contador web

DEPORTES | TENIS

Nadal afronta el US Open con un calendario selectivo

Por COLUMNA CERO. 21/08/2018

Nadal ha renunciado a disputar el Master 1000 de Cincinnati para dosificar esfuerzos de cara al US Open.

Nadal
Tenis
Rafa
USOPEN
calendario

Rafa Nadal. Foto: Flickr / Shinya Suzuki / CC BY-ND 2.0

Rafa Nadal demuestra cada día el grado de madurez que ha alcanzado no solo en la pista, sino también a la hora de tomar importantes decisiones. El de Manacor tiene en este momento un claro objetivo que es el US Open y no ha dudado en renunciar a la disputa del Master 1.000 de Cincinnati, pese a la posibilidad de sumar unos suculentos puntos simplemente superando los cuartos de final en los que cayera el pasado año.

Lo cierto es que Rafa ha sido transparente al afirmar a través de su cuenta de Twitter que el único motivo para borrarse del torneo de Ohio es cuidar su cuerpo y mantenerse en un estado saludable como el que vive ahora. Tras 16 años de carrera al más alto nivel, el cuerpo se resiente de los esfuerzos prolongados y la carga de partidos terminan pasando factura a unas articulaciones que siempre trabajan al límite.

No eran pocos los que años atrás vaticinaban para Rafa Nadal una carrera de tenis no muy extensa con ese estilo de tenis tan particular que exige de un derroche físico más que considerable. El paso del tiempo no ha hecho otra cosa que demostrar que, además de ser un deportista de leyenda, el manacorí ha sabido gestionar su carrera con inteligencia y adaptar a su repertorio otras formas de juego que de algún modo fueran paliando el natural declive somático que irremediablemente acompaña a la edad.

El propio jugador afirmaba recientemente que ha perdido algo de velocidad y energía respecto a aquel joven impetuoso de 18 años, pero que al mismo tiempo ha venido trabajando duro en otras facetas de su juego que le han convertido en un tenista probablemente mejor de lo que era. Eso sin olvidar que como él mismo apunta a menudo, cada día salta a la pista a entrenar, no con la intención de practicar y mantener su estado de forma, sino con el propósito de mejorar en cada entrenamiento y aportar cosas nuevas.

Elección del calendario

Por lo que se refiere a la competición, el número uno del tenis mundial es consciente de que a sus 32 años es momento de programar cuidadosamente su calendario y seleccionar los torneos a disputar. La veteranía es un grado y Rafa no olvida la experiencia del año pasado en el que llegó al final de temporada bajo mínimos. Los meses finales de 2017 fueron un continuo entrar y salir de torneos. Los problemas físicos provocaron su retirada en el Master 1.000 de París y terminó el curso con un nuevo abandono en las Nitto Finals de Londres por problemas en su rodilla.

A su vez, estas lesiones le obligaron a parar y condicionaron en buena medida su pretemporada para el presente año. Las apretadas jornadas de entrenamiento le obligaron a descartar el torneo de exhibición de Abu Dhabi y el torneo de Doha, unas fechas habituales en su calendario de cara a preparar el primer Grand Slam de la temporada. Siendo esto así, Nadal comenzaba oficialmente su temporada en el Open de Australia en el que de nuevo se veía obligado a abandonar por el desgaste acumulado en la primera semana, fruto de su escasa preparación y unos problemas en su pierna derecha que le mantuvieron otras tres semanas apartado de las pistas.

A partir de ahí el mallorquín ha tomado buena nota de estas circunstancias y ha modificado su calendario de cara a llegar en el mejor estado de forma a sus citas más importantes. Lo cierto es que, si lo habitual es disputar un par de torneos antes de cada Grand Slam para afinar la puesta a punto y aclimatarse a las superficies en las que se disputan, ahora una de sus prioridades es tener muy en cuenta el número de partidos que se van acumulando.

Una carga menor de partidos

Rafa lleva jugados este año 43 partidos (40 victorias y 3 derrotas) incluyendo los dos de Copa Davis. Ha disputado 8 torneos ATP, menos que nunca en su carrera a estas alturas de la temporada. De ellos ha logrado 5 victorias como son el Master 1.000 de Montecarlo, Torneo Conde de Godó, Master 1.000 de Roma, Roland Garros y Master 1.000 de Toronto. Teniendo en cuenta que en 2017 participó 18 torneos ATP en los que logró 6 victorias y disputó un total de 78 partidos (67 victorias y 11 derrotas), parece claro que en esta campaña estará bastante por debajo de esas cifras de participación. En cualquier caso, el porcentaje de victorias en cuanto a partidos jugados es en este momento más elevado que en el curso anterior, con un 93% frente a un 86%.

Pero no solo Nadal planifica su futuro de cara a alargar su carrera el máximo posible de años, ya que en la actualidad su gran rival en la lucha por liderar el ranking de tenistas viene haciendo lo propio. Lo extraño que resultó para muchos ver a Roger Federer renunciar a la temporada de tierra, no era más que la antesala de lo que está por llegar. A la hora de elegir los torneos a disputar, al margen de la estrategia en función de los puntos que le puedan aportar a su cuenta particular, al igual que el español el tenista suizo selecciona cuidadosamente las superficies y momentos puntuales en los que exprimir su mejor tenis. Pese a que su fantástico estilo de tenis requiere un desgaste físico bastante inferior al del manacorí, los 37 años del de Basilea invitan a la prudencia siempre y cuando el objetivo sea seguir por unos años más peleando por estar entre los mejores del tenis mundial.

Lo cierto es que, en la misma línea que Rafa, la participación de Roger este año en el circuito ATP ha sido considerablemente menor que en las temporadas precedentes. El suizo ha participado tan solo en 8 torneos en lo que llevamos de año y su saldo de partidos es de 33 (29 victorias y 4 derrotas), 10 partidos menos el español. Unas cifras que comparándolas con las del pasado año (52 victorias y 5 derrotas) muestran a las claras la necesidad de dosificarse para rendir al mejor nivel a estas alturas de su carrera.

Al US Open como vigente campeón

En cualquier caso, de lo que no hay duda es de que ambos estarán en las pistas del USTA Billie Jean King National Tennis Center, en Flushing Meadows, para tratar de llevarse el Grand Slam americano. A priori Rafa parte como tercer favorito en las apuestas de tenis para este US Open, pero su buena trayectoria, así como su reciente victoria en Canadá le convierten en un rival temible incluso en una superficie que no es su especialidad.

El español, vigente campeón del torneo, parte como cabeza de serie número uno en Nueva York y llega de realizar un gran torneo en Toronto en el que venció en la final al griego Stefanos Tsitsipas, uno de los jóvenes tenistas llamados a suceder a los Nadal, Federer o Djokovic en un futuro y verdugo del serbio en Canadá.

Con el de Toronto, Rafa Nadal se destacaba como el jugador con más victorias en Master 1.000 con 33 títulos, 3 más que Novak Djokovic y 6 de ventaja respecto a Roger Federer. En Nueva York las estadísticas están del lado del suizo con 5 títulos por los 3 de Rafa, mientras que el serbio, favorito para esta edición, peleará por sumar su tercera victoria en el Abierto de Estados Unidos. Habrá que ver que nos depara el último Grand Slam de 2018.

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar