lunes, 16 de mayo de 2022

¿No hay mucho tiempo? Aquí algunas cenas de navidad rápidas y económicas

La cena es el elemento al que más atención se le presta y el que más dolores de cabeza acarrea, pero eso se acabó con estas recetas que te sacarán del apuro.


¿No hay mucho tiempo? Aquí algunas cenas de navidad rápidas y económicas
  • whatsapp
  • linkedin

Se acerca la cena de navidad, esa noche en que la familia se reúne para celebrar un año más y al mismo tiempo, compartir lo mejor del mismo. En ese sentido, la comida, la cena se convierte en un elemento primordial con el cual regocijar a nuestros comensales y de paso, mostrarles de ese modo lo importantes que son para nosotros. Lamentablemente, entre el trabajo y las apuraciones, no siempre hay mucho tiempo y sobre todo, la economía necesaria para cumplir como quisiéramos con esta difícil tarea. Por eso, aquí te dejamos 5 recetas fáciles y sobre todo económicas que te pueden sacar del apuro en esta nochebuena:

RIsotto de Calabaza

Ingredientes

150 gr. de arroz

200 gr. de calabaza

1 cebolla

½ litro de caldo (de verduras o de pollo)

1 vaso de vino blanco

1 cucharadita de mantequilla

30 gr. de parmesano rallado

Sal

Pimienta

Preparación:

Antes de empezar pelaremos la calabaza y la cortaremos en brunoisse (es decir, en daditos). Reservamos.

Ponemos a calentar en una olla una cucharadita de mantequilla. Mientras se derrite, picaremos la cebolla todo lo finita que podamos y la pondremos a pochar en la mantequilla ya derretida, a fuego medio.

Cuando la cebolla ya esté pochada, añadiremos los daditos de calabaza y el arroz. Salpimentaremos al gusto y a continuación añadiremos el vasito de vino blanco. Mezclamos todo bien y dejamos reducir el vino durante un par de minutos. Importante: no dejes de remover.

Os voy a contar el secreto de un buen risotto; el risotto tiene que quedar meloso, cremoso y a la vez, bien cocinado. Que lo que iba a ser un risotto termine conviertiéndose en un “pastujo” de granos de arroz pasados y apelmazados por desgracia es bastante fácil si no sabemos el procedimiento para cocinarlo.

El tipo de arroz que usemos es muy importante; los italianos usan arroz arborio pero por mi experiencia, nuestro arroz valenciano de toda la vida es estupendo también. Si no encontrais arborio, podeis usar nuestro arroz redondo de siempre o arroz bomba. Eso sí, no useis arroz largo ni de ese que no se pasa, no queda igual.

Más importante que el tipo de arroz es la manera en la que se cocina un risotto. Al contrario que en nuestros arroces o paellas, no podemos echar todo el caldo a la vez y dejar que el arroz repose y por si solo lo absorva, sino que hay que echar el caldo poco a poco, en varias tantas (cuantas más mejor) y remover continuamente el arroz para que suelte todo el almidón, que es lo que hará que el arroz esté en su punto y se cree esa cremita tan típica del risotto. Además, es importante que al echar el caldo, este no rompa en ningún momento la temperatura de cocción, es decir que habrá que echar el caldo muy caliente o incluso hirviendo.

Siguiendo estos consejos, seguro tendreis un risotto al dente.

Lo que yo hago es preparar el caldo que voy a necesitar en una jarrita y calentarlo en el microondas, hasta el punto de ebullición, justo antes de necesitarlo. Echo un cuarto del caldo al arroz, remuevo, dejo que reduzca y cuando el arroz se queda sin caldo, echo otro cuarto. Así hasta terminar con todo el caldo. Si se diera el caso de que al terminar con el caldo el arroz todavía estuviera un poco entero, podemos añadir simplemente agua, pero siempre a la misma temperatura de la cocción, así que será necesario calentarla antes en el microondas o en un cazo aparte.

Una vez el arroz está a nuestro gusto de textura, retiramos del fuego y echamos el parmesano rallado, que se deshará gracias al calor residual.

Emplatamos y servimos para degustar de inmediato (el risotto no espera!!!) Se puede decorar con más parmesano en lascas o con un poco de perejil, ya sea picado y espolvoreado o directamente con un buen ramillete.

Croquetas de jamón ibérico y huevo duro

Ingredientes

Para 6 personas

Leche entera600 ml

Mantequilla cucharada sopera1

Harina de trigo cucharada sopera1

Jamón ibérico muy picado100 g

Huevo duro o cocido2

Huevo para envolver las croquetas2

Pan rallado para envolver las croquetas

Preparación:

Picamos bien el jamón ibérico para que quede en taquitos muy pequeños. Ponemos en la sartén la mantequilla y la harina y en cuanto se funde la primera, removemos y agregamos la mitad del jamón, para que este quede envuelto en esa masa o roux. Muy despacio, vamos añadiendo la leche a chorritos, dejando que la masa la vaya absorbiendo antes de añadir más. De esta manera, nunca nos saldrán grumos, mientras que si añadimos toda la leche de golpe, tendremos que trabajar más removiendo para disolverlos correctamente. Mientras, cocemos los huevos y los pelamos, picándolos también muy finamente. Conforme la bechamel va espesando y terminamos de añadir toda la leche, vamos probando de sal, porque el jamón puede ser suficiente para sazonar nuestra pasta de croquetas. Cuando prácticamente esté en su punto, añadimos el resto del jamón y el huevo duro picado. Sabremos que ya está lista cuando toda la sartén se llene de burbujas, y al remover la pasta haga un ruidito con la sartén, formando caminitos o pasillos al pasar la cuchara. Sacamos la bechamel y la dejamos enfriar en una fuente. Yo la cubro con un film de cocina para que no haga costra. Cuando la pasta está bien fría, formamos las croquetas y las envolvemos en huevo batido y pan rallado, friéndolas en tandas de cuatro o cinco croquetas en aceite muy caliente. Así conseguimos que no se nos abran y nos lleguen con un aspecto bien apetecible a la mesa.

Sopas de ajo con jamón, la receta de la abuela para entrar en calor

Ingredientes:

Para 4 personas

Diente de ajo3

Jamón ibérico 4 lonchas

Huevo4

Pan de hogaza 4 rebanadas, del día anterior

Pimentón dulce al gusto

Caldo de carne aproximadamente600 ml

Preparación:

Pelamos y fileteamos los ajos y los ponemos en dos cazuelas individuales de barro con un buen chorreón de aceite de oliva. Cuando los ajos estén bailando, añadimos el pan en trozos y agregamos el pimentón, dejando que el pan se tueste un poco.

Por otra parte, ponemos en un plato tres papeles de cocina absorbentes y sobre ellos extendemos las lonchas de jamón. Las cubrimos con otros tres papeles de cocina y las cocinamos 3 minutos en el microondas a toda potencia. Retiramos los papeles y el jamón quedará desgrasado y crujiente. Cuidado que estará muy frágil.

Añadimos el caldo a cada cazuela de barro y llevamos a ebullición. Cuando lleve cociendo un par de minutos, ponemos en el centro de cada una un huevo y lo salamos con un poco del jamón que trituramos directamente con la mano, reservando dos o tres trozos para decorar cada cazuela.

  • whatsapp
  • linkedin
Autor

Adolfo Reyna

Te puede interesar