miércoles, 8 de diciembre de 2021

Sevilla 3-2 Osasuna: evita el desastre y sigue en Champions

Los de Nervión vencieron 3-2 gracias a los goles de En-Nesyri (2) y Ocampos. Para los navarros marcó Aridane y Torres. Los visitantes se quedaron con 10 y llegaron a igualar el encuentro.


Sevilla 3-2 Osasuna: evita el desastre y sigue en Champions
  • whatsapp
  • linkedin

Tras el importante susto del Sevilla el pasado jueves en la Europa League, los andaluces volvían a reencontrarse con su afición. Esta les despidió el pasado jueves con pitos tras temerse la eliminación europea. El VAR ayudó a que esto no sucediera. Ahora espera la Roma. En la Liga, el triunfo del pasado fin de semana pareció disipar dudas, pero nada más lejos de la realidad. Esta vez frente a Osasuna, la obligación era ganar.

El once titular sufrió ciertos cambios con la salida de hombres importantes como Reguilón, Suso y Diego Carlos. El preparador sevillista dio entrada a jugadores menos habituales como Rony Lopes y Escudero. Julen siguió dándole confianza a Bono en portería a pesar del error de bulto del pasado jueves. Vaclik aún continúa con molestias.

El encuentro comenzó con un Sevilla algo nervioso, quizás por lo acaecido el pasado jueves y sabedor que la afición ya está en el límite de su paciencia. No aceptaría Nervión otro resultado que no fuese ganar y agradar con el fútbol visto sobre el tapete del Sánchez Pizjuán. Tras los primeros minutos de nerviosismo, el Sevilla fue imponiendo su fútbol ante un Osasuna que intentaba presionar arriba la salida de balón hispalense.

Gol con suspense

En una jugada ofensiva osasunista, el Sevilla salía rápidamente a la contra. Con Oliver Torres con el balón en los pies y tras un forcejeo con un rival pamplonica, el extremeño se la daba por delante a En-Nesyri y este con su pierna izquierda superaba, desde dentro del área, a Herrera por el poste izquierdo de la portería. Llegaba el 1-0 en el minuto 13 y cierta tranquilidad a equipo, grada y técnico.

Tras el tanto, Osasuna no se vino abajo y siguió presionando arriba. Este hecho provocó que Bono no pudiese iniciar jugada desde atrás con los laterales y la mayoría de las veces tuviese que buscar el balón en largo. Alguno de esos balones los recogían tanto Franco Vázquez como Oliver Torres, muy activos ambos en el mediodía de hoy. En un buen balón de Navas sobre Ocampos, el argentino recogía el esférico endiablado en el área de Osasuna y su vaselina se marchaba alta. Corría el minuto 30 de partido.

Baja importante

En el minuto 31, Fernando defendía un balón por la banda izquierda sevillista y se echaba la mano al muslo derecho. Tras echar el balón fuera, Lopetegui decidía sustituirlo con carácter inmediato por Gudelj. Pequeño inconveniente para los sevillistas con un jugador de los que está siendo más importante esta temporada.

Gol sobre la bocina

Cuando desde la megafonía se anunciaba el tiempo de alargue. El segundo córner botado de manera consecutiva por el Sevilla y sacado por Oliver Torres desde la izquierda era rematado con la cabeza por Lucas Ocampos. Su remate entraba por el mismo sitio que había entrado el primer gol, con menos velocidad pero igualmente válido para ser gol. Un tanto que puso más tranquilidad si cabe de camino a vestuarios.

Expulsión tras el descanso

El regreso de vestuarios para ambos contendientes se produjo sin cambios más allá del producido por lesión de Fernando. Con el 2-0 del primer tiempo, se podía esperar una segunda mitad sin demasiadas complicaciones para los locales. Más cuando en el minuto 55 era expulsado el guardameta Herrera tras una jugada que se demoró más de tres minutos tras consultar Del Cerro Grande el VAR.

Osasuna no se rinde

A pesar de jugar con 10 futbolistas, Osasuna no bajó los brazos. Siguió jugando con intensidad y buscando sus oportunidades. En una falta en la frontal. Tras botarla de manera magistral, Aridane remató para acortar distancias en el minuto 65. El encuentro volvía a ponerse interesante y el Sevilla parecía no ser capaz de marcar el ritmo del mismo.

Empate sorpresivo

Tal y como se estaba viendo, el Sevilla había dado por ganado el encuentro mucho antes de lo debido. Osasuna creía en el empate y siguió buscándolo. En un centro desde la derecha, el esférico tocó la mano de Escudero y Del Cerro Grande volvió a acudir al VAR para finalmente señalar penalti. El encargado de poner el empate a dos en el 74 fue Torres. Lo nunca esperado ocurría. El Sevilla malgastaba una ventaja de dos goles ante un conjunto que jugaba con 10.

La grada aprieta

Tras el empate, el Sánchez Pizjuán no falló. La fiel grada de Nervión apretó sabiendo que lo que necesitaba su equipo era eso, ya vendrían después los reproches una vez finalizado el encuentro. Osasuna mientras tanto bajaba un tanto sus líneas para mantener el empate. El juego se ralentizaba y cualquier excusa era buena para perder tiempo. Osasuna estaba vivo en el encuentro y con un punto en el zurrón.

El alargue da el triunfo

Tras las dos intervenciones del VAR y las pérdidas de tiempo en los últimos minutos de Osasuna, Del Cerro Grande añadió ocho minutos de descuento. En el 93 y tras un centro de Suso,, la jugada se prolongaba y En-Nesyri hacía el 3-2 definitivo y la locura llegaba a la grada que había visto como los suyos desperdiciaban una valiosa ventaja de dos tantos. Tras el tanto, Osasuna lo intentó con más corazón que cabeza y finalmente tuvo que claudicar tras el pitido final.

Cumplida la jornada 26, el Sevilla, a espera del resultado del Atlético de Madrid y del aplazado Eibar-Real Sociedad, podría acabar la jornada como tercer clasificado con 46 puntos. La próxima jornada visitará el Wanda Metropolitano para tratar de sumar ante el Atlético de Madrid.

  • whatsapp
  • linkedin

Te puede interesar