jueves, 2 de diciembre de 2021

El Inter no falla en su debut

El Inter Movistar vence por la mínima al Xota en un duelo repleto de tensión y fútbol trabajado.


El Inter no falla en su debut
  • whatsapp
  • linkedin

El Xota pisó el parqué del Palacio de los Deportes tan solo unos instantes después de que el Palma hiciera la primera gesta del torneo. Los mallorquines no sucumbieron ante un Pozo vacío de desacierto y que se encontró a un Sarmiento dispuesto a hacer historia. Quizás se contagió del espíritu guerrero del Palma, porque valor no le faltó en el juego posterior al pitido inicial.

Los navarros no renunciaron al tú a tú. Amparados bajo la resistencia que caracteriza a este equipo, el dominio y la presión fueron los entrantes de un partido que se postuló desde las voces críticas como el más atractivo de los cuartos de final. En frente estaba el Inter, defendiendo el título y confiado de que tiene la plantilla más talentosa de toda la competición. Con tanta confianza que se permitía el Elisandro de fallar la ocasión más clara en un cara a cara con Asier.

Ambos conjuntos eran conscientes de las cualidades del contrario. El respeto con el que se trataron fue notable: el único objetivo era franquear las líneas con simpleza. Hasta a Ricardinho le costaba sacar el asombro de los presentes. La primera parte se quedó huérfana de gol pero no de fallos descomunales. A Elisandro le quiso emular Rafael Rato cuando tan solo restaban diez segundos. Por consiguiente, Asier se creció en la jornada en la que los porteros estaban demostrando que ellos también pueden acaparar los focos cuando lo deseen.

Perdonar de forma reiterada fue el pecado del Xota. Se reanudó el juego y no cambió su plan pero sin embargo, el desacierto sí fue prolongado. Elisandro fue el más activo y consiguió quitarse la espina de la primera parte punzante por la facilidad de marcar. Dos regates beneficiados de su gran corpulencia le situaron con un espacio óptimo para el disparo y con precisión milimétrica fusiló a Asier. Un gol que quitaría la esencia que estaba caracterizando al partido. La intensidad de los navarros no bajó cuando la apariencia de gigante de los madrileños se desmelenó.

El Xota no perdió los nervios. Se quedó paciente y confiado en un estilo perfeccionista que le llevara progresivamente al área rival. No pudo ser con toque y con un estilo pausado sino con rapidez y perspicacia. Bynho robó en su campo y con una transición de libro, dejó en bandeja el empate a un acertado Martel. Una alegría efímera debido a la batuta de Ricardinho, que asistió a Rafael Rato para que con un tiro cruzado y cercano a la portería diera una contestación ejemplar al cuadro navarro. Dos a uno en un duelo que perdió la estabilidad con la nueva salida de vestuarios.

Los de Imanol Arregui no consiguieron un triunfo en un partido que pelearon incluso más que los agraciados. No se repitió la sorpresa que había inaugurado una edición de la Copa España que ha arrancado repleta de buen fútbol y espectáculo.

  • whatsapp
  • linkedin

Te puede interesar