contador web

INTERNACIONAL | ABUSOS A NIÑOS

Crecen las dudas sobre si el arzobispo de Canterbury sabía de los abusos a niños

Por CARLOS CÁCERES FERNÁNDEZ. 15/10/2017

Una investigación interna concluyó que John Smyth, un prominente abogado y líder evangélico, sometió a golpes al menos a 22 niños durante los campamentos de verano.

  • Justin Welby, el arzobispo de Canterbury.
    Justin Welby, el arzobispo de Canterbury.
  • John Smyth, acusado de someter a golpes a niños en los campamentos de verano.
    John Smyth, acusado de someter a golpes a niños en los campamentos de verano.
niños
abusos
iglesia
anglicana
Welby
Smyth
arzobispo

Durante décadas, niños que participaban en campamentos de élite cristianos durante el verano fueron víctimas de abusos por parte de la Iglesia Anglicana, que se ha visto envuelta en escándalos de este tipo durante el último año. Justin Welby trabajó en esos campamentos en sus 20 años antes de asumir su puesto actual como arzobispo mayor de Canterbury. Welby ha asegurado que no supo nada sobre esos abusos hasta el año 2013, cuando la policía tuvo conocimiento de los hechos, y se disculpó el pasado febrero por no haber hecho más para investigar esas denuncias.

Sin embargo, los niños que sufrieron los abusos, ahora adultos, han puesto en duda la versión del arzobispo en la que afirmaba no tener conocimiento de los hechos.

En 1982 se realizó una investigación interna por parte de una organización benéfica cristiana que apoyó las acusaciones sádicas hacia John Smyth, un destacado abogado y líder evangélico que dirigía los campos. Los resultados de la investigación nunca se hicieron públicos y las denuncias fueron desestimadas porque Smyth se había mudado a África y ya no estaba en la jurisdicción del país. No se inició una investigación criminal hasta que las noticias de Canal 4 revelaron las acusaciones.

La investigación del año 82, realizada por Mark Ruston, acabó acusando a Smyth de someter al menos a 22 adolescentes a golpes salvajes en su caseta del jardín, con la intención de absolverlos de los pecados cometidos como la masturbación y el orgullo. En aquellos campamentos, se reclutaban a niños de escuelas de élite de Gran Bretaña con el objetivo de evangelizarlos.

Smyth, de 75 años actualmente, sigue en África y dijo en las noticias de Canal 4 que las acusaciones no tenían sentido y se negó a hacer más comentarios. Pese a que Ruston concluyó que se había cometido un acto criminal, no se llevó a Smyth ante las autoridades. Sin embargo, fue enviado a Zimbabwe en el 82 y, posteriormente, a Sudáfrica, donde también se le acusó en ambos sitios sobre maltratar a niños. La investigación fue archivada y los investigadores, incluido Ruston, pasaron a asumir posiciones influyentes dentro de la Iglesia anglicana prometiendo (según un miembro de confianza) que nunca hablarían sobre el asunto públicamente.

Víctimas

Las víctimas sufrieron en silencio durante décadas, avergonzadas de contar lo sucedido. Durante todo el tiempo, la preocupación de los funcionarios fue proteger la reputación de confianza en vez de ayudarlos. "Si esto hubiera salido antes, la investigación habría terminado y sus miembros no habrían podido ascender dentro de la iglesia de la forma que lo hicieron", dijo una de las víctimas, Andy Morse, quien añadió que él intentó suicidarse dos veces debido al trauma infligido por Smyth.

El arzobispo Welby dijo que no se enteró de los abusos hasta 2013 porque estuvo trabajando en París entre 1978 y 1982 y que no había mantenido ningún contacto con sus colegas implicados en la investigación.

Aunque nadie ha presentado pruebas de que Welby supiera de las palizas cuando ocurrieron, varias víctimas y miembros de la investigación dudan de su versión. Afirman que Welby estaba en contacto con otros miembros del grupo y, casi con certeza, fue informado sobre la ausencia de Smyth y los motivos de su envío a Zimbabwe cuando regresó a visitar los campamentos después de graduarse en Cambridge. Además, mientras que Welby dice que no tuvo contacto con los miembros de los campamentos, un programa muestra que regresó para dar charlas en 1979. También, el investigador Ruston y el arzobispo tenían una relación extremadamente cercana, como aseguran colegas suyos, las víctimas y algunas figuras de la Iglesia. Además, Ruston fue vicario de la Iglesia Redonda en Cambridge desde la década de 1960 hasta principios de la década de 1980, y el arzobispo se alojó allí durante su último año en la universidad en 1978. El arzobispo, al reflexionar en un artículo en una revista en el año 2013, decía que "Mark Ruston era alguien cuya santidad personal brillaba en todos los aspectos de su vida. Rezamos juntos regularmente, hablamos mucho, y fui continuamente inspirado por él para tratar de seguir más de cerca a Cristo".

Otra figura de la iglesia, Alan Wilson, un obispo que es amigo de los antiguos miembros de los campamentos, dijo que resultaba difícil creer al arzobispo. "No tengo pruebas, pero no he conocido a una sola persona Iwerne (los campamentos) que piense que es creíble que Justin Welby no supiera que Smyth había abandonado el país bajo una nube relacionada con su comportamiento con los niños que habían estado en los campamentos de Iwerne. Smyth era el presidente del fideicomiso, y el hecho de que de repente abandonara su carrera en leyes y se fuese a África habría suscitado preguntas".

El asunto salta en 2012

Hasta 2012, todo el asunto había permanecido tranquilo. Sin embargo, Graham (una de las víctimas que ocultó su apellido para proteger su privacidad, se presentó en la iglesia exigiendo que le proporcionaran consejo. Pero, además de asesoramiento, estaba buscando justicia, reconocimiento y la seguridad de que Smyth no estaba cometiendo los mismos abusos en Sudáfrica de los que se le acusaba en Gran Bretaña. Tardó seis meses en recibir una respuesta que decía que “podría haber alguien que le ayudase”. Y no volvió a saber nada hasta pasados otros diez meses, cuando recibió un email en el que se decía que esa persona estaba “demasiado ocupada”. Sólo cuando Graham acusó a Welby de saber sobre el abuso y amenazó con ir a los medios de comunicación, que le asignaron un terapeuta.

TAMBIÉN EN:
NOTICIAS AL ALZA ...

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar