contador web

OPINIÓN | VOCES

Cuando a Marruecos se le dé lo que pide: ni antes, ni después

Por EDURNE GARCÍA ORDÓÑEZ. 27/09/2018

Cuando el Presidente Sánchez vaya de visita, probablemente a la Cumbre Internacional de Marruecos por el Pacto Global de las Migraciones, tiene temas de conversación.

Marruecos
Pedro Sánchez
Migración
Mohammed VI

Que pasen por aquí y salgan de aquí.

El 28 de junio el ministro Borrel dijo en suelo marroquí que la colaboración entre los dos países en migración es “excelente”. El 25, sí, el martes pasado, una patrullera de la Marina Real de Marruecos abre fuego contra una lancha de goma en la que se habían echado a la mar 19 migrantes del país, rumbo a costas españolas, en un viaje dirigido por un español. El resultado: una mujer de 22 años muerta y 3 heridos de diversa consideración. Además de al organizador del viaje, se ha detenido a otros 2 españoles, sospechosos de sumarse al carro de usar las narco lanchas para ofrecer pasajes a 1.000 euros a migrantes, en colaboración con las mafias locales del Reino Alauita.

Un Reino en el que Mohammed VI gobierna y manda, y donde no se mueve un pelo sin que él y sus administradores lo sepan. Es difícil creer que no son perfectos conocedores de por dónde llegan, cómo llegan y por dónde salen los flujos migratorios; o que los de uniforme no sepan con casi exactitud quiénes están al frente de estas mafias, a la par que parece que miran para otro lado cuando las naves lanzaderas se llenan de viajeros, con billete pagado de ida a España;  o que no saben dónde están las plantaciones de marihuana, quiénes las manejan, dónde se embarcan y cuáles son sus beneficios.  

En 2006, un directivo de los depósitos de combustibles ubicados en Agadir, me detalló al milímetro el manejo de las bandas dedicadas a sacar a migrantes del país. Entonces, no queremos acordarnos, llegaban miles y miles de personas a las playas de Canarias. Las islas, a tiro de piedra de la costa occidental vecina, eran un campamento infinito de seres humanos sin destino claro. Entre 3 y 4 años después, allá por 2010, las pateras se redujeron; el Rey había logrado su objetivo: un acuerdo con la unión Europea y España con contenedores llenos de billetes de por medio. Los caladeros, la seguridad nacional y otros asuntos fueron los protagonistas.

En aquellos 6 años, deduje que al Rey le importa un bledo el problema de la migración, mientras que ellos no la sufran; que pasen por aquí y salgan de aquí, rumbo a esa Europa que (me dio la sensación), 'desprecian'. Saberse puerta de salida puede ser una forma de presionar en las negociaciones, amén de quizás colar por ella a los que ‘sobran’ en el país. Y, ni hablar de aceptar que la UE subvenciones campamentos de refugiados en las arenas del Sahara, como ha propuesto el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani.

Así es que, cuando el Presidente Pedro Sánchez vaya de visita, probablemente con motivo de la Cumbre Internacional de Marruecos por el Pacto Global de las Migraciones (en diciembre), tiene sólidos temas de conversación con un señor de una formación académica excelente, más listo que el hambre, al que no le tiembla el pulso a la hora de manipular, buen anfitrión y mejor informado; conversador en 4 idiomas y rey, por los 4 costados, de su país.

NOTICIAS AL ALZA ...

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar