domingo, 14 de agosto de 2022

Enferma humanidad

Mientras le quito un chupón a la espléndida tomatera, me pregunto: ¿cuándo empezó todo esto?; ¿tal vez aquel 2018, cuando la Casa Blanca reclamó más aranceles a China?; quizás.


Enferma humanidad
  • whatsapp
  • linkedin

Se liaron a golpes de pecho, bajo acusaciones de prácticas de comercio desleal; Donald Trump quería más dólares, para dejar pasar productos chinos; los de la República Popular, se mosquearon y contraatacaron con la misma moneda a los envíos americanos; el cabreo subió de tono y el estadounidense ordenó a Google que cortara el grifo a los asiáticos y, claro, los de esa parte del globo, le dieron un corte de mangas con su Huawei; al poco, China habla de un tal Covid-19, del que no deja de decir lo uno y lo contrario, mientras su enemigo público le imputa haber fabricado el virus en uno de sus laboratorios. El virus mutante ha infectado (cifra oficial) a más de 5.000.000 de personas, en un planeta habitado por unos 7.000 millones de ciudadanos, para los que evitar la enfermedad significa interactuar a 2 metros de distancia.

Que toda esta movida es una cuestión de pelas, tiene poca vuelta que darle; más, cuando observas a los mandatarios de las mayores potencias económicas del mundo, negarse a pagar lo que les toca, en ese juego de importación-exportación, que han convertido en la perversión de las poblaciones, por tener la necesidad de más poder, más dinero, más control, más voz, más satisfacción, más destrucción… Quieren ser los primeros y sobresalir en este inmenso cubo de basura en que han convertido el planeta, donde escasea el agua potable y sobra el plástico; donde hay trabajadores pobres y profesionales que nunca ejercerán de lo suyo; donde te toman la temperatura para saber si ere uno de los infectados y apartarte al confinamiento, con vista a la última generación de móviles. Cuando ellos hablaban de aranceles a unos cientos de productos y nosotros estábamos en la rueda del hámster, en realidad negociaban quedarse con la humanidad enferma, y enfermarla hasta las últimas consecuencias, porque cansados de saber que cuentan con todo lo nuestro, les faltaba arrebatarnos lo último: la vida.

  • whatsapp
  • linkedin

Te puede interesar

¿Qué es  namasté?
  • Ana Mancheño Morales 15 septiembre 2020

¿Qué es namasté?

Desde las verjas del patio de un colegio, por Lauro Dobao Díaz
  • Carlos Alberto Sánchez Pontón 21 junio 2021

Desde las verjas del patio de un colegio, por Lauro Dobao Díaz

2021 ¡Devuélveme mi vida anormal!
  • Ana Mancheño Morales 31 diciembre 2020

2021 ¡Devuélveme mi vida anormal!