo partía con destino a una conocida urbanización, en la que estaba prevista la descarga de la droga en una vivienda ocupada por varios individuos de Estonia, encargados de almacenarla y distribuirla a escala internacional. Una inspección más minuciosa del vehículo dio en localizar 103 kilos de hachís, por lo que se detuvo al conductor.

200 efectivos y 18 registros domiciliarios

Identificados los miembros de la organización, los almacenes y las naves industriales que utilizaban, 200 policías participaron en la detención de otras 19, de los delitos de tráfico de estupefacientes, blanqueo de capitales, tenencia ilícita de armas y asociación ilícita.

En los 18 registros domiciliarios practicados en Marbella y Mijas (Málaga) y La Línea de la Concepción (Cádiz), se intervinieron 12 vehículos de alta gama, 200.000 euros en efectivo, tres armas de fuego, más de 150 teléfonos móviles, numerosos equipos informáticos, cuatro teléfonos satelitales, 38 equipos de radiotransmisión, seis dispositivos GPS marítimos, una baliza GPS, un uniforme completo de la Guardia Civil, varias máquinas envasadoras al vacío, así como hachís en diversas cantidades.

Puestos los detenidos a disposición judicial, se ordenó el ingreso en prisión de 12 personas, a los que se suma el del miembro de la organización detenido en Francia y el decreto de prisión provisional para el detenido en Marbella pocos días antes.

Te puede interesar