lunes, 2 de agosto de 2021

Lo que le pide Lendoiro a la FIFA: "un reloj, un metro y sentidiño"

Lendoiro pide la reforma del fútbol para hacerlo más atractivo y respetuoso con el espectador: un tiempo muerto, medidas iguales en todos los campos y control del cronómetro.


Lo que le pide Lendoiro a la FIFA: "un reloj, un metro y sentidiño"
  • whatsapp
  • linkedin

En un texto escritpo por Augusto César Lendoiro, el ex presidente del Deportivo explica que "ser un “loco por el fútbol” justificaría mi devoción por el fútbol-deporte, el de los aficionados, que está lejos, pero sin menospreciarlo, del fútbol-negocio. Por eso si me preguntasen “¿elegirías uno u otro?”, mi respuesta sería rotunda, “preguntas capciosas, no. Ambos se deben complementar”, concluye. 

Lendoiro cree que los encargados del negocio del fútbol se olvidan de los detalles importantes, los que entiende el aficionado. Los que reivindica. El más importante, el valor del juego limpio. "Sin embargo cada día se pone más de manifiesto, por las declaraciones de nuestros dirigentes, que abandonan el sector deporte, al tiempo que crece su preocupación por el negocio que genera. Se centran en conseguir mayores ingresos para LaLiga y se olvidan de las modificaciones imprescindibles para propiciar un juego limpio que redundaría también en beneficio del negocio".

Lendoiro, siempre en lucha constante y promotor de cambios, cree que la única forma de provocar una revolución moderna y postiva del fútbol es desde las esferas más pequeñas a las más altas de la organización del fútbol. "Eso nos lleva a pensar que las instituciones futbolísticas nacionales son cómplices en el inmovilismo de FIFA, al no exigir actualizar normas prehistóricas, quizás porque a algunos de los que mandan no les gusta el fútbol y solo pretenden entender del negocio, lo que produce el choque frontal con los aficionados".

El ex presidente blanquiazul representó las ideas del cambio en un Congreso en donde se hizo oír. Así lo explica. "Es la razón por la que he aprovechado el escaparate que me ofrecía el evento abierto desde Madrid a los cinco continentes, “Elite Soccer Congress”, que está llamado a consolidarse como uno de los grandes citas anuales de debate, para presentar una ponencia que instea FIFA a estudiar tres cambios en beneficio del fútbol-deporte: el tiempo efectivo del encuentro, las medidas idénticas de los campos y un tiempo muerto por partido para cada entrenador". 

El texto de César Lendoiro explica ca una de las ideas, que define de la siguiente manera. 

1ª.- “EL ENCUENTRO DURARÁ 60 MINUTOS DE JUEGO EFECTIVO”.
Es evidente que la regla FIFA sobre el tiempo de juego, 90’, se incumple de forma sistemática. La norma obliga al árbitro a recuperar todos los minutos que se hayan perdido por cualquier circunstancia y las estadísticas de las ligas europeas son tan demoledoras que constatan que la media del juego efectivo no llega a alcanzar los 60’, siendo la española la liga en la que menos minutos se juegan, con solo 56 minutos".

Lendoiro afirma que los deportes en los que el crono domina ganan espectacularidad, vértigo y oportunidades. "De ahí que los deportes que se juegan a un tiempo determinado (basquet, futbol-sala, hockey sobre patines, waterpolo...) desde hace años disputan sus encuentros con tiempo real de juego, dejando el tiempo corrido para los que se juegan en busca de un tanteo (tenis, golf, voleibol...). El fútbol es una excepción de esa regla".

La ventaja de parar el crono, para Lendoiro, hace más justo al fútbol porque "elimina actitudes antideportivas que generan violencia en el campo y en la grada por la pérdida deliberada de tiempo por lesiones ficticias, lanzamientos de portería, banda, faltas; protestas al árbitro, entrega de balones... y ahora el VAR", argumenta. "El cambio sólo aportaría ventajas para los actores principales del juego, tanto para los entrenadores -que conocerían para su estrategia el tiempo exacto que restaría por disputar- como para los espectadores, que pagarían, no como ahora, por un tiempo real de espectáculo y, evitarían, a través del juego limpio, la violencia que les genera la pérdida de tiempo, en especial en el último cuarto del encuentro", explica convencido.

Entre los beneficiados incluye al colectivo arbitral, a los que cree se les aligera la tarea. "¿Tiene sentido exigirle ese trabajo extra al colegiado con lo difícil que es arbitrar? No. Serían los grandes beneficiados de la nueva norma al dejar de cronometrar los minutos perdidos. Descargarlos de esa tarea es obligación de los legisladores y en especial al final del partido, cuando una jugada, cumplido el tiempo reglamentario, puede decidir un encuentro tras una escapada en solitario del delantero, una falta, un córner... cuando la regla sólo permite fuera de tiempo lanzar un penalti. En resumen se trata de romper, de una vez, con esa antideportiva regla estratégica en la que se ha convertido utilizar la pérdida de tiempo para beneficiarse", dice Lendoiro.

La segunda regla de Lendoiro unificaría las medidas del rectángulo de juego.  “Todos los terreno de juego profesionales medirán 105 metros X 68”, apunta.
Al respecto, Lendoiro no entiende cómo es posible que siga habiendo diferencias a la hora de jugar en una ciudad o en otra. "Es incomprensible, o al menos se hace muy difícil de entender, cómo en el siglo XXI, con los intereses de todo tipo que se mueven en el fútbol profesional, no se obligue a que el juego se dispute en terrenos que tengan unas medidas idénticas". A su favor, la Liga Santander, porque este hecho "no sucede". Entre los campos de Elche, el de más superficie, y de Eibar, el de menos, existe una diferencia de 650m2, lo que supone unos 60m2 más de esfuerzo para cada uno de los 11 jugadores de un equipo.¿Tiene sentido?", se pregunta. 

Lendoiro pide a los prebostes del fútbol que apuesten "porque los terrenos de juego tengan las mismas medidas y se exijan unas medidas de seguridad mínimas en los campos, para tranquilidad de los jugadores que elimine el riesgo de chocar con banquillos, publicidad, gradas...", ha escrito.

Por último, es partidario de introducir un tiempo muerto de dos minutos para cada entrenador. "¡Qué enorme absurdo es que se condene a los entrenadores a no poder reunirse con sus jugadores mientras el balón está en juego! Con la importancia profesional que se les da y que tienen en el fútbol parece un lujo estúpido evitar que puedan dirigirse, al menos una vez en el partido, a todos sus futbolistas", ha lamentado...

Lendoiro explic en su comunicado que "se ha comprobado que el público admite con naturalidad el tiempo de la pausa de deshidratación, por lo que estoy convencido que ese misma afición disfrutaría al escuchar las consignas del entrenador a sus jugadores, porque les permitiría valorar y puntuar la charla del técnico... al tiempo que se favorecería el negocio al aparecer en pantalla, sobreimpresionada, una bien pagada publicidad".

Para Lendoiro, dos de las modificaciones -el tiempo efectivo de juego y las medidas idénticas de los campos de fútbol profesional- "se me antojan que son cambios irreversibles y urgentes. Ojalá siga el mismo ritmo la aprobación del tiempo muerto para los entrenadores, que lo necesitan y merecen, pero todo indica que será motivo de mayor debate. Ante el inmovilismo, innovaciòn “con sentidiño, porque es imprescindible", concluye rotundo.

  • whatsapp
  • linkedin

Te puede interesar