DEPORTES | LENDOIRO PIDE TAMBIÉN LA IMPLICACIÓN DE LA XUNTA DE GALICIA Y LA DIPUTACIÓN DE A CORUÑA, AHORA QUE "YA NO SOY PRESIDENTE", PARA RESOLVER LAS DEFICIENCIAS DE LA INFRAESTRUCTURA Y LA SEGURIDAD DEL ESTADIO

Lendoiro señala que la remodelación de Riazor no resuelve las demandas históricas del club

El ex presidente del Deportivo demanda al alcalde de A Coruña que aproveche la oportunidad para enmendar los diferentes problemas de seguridad e incomodidad de la actual infraestructura deportiva

  • Así lucirá el nuevo estadio de Riazor a partir de 2019 en A Coruña
    Así lucirá el nuevo estadio de Riazor a partir de 2019 en A Coruña
  • El alcalde, Xulio Ferreiro, presenta la reforma de la cubierta y el aspecto externo del nuevo estadio de Riazor que se prevé reformar en los próximos meses
    El alcalde, Xulio Ferreiro, presenta la reforma de la cubierta y el aspecto externo del nuevo estadio de Riazor que se prevé reformar en los próximos meses
seguridad
fútbol
Liga
reforma
Primera
Riazor
Deportivo
Lendoiro
División
Cubierta

Los últimos días la remodelación del estadio de Riazor ha dado mucho que hablar. El pasado 22 de noviembre, el alcalde de A Coruña, Xulio Ferreiro, presentó ante los medios de comunicación la propuesta del nuevo estadio que ha sido la ganadora entre los proyectos recibidos en el consistorio. La reforma que va a costear el ayuntamiento coruñés sólo se fijará en la cubierta, el resto del proyecto irá a cargo del club. Sólo la cubierta le costará al erario público de la ciudad más de 7 millones de euros. El alcalde subrayó que la propuesta ganadora “resuelve la cuestión estructural así como las posibilidades de mantenimiento y conservación de la cubierta”. Según Xiao Varela, concejal, "la propuesta definitiva la compacta y los trabajos se harán entre el 15 de mayo y el 14 de agosto si se mantiene el cronograma", de modo que para la próxima temporada el estadio tendrá una nueva cubierta.



La empresa que ha ganado el concurso, Arias Infraestructuras, ha aprovechado para presentar una imagen renovada del estadio y que va más allá de la cubierta. Un estadio lleno de luz y con una nueva "piel" blanca y azul que dará un nuevo toque de modernidad al edificio deportivo más laureado del fútbol nacional en Galicia, en cuyo estadio se han festejado seis títulos entre Liga (1), Copa del Rey (2) y SuperCopa (3).



A raíz de la actualidad, el ex presidente del Deportivo, Augusto César Lendoiro, ha emitido un comunicado en la que expone sus puntos de vista sobre los aspectos que han trascendido de la remodelación del estadio señalando algunas carencias que, a su juicio, no quedan resueltas con el proyecto que se va a poner en marcha en los próximos meses. La obra y deberá estar concluida a finales de 2019. Por ahora, sólo está aprobada la fase de la cubierta.



El comunicado de Lendoiro cuyo encabezado comienza con un alarmante "S.O.S. EMERGENCIA EN RIAZOR". El ex dirigente deportivista, autoproclamado "malvado Lendoiro" comienza su reflexión poniendo de soslayo los problemas de gestión deportiva que observa en el Deportivo en los últimos meses como "porteros, entrenadores, ...". Escapa al debate aunque matiza que son puntos de urgencia a tratar, desde su punto de vista. Pasa página a lo deportivo para centrarse en la emergencia de la remodelación de Riazor. Al respecto, Lendoiro expresa las "carencias básicas de nuestro Coliseum futbolístico, justo antes de que se realicen obras importantes sufragadas unas por el Concello y otras, de embellecimiento de la fachada, a cargo del Deportivo, que, según palabras del Presidente del Club, Constantino Fernandez, harán que tengamos “un Estadio digno de los deportivistas y de la ciudad”, recuerda.



Para Lendoiro no se resuelve con el proyecto de remodelación una serie de peticiones que "hace más de veinte años -desde la época del alcalde Vázquez al alcalde Negreira, pasando por el mandato de Losada- que vengo demandándoles, sin éxito alguno, para que resuelvan las graves deficiencias en temas de elemental seguridad para los espectadores y para los actores del fútbol: las salidas de emergencia de Riazor tanto en gradas como subterráneas", argumenta el expresidente.



Para Lendoiro la evacuación de la grada de "tribuna superior, muy en especial las partes centrales, incluída la zona de prensa y palco presidencial, en un día de partido importante, con tranquilidad absoluta, el desalojo se produce en no menos de diez minutos. No cumple, ni de lejos, la normativa aplicable ¿Qué podría suceder en caso de siniestro? No siempre tendremos la suerte del día del ascenso de 1991 contra el Murcia, cuando el incendio en Preferencia, porque si las llamas se produjesen en la cubierta de Tribuna seguro que aún estaríamos lamentando una desgracia sin precedentes", rememora Lendoiro. Añade el ex primer mandatario blanco y azul que "en ese histórico partido quedó manifiesto el problema de la salida desde preferencia inferior por la superior. El pueblo, que es sabio, resolvió el caos invadiendo el terreno de juego. Nadie corrió peligro alguno pero se manifestó un problema que esta semana apuntaba algún abonado de ese históricamente sufrido sector que también se quejaba de las dificultades de evacuación", apostilla sobre el incendio de la cubierta el mismo día en que el Deportivo obtuvo el ascenso a Primera División.

Entre los problemas de seguridad que no están resueltos en Riazor, el ex presidente menciona al trío arbitral para introducir un punto, que con la actual edificación no es posible corregir, la construcción de un parking subterráneo en el propio estadio. "Si a esas graves carencias básica en superficie le añadimos que, quizás, sea el único, o uno de los poquísimos campos de Primera División que todavía no cuenta ni con un solo aparcamiento subterráneo que garantice la seguridad del equipo arbitral, autocar del club visitante, vehículos de los futbolistas locales... llegaremos a la conclusión de lo prehistóricas que son algunas de nuestras instalaciones que han provocado, y provocan, situaciones límite con colegiados, equipos rivales o jugadores blanquiazules. Como ejemplo más humano podemos recordar aquellas imágenes, que dieron la vuelta al mundo, de Djalminha llevando en brazos a su hijo llorando en el largo trayecto desde la puerta de vestuarios hasta el aparcamiento del Palacio de Deportes en un día de muy poca afinidad entre el crack y la afición deportivista", explica.

Lendoiro hace repaso de los éxitos que se realizaron en la edificación de Riazor durante su mandato. Enumera las dos siguientes: "El primer paso hacia una instalación de nivel fue el cierre del Estadio solicitado por cien mil coruñeses al Alcalde Vázquez. El segundo fue la obra que realizó el Deportivo de los cuarenta Palcos Vip, posiblemente los mejores de España, y que garantizan una gran rentabilidad para toda la historia, y ahora debe producirse el tercer paso en firme".

Lendoiro reconoce en su comunicado que Xulio Ferreiro, alcalde a la Marea, es el único alcalde de A Coruña de los últimos años que se enfrenta a una remodelación necesaria del estadio, pero también aprovecha para insistir en que la solución no es completa. "Todo hace indicar que estas muy graves carencias tampoco se resolverán ahora, pese a que, por fin, el Concello, con el Alcalde Ferreiro al frente, va a resolver el eterno problema de las cubiertas. Ello me obliga a insistir en mi denuncia al objeto de que nadie pueda argumentar el día de mañana desconocimiento del asunto. A la vista de todo lo expuesto, el transmitir la idea de un Estadio moderno, cuando existen muy graves problemas de desalojo en algunas gradas que pueden ponen en peligro la vida de los espectadores en caso de siniestro, me parece, con mínimo, poco atinada", le reprocha.

Lendoiro ve en el nuevo maná de las televisiones la oportunidad para reducir los riesgos de la instalación deportiva. "Aprovechando la bondad económica que genera en el fútbol el enorme incremento de la venta conjunta por LaLiga de los derechos de TV y la buena predisposición del Ayuntamiento, es posible que sea el momento de darle de verdad ese aire nuevo al Estadio de Riazor sin quedarnos en tan solo en un bonito envoltorio... que esconda muy graves carencias estructurales en el interior. Se debe priorizar lo fundamental. Resolver las emergencias de Tribuna Superior y Preferencia Inferior no pueden ser discutibles, son imprescindibles. Construir un parking subterráneo con acceso directo al campo debe ser un objetivo básico. El Alcalde Vázquez no aceptó nuestra insistente petición, de bajísimo coste, cuando se construyeron los fondos a finales de los noventa, mientras ya en los estadios con obras nuevas los autocares de los equipos llegaban a la misma puerta interior de acceso al vestuario. Un Estadio sin parking es como una casa sin ascensor", remata el ex mandatario deportivista.

Lendoiro, que a principios de la década de los 90 fue candidato a la alcaldía de A Coruña, se dirige al actual regidor municipal para indicarle que "es el momento. Su momento. No haga como todos los anteriores. Ya no está Lendoiro. No hay contra mediática. El Deportivo y la ciudad necesitan un Estadio acorde con los tiempos. Es extraño que LaLiga, tan atenta a cuestiones mucho más intrascendentes, no haya exigido garantías de seguridad para público, árbitros y jugadores, pero seguro que lo hará en un corto espacio de tiempo", adelante el que en su día fue uno de los más insignes prebostes de la Liga.

En su misiva, Lendoiro aconseja al alcalde coruñés que aproveche la oportunidad para acometer otras faltas históricas de la instalación deportiva. "Aproveche esa baja en la obra de las cubiertas para cerrar de verdad a las lluvias todo Riazor. Una cuarta parte de los deportvistas se mojan. No sólo la Preferencia Inferior, los grandes castigados, sino que son también muchas las filas de Pabellón y de la que yo llamaba Tribuna descubierta, hoy ubicada una nueva zona VIP, bueno no tan VIP porque también les lloverá a pesar del cambio climático... y ya puestos a la obra, su obra que agradecerán los coruñeses, construya un parking subterráneo digno en el fondo de Pabellón en el espacio existente entre la grada y el Palacio de Deportes", le ruega el ex dirigente del Dépor.

Para terminar su escrito, Lendoiro apela al "Alcalde Ferreiro y Presidente Fernández" para que soliciten el apoyo de "Xunta y Diputación como han hecho en otros lugares de Galicia" -recordando, por ejemplo, las obras del estadio de Balaídos en Vigo-, ya que en su opinión son cuestiones que pueden resolverse con facilidad. "Pienso que estos temas trascendentes se resuelven de forma relativamente fácil. Solo con algo de dinero en un momento de cierto desahogo económico".



flecha izquierda flecha derecha NOTICIAS AL ALZA ...

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar