contador web

DEPORTES | UN PROYECTO EN EL QUE SE TRABAJAN CON MÁS DE 40 PRESOS EN LA CÁRCEL DE SANTOÑA (CANTABRIA)

Espartanos Rugby: donde el rugby y la segunda oportunidad van de la mano

Por JESÚS GARCÍA LEÓN. 25/09/2018

El entrenador es Tristán Moziman, técnico de Independiente Rugby de Liga Heineken, donde ya han competido con Espartanos en competiciones regionales.

deportes
Rugby
Santander
santoña
tristanmoziman
espartanosrugby

El equipo de Espartanos Rugby de España, con los jugadores y equipo técnico/Foto: Tristán Mozimán.

El rugby es un deporte donde el compañerismo y la amistad son valores esenciales para formar no sólo a un jugador, sino también a una persona. Un deporte que puede ser recomendado a aquellas personas que han sufrido en su vida o que no han tenido una vida fácil. Por este motivo, nace Espartanos Rugby de España, un equipo formado en la cárcel de Santoña, donde un grupo de personas presas intentan cambiar su vida a través del rugby.

"El proyecto nace en Argentina hace diez años a través de un tipo de rugby que se llama ‘Coco’. Me enteré de ese proyecto hace aproximadamente unos cinco años a través de las redes sociales. Cuando lo empecé a seguir y a ver a través de vídeos y reportajes del proyecto, me motivó mucho para hacer aquí en la cárcel de Santoña en Santander. Hace unos dos años, empecé con toda la gestión de permisos, de hablar con una persona con otra hasta hace seis meses, que me dio la institución penitenciaria el permiso para comenzar. A partir de ahí, me organicé con voluntarios y sigo dando clases de rugby en la cárcel de Santoña", nos explica Tristán Mozimán a Columna Cero, entrenador del equipo Independiente Rugby de la Liga Heineken y entrenador de Espartanos.

Una plantilla que se compone de 44 jugadores y 12 técnicos voluntarios que ayudan en las tareas técnicas y en enseñar el rugby a cada uno de los presos. Una oportunidad accesible a cualquier preso, como nos indica Tristán en la entrevista: "No hay requisito. Los que se quieran apuntar, que se inserten dentro de un régimen de máxima seguridad, y que no tengan ningún castigo de prohibición de salir al patio. El resto de presos pueden apuntarse al equipo para jugar. Lo único que le pedimos es que se apunten, que sean constantes a los entrenamientos y que se rijan a las normas de compañerismo y respeto en el rugby. Con esta idea, se han apuntado muchos chicos, aunque alguno se ha quitado porque no le gustó la idea, pero la mayoría se enganchan a este proyecto".

Los chicos entrenan los jueves en la cárcel, donde tienen una hora y media de entrenamiento físico de rugby y una hora más de charla psicológica que les ayuda más a entender el deporte y los valores que lo rodean. También, los sábados realizan una actividad grupal con el fin de afianzar valores y seguir en la dinámica de cambio. "Lo que hacemos es utilizar al rugby como una herramienta para que ellos encuentren una motivación para hacer rugby. A partir de ahí, ellos asimilan muchos valores que hay dentro de este deporte como el compañerismo o la amistad, y la idea es que estos valores sirvan para reinsertarse en la sociedad y a nivel laboral. La idea es que ellos aprovechen la vida al máximo", nos informa Mozimán.

Un equipo humano y humilde que ha logrado ya competir en torneos regionales como el Torneo de Rugby Playa en Santoña el pasado mes de julio, o el Torneo de Veteranos Ciudad de Santander el 15 de septiembre en La Albericia. Unas citas deportivas que se ampliarán en el mes de octubre, cuando el equipo SENOR Independiente Rugby (entrenado por el mismo Tristán) jugará un partido en la cárcel de Santoña ante los Espartanos.

Un proyecto al que Tristán le cambia mucho la manera de afrontar la vida: "Me ayuda en lo personal, en lo humano. Si bien, los que están jugando son ellos o que estoy enseñando a otras personas a jugar al rugby, eso a mí me ayuda mucho. A nivel humano me emocionan, y muchos de ellos intentan cambiar su vida a mejor. Me ayuda mucho  en el día a día a valorar muchas más cosas que a lo mejor, no se le dan importancia. En lo personal, me ayuda a estar más presente en las cosas que hago".

Este proyecto se une ya al de la Escuela Madiba, pero Mozimán también nos cuenta que hay otros proyectos más: "En Valladolid, comenzaron a hacer algo aunque no sé exactamente como lo están planteando el proyecto. También me hablaron de gente del País Vasco, de Madrid o de Almería que se interesan por este proyecto y cómo estamos trabajando nosotros con esta fundación. Ellos quieren extrapolar lo que estamos haciendo aquí en otras prisiones de España ya que el fin es trasladar este proyecto a más prisiones de diferentes puntos del país y poder hacer un trabajo más integral y general, con más apoyo del Gobierno y de empresas. El fin es utilizar el rugby como una herramienta de reinserción social y laboral".

Espartanos, como nos afirmó Tristán, también buscan apoyos de empresas y del Gobierno central para que se este proyecto, aparte de extrapolarlo a más cárceles españolas, tenga también esa segunda oportunidad para las personas de reinserción laboral y social. "Mucha gente que está en una situación de exclusión social como es el estar preso, por no haber tenido muchos de estos valores en su vida, ya sea por parte familiar o por mala suerte. Nosotros queremos es que transmitir este tipo de valores como el compañerismo, el respeto, el trabajo en grupo del rugby enseñarles a ellos. El rugby es un deporte de contacto, con reglas que hay que respetar, al igual que árbitros, jugadores, técnicos… A la vez, todos trabajamos por un mismo objetivo y así lo inculcamos cada uno de los valores que entendemos que son buenos para el deporte como para la vida. Mi experiencia personal me dice que ya hay varios chicos que actúan en consecuencia con lo que transmitimos y con lo que están aprendiendo, con ejemplos de conductas, en el saber estar, en resolver situaciones,… y estamos sacando conclusiones positivas del proyecto", nos cuenta Tristán.

Por último, Espartanos y todo el equipo técnico que hace posible este proyecto tiene claro cuáles serían sus objetivos a corto o largo plazo: "El objetivo a corto plazo es ayudar a crecer a este equipo con más jugadores y más voluntarios. A medio plazo, queremos involucrar a empresas y a Gobierno para que nos ayuden sobre el tema de la reinserción laboral. Para nosotros, lo que queremos es que crezcan como persona, pero está gente cuando cumplan condena, necesitan tener una oportunidad laboral. Una vez que encuentren su mejor versión y tengan un objetivo en la vida, el fin es que tengan posibilidades para encontrar trabajo y sea una persona como otra más en la sociedad para que tenga su familia y su trabajo. A largo plazo, queremos trasladar este proyecto a más cárceles de este país".

Por tanto, el deporte impregna valores en la persona para que seamos más sociables y nos ayuden en el día a día a ser mejores compañeros. Un proyecto el de Espartanos Rugby de España que intentará hacerse más presente en la sociedad española.

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar