contador web

DEPORTES | CRÓNICA LEGANÉS 0-1 REAL MADRID

Asensio evita la debacle

Por TOMÁS JIMÉNEZ. 18/01/2018

El Real Madrid consiguió la victoria por la mínima ante el Leganés en un duelo donde los de Zidane no consiguieron encontrar su juego

Madrid
Copa
Butarque
Leganés

El Madrid celebra el gol de Asensio | Foto: Diego Campoy Ortega

Las idas de Copa habían sido el único escenario donde el Madrid se había sentido a gusto consigo mismo. Quizás por la contrastada categoría o por el cambio de aires que supone pasar de la competición regular a una que se asemeja en formato a la anhelada Champions. Ese trofeo que ha alimentado la cosecha de éxitos del madridismo en la presente década.

La visita al sur de Madrid volvió al equipo de la Castellana más humano. Abandonó su habitual despliegue de potencial en los primeros cuarenta y cinco minutos y dudó. El Madrid, inmerso en las rotaciones coperas, no cedió el balón pero siguió negando el juego entre líneas. Los centros laterales volvieron a ridiculizar por momentos la impotencia ofensiva de Zidane, que anda buscando en el ecuador de la temporada un estilo que le devuelva la pegada.

El Leganés estuvo valiente, sin dar un paso en falso y con la mentalidad de que este Madrid sufre con mayor facilidad que en años anteriores. Garitano rotó pero no perdió la constancia que está caracterizando a este Leganés que ya roza los puestos europeos. La presencia del cuadro local fue permanente en territorio madridista, que sufrió la rotura temprana de Vallejo. En su lugar entró Nacho, que acompañó a Theo en una actuación brillante del lateral. Con permiso del goleador Asensio, fue el jugador más destacado.

Fueron Amrabat y Omar los culpables de que la ilusión se apoderara de Butarque. Su salida en el último cuarto de juego fue meditada por un Garitano ansioso por atacar al Madrid en sus horas flacas. Al despunte de ambos había que sumarle la entrada de Brasanac, que completó el triple cambio de atacantes de Asier. El Leganés arriesgó y el Madrid no pudo impedirse a una espontánea superioridad: solo la cruceta en un centro lejano de Tito anuló el gol de los pepineros.

En contrapartida, Zidane quiso reducir las armas del Leganés aplicando la lógica. Modric e Isco vieron la luz y proporcionaron la creatividad que tanto echa en falta el centro del campo del Madrid. No sirvió de mucho hasta que Asensio quiso salvar del bache –otro más- a Zidane.

Una jugada espontánea que puede significar el pase a semifinales ha cambiado las portadas de la prensa de mañana. Theo no quiso marcharse del Leganés sin dejar huella y de sus botas acabó saliendo el centro ganador. Asensio se desempolvó y regresó al perfil de jugador contundente que deslumbró a Europa cuando el calor todavía apretaba. Con un toque fino, que pareció calculado, fusiló a Nereo Champagne.

No sabemos que hubiera pasado si a Asensio no se le hubiera ocurrido tal remate. La improductividad de Zidane sigue repitiéndose, pero el Real Madrid quiso compadecerse de sus aficionados y no alargar la cadena negativa. Ahora queda que el Bernabéu complete un doble juicio, cuya primera sesión tendrá lugar este sábado ante el Deportivo de la Coruña. La exigencia madridista espera a una plantilla carente de calidad pero que aún se agarra a la Copa.

TAMBIÉN EN:
Fotogalería: Leganés 0-1 Real Madrid

Por DIEGO CAMPOY ORTEGA

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar