domingo, 20 de junio de 2021

Atleti 2-2 Sevilla: Un empate que no vale por igual

Atlético de Madrid y Sevilla empatan en un encuentro cargado de polémica por el VAR. El conjunto de Simeone no consiguió hacerse con el tercer puesto de la tabla antes de su viaje a Liverpool.


Atleti 2-2 Sevilla: Un empate que no vale por igual
  • whatsapp
  • linkedin

La lucha por los puestos de Champions estaba en juego en el Metropolitano en un duelo por todo lo alto que enfrentaba a dos conjuntos, Atlético de Madrid -quinto en la tabla- y Sevilla - tercero- que buscaban sumar tres puntos y restárselos a su rival par así permanecer en los puestos europeos. El conjunto dirigido por Simeone llegaba a esta cita con la tarea de cumplir en Liga antes de visitar Liverpool, una semana en el que el nivel de exigencia para los rojiblancos es de máximo nivel. El cuadro de Lopetegui, por su parte, visitaba la capital con la intención de continuar por la senda de la victoria y, además, ofrecer un juego que contente a parte de la afición sevillista que detecta, a veces, como su equipo se desconecta de los partidos.

 

EL VAR Y LOS GOLES

 

Fueron los rojiblancos los que empezaron encontrando las primeras acciones de peligro. Con las líneas adelantadas y jugando muy cerca del área sevillista, los locales ofrecían un juego rápido que dejaba en posición de desmarque a los hombres de arriba. A punto estuvo Morata de adelantar a su equipo en un mano a mano frente al meta Vaclik que terminó desviando un rival a córner.

 

El Sevilla, sereno y cauteloso esperando su oportunidad, puso el susto en el Metropolitano con un buen disparo de Ocampos que se marchó desviado por poco. Cumplido el primer cuarto de hora, el duelo se abría convirtiéndose en un tuya y dame propio de dos equipos necesitados de cosechar puntos y afianzarse en la consecución de victorias.

 

Y la balanza cayó primero de lado sevillista. Los de Lopetegui, que ya habían avisado con un par de ocasiones de peligro, se adelantó en el marcador con un gran gol de De Jong tras una buena combinación por banda de Navas y Ocampos. El neerlandés se plantó solo delante de Oblak y definió de forma perfecta con un disparo potente pegado al palo.

 

Cumplida ya la primera media hora de juego, llegó la polémica al Metropolitano. El juego estuvo interrumpido durante cinco eternos minutos por una posible mano de un jugador del Sevilla dentro del área. El colegiado, con la presión del estadio y de los jugadores, dictaminó, tras ver las imágenes en la pantalla, que era penalti. Un penalti que transformaría Morata. El duelo se igualaba, la polémica estaba servida, los ánimos se caldeaban y los dos conjuntos subían varios puntos su intensidad.

 

Pero si a uno de los dos equipos les insuflaba de moral lo acontecido era al Atleti que, cinco minutos más tarde se ponía por delante en el marcador con un gol de Joao Felix, su cuarto tanto en Liga. Los de Simeone asestaban un duro golpe a su rival. Sin embargo, los visitantes, lejos de bajar los brazos, se ponían el mono de trabajo y batallaban cada balón con determinación y garra. Tanto es así que Oblak tuvo que emplearse a fondo con una espectacular parada en la línea de gol. El partido, frenético, se convertía en un auténtico espectáculo.

 

Y si antes el VAR favoreció a los de Simeone, el VAR también estaba en deuda con el Sevilla. Y Hernández Hernández, tras revisar un posible penalti en el área atlética, marcó la pena máxima. Lo transformó Ocampos: el duelo se ponía en tablas de nuevo. Los de Nervión recuperaban la moral justo antes del descanso. El partido se jugaba en el filo de una navaja. El reparto de goles y la pasión demostrada por los dos equipos hacían difícil vaticinar lo que estaba por venir.

 

TRAS LA TEMPESTAD LLEGA LA CALMA

 

La segunda mitad arrancó más calmada. Los dos equipos optaban por hacerse con el control del partido. El Atleti parecía más seguro de su juego gracias, en parte, a la labor en el centro del campo de Llorente y Saúl. Además, las incorporaciones por bandas de Trippier y Koke le otorgaban al equipo mayor profundidad. Enfrente, el Sevilla optaba por salir de la presión y buscar la dinamita de De Jong, así como Navas, cuyas subidas por bandas ocasionaban problemas a la zaga rojiblanca.

 

Llegados al 60’, el Atlético de Madrid comenzó a firmar casi todas las acciones de peligro. La salida de Carrasco y Costa al terreno de juego se tradujo en más ocasiones. Joao Felix mostraba su mejor versión con regates que demostraban su talento. El ataque rojiblanco se nutría de jugadores hambrientos por llevarse un tanto. Al Sevilla cada vez le costaba más mantener el control y no ceder terreno, el físico de los de Lopetegui y la falta de acierto en el último pase los castigó demasiado. Sin embargo, el empate en el Metropolitano podría servirles para irse satisfechos a Nervión.

 

En el último tramo del choque, el Atleti lo siguió intentando con más corazón que cabeza. El cuadro rojiblanco, a la desesperada, colgaba balones al área de un Sevilla que se conformaba con el empate y al que no le ponían en demasiado peligro por juego aéreo. Counde y Diego Carlos, la pareja de centrales, despejaban balones fuera de su área. Y así, con el empate a dos moría un encuentro con dos partes muy diferenciadas, la primera, frenética y dividida para los dos, y una segunda en la que dominaron los de Simeone pero no acertaron a anotar el tercer tanto que les hubiese valido una victoria y una posición en la quinta plaza.


FICHA TÉCNICA

Atlético de Madrid: Oblak, Felipe, Savic, Hermoso (Carrasco, 53’), Trippier, Llorente, Saúl, Koke, Correa, Morata (Costa, 67’) y Joao Felix (Vitolo, 79’).

Sevilla: Vaclik, Kounde, Diego Carlos, Jesús Navas, Reguilón, Banega, Jordán, Gudelj, Ocampos (Vázquez, 80’), Suso (En-Nesyri, 62’) y De Jong. 

Goles: 0-1 De Jong (19’). 1-1 Morata (P. 31’). 1-2 Joao Felix (36’). 2-2 Ocampos (P. 43’)

Árbitro: Hernández Hernández (Canario). Amonestó a Joao Felix, 72’), Trippier, (76’) de los locales y a los visitantes Diego Carlos (30’), Lopetegui (Ent. 32’), Jesús Navas, 42’), Banega (45’)

Incidencias: 27ª jornada de Liga disputada en el Wanda Metropolitano.

Autor

Juan Salinas

Te puede interesar