jueves, 9 de diciembre de 2021

El Inter se adjudica un puesto en la final recuperando la pegada

El equipo madrileño es el primero en estar en la final de la Copa de España tras golear al Palma por cuatro goles a uno.


El Inter se adjudica un puesto en la final recuperando la pegada
  • whatsapp
  • linkedin

La primera semifinal dejaba dudas para el espectador. Las dudas rondaban sobre la actitud de los insulares: ¿saldría el Palma con un atrevimiento voraz o resistiría atrás para emular el glorioso planteamiento que horas antes había llevado al Zaragoza a semifinales?. Las ideas de los madrileños apenas ofrecían debate, ya que su estilo directo nunca se ha sacrificado bajo el mandato de Jesús Velasco. La exigencia, como de costumbre, era la máxima tras quedarse huérfano de los pesos pesados en la Copa ya consagrada como la de las sorpresas a expensas de que un ganador humilde tocara el cielo

Martín López repitió la estrategia inicial que le llevó a que El Pozo sucumbiera ante su fútbol. Paradinsky quedó relegado en el banquillo y cuando Inter comenzaba a dar señas de adelantarse, el técnico introdujo la solvencia del ala y tuvo un efecto inminente. Palma se adelantó con cuatro minutos disputados, consciente de que una ventaja con tanto tiempo ante un rival de gran talante es peligrosa. El adelanto de los mallorquines no frenó la valentía con la que saltaron a la pista. Con una defensa motivada por la sublime actuación inaugural, Sarmiento seguía con su amplio repertorio de atajadas que le consagraron como mejor jugador de los cuartos de final.

El Inter no se deshizo y siguió el hilo que le conducía al ataque. No llegó a imponerse totalmente sobre el Palma pero fue acercándose a la portería de Nico conforme se agotaba el minutero del primer acto. Y Solano culminó el trabajo con un regate precedido de una autoasistencia con el poste. El ex jugador del Jaén puso igualdad justa para llegar al ecuador de la primera semifinal de la tarde.

La primera parte dejó sensaciones buenas para el Palma pero su rival no acababa de sentirse orgulloso de su trabajo. Sesenta minutos de juego había disputado Inter en esta Copa pero faltaba algo que va clavado en su identidad. Los de Torrejón de Ardoz no ofrecían todo el espectáculo al que habitúan. Por consiguiente, la segunda parte arrancaría con prisas y Humberto lo justificó. Su electricidad revolucionó al Palma, que no pudo controlarlo. En uno de sus intentos, llegó al segundo palo y remató a placer. El angustiado vigente campeón pudo respirar al fin. Y más tranquilo aun cuando seis minutos más tarde Elisandro tiró de picaresca para colarse entre la defensa y meter el balón parado entre los tres palos.

La final se aseguró cuando los azulones rompieron el partido con un contragolpe imparable por el talento de Nico Sarmiento y que finalizó Pola otra vez con todas las facilidades. Inter pasaba a la final en una edición donde el brillo no está asomando y sino que es el escudo el que está alimentando sus victorias.

  • whatsapp
  • linkedin

Te puede interesar