martes, 7 de diciembre de 2021

La continuidad de 2020 premia a Mercedes y Red Bull pero estorba a Ferrari

El abismo normativo de 2021 marca el timing del próximo año. Mercedes aprovecha la incertidumbre reglamentaria de esa fecha para avanzar en el W11, mientras Ferrari aún busca una nueva filosofía.


La continuidad de 2020 premia a Mercedes y Red Bull pero estorba a Ferrari
  • whatsapp
  • linkedin

La temporada 2020 acabará pronto, pero para algunos empezará también antes de lo previsto. De hecho, para Mercedes ya ha llegado el momento de pensar más en el próximo año que en el presente mundial que ya tienen en su mano después de ganar casi todas las carreras en lo que va de curso. Ahora, amparándose en la continuidad que garantiza un monoplaza que funciona, ya trabajan en evoluciones en clave 2020 y, por eso, los de Brackley ya han homologado un nuevo chasis que ha superado los ‘crash test’ y que promete ser más ligero que el actual, mitigando el pormenor que supone contar una superior distancia entre ejes que sus rivales. Este W10B (o C, si contamos la revolucionaria evolución de la segunda semana de test de pretemporada) no llegaría inmediatamente, pero sí lo suficientemente pronto para que la pista empiece a juzgar la ganancia de los nuevos componentes.

¿Reaccionar ante las evoluciones de sus perseguidores? No. Mercedes puede intentar engañarnos con falsos alicientes, pero el único propósito que les mueve es anticiparse y aprovechar el barullo generado en torno a la incertidumbre reglamentaria de 2021 para, por lo pronto, dejar el trabajo hecho lo antes posible evitando descentrarse del verdadero reto, que no es otro que llegar lo más preparados posibles al cambio de era. No son los únicos. Red Bull trabaja a destajo en la misma dirección y ya ha elaborado también un nuevo chasis del RB15 con el que esperan mejorar el trato a los neumáticos y que, del mismo modo, pretende ser la primera piedra del proyecto que se avecina. En resumen, la inmediata continuidad en la normativa ampara a aquellos que han hecho bien los deberes, que construyen sobre seguro sobre una idea firmemente cimentada que apenas sufrirá pequeñas modificaciones de cara a una “temporada de la basura” para la que pronto los equipos, sobre todo los modestos, cerrarán el grifo del presupuesto.

Ferrari piensa en Aldo Costa para capear el cortoplacismo

En 2009 no estuvieron a la altura, ni tampoco en 2014, pero esperan estarlo en 2021. En la historia reciente, Ferrari ha fracasado en los cambios serios de reglamento, ya fuera porque la lucha por el título les descentró, porque no destinaron sus partidas presupuestarias en las cuestiones clave o simplemente porque no estuvieron acertados en la interpretación de las nuevas líneas. En cualquier caso, el jefe del equipo, Mattia Binotto sabe que encaran este cambio histórico con una desventaja crucial. Su filosofía es la equivocada. Ferrari ya ha descartado los packs de “evoluciones milagro” y se ha limitado a comprender y a dar la extremaunción a una idea sin recorrido para mirar al futuro partiendo de cero en la mesa de dibujo.

La brújula que puede guiar a los italianos en este mar de aguas turbias es un viejo conocido, Aldo Costa. El fichaje del que hasta hace un año era el director de ingeniería de Mercedes sería de utilidad, llevándose a Maranello algunas valiosas claves consigo en términos aerodinámicos, área que marca las diferencias entre Ferrari y los vigentes campeones. 2021 es la tentación, pero su urgencia por ganar, más aún tras este año calamitoso, les impide mirar más allá de la próxima temporada, viéndose obligados a cargar con la cruz de resolver los problemas del coche a nivel conceptual. Por ahora ese condicionamiento es solo un incordio, pero quién sabe si en el futuro puede tratarse de un nuevo hecho crucial que marque la historia de Ferrari.

  • whatsapp
  • linkedin
Autor

Diego Alonso

Te puede interesar