contador web

INTERNACIONAL | MEDIO AMBIENTE

Los daños causados por el huracán Harvey tardarán años en ser reparados

Por CARLOS CÁCERES FERNÁNDEZ. 29/08/2017

Los servicios de emergencia se han visto completamente desbordados y aún ni siquiera se ha podido comenzar a hacer recuento de personas fallecidas.

  • Daños producidos por las inundaciones tras el huracán Harvey.
    Daños producidos por las inundaciones tras el huracán Harvey.
  • Daños producidos por las inundaciones tras el huracán Harvey.
    Daños producidos por las inundaciones tras el huracán Harvey.
  • Daños producidos por las inundaciones tras el huracán Harvey.
    Daños producidos por las inundaciones tras el huracán Harvey.
  • Daños producidos por las inundaciones tras el huracán Harvey.
    Daños producidos por las inundaciones tras el huracán Harvey.
lluvia
inundaciones
Huracán
Harvey
torrencial

Una de las tormentas más destructivas de la historia de EEUU ha golpeado el sureste de Texas por un cuarto día, dejando claro que las inundaciones catastróficas que habían convertido barrios enteros en lagos son sólo el comienzo de un desastre que llevará años superar.

Los funcionarios locales, estatales y federales reconocieron que la magnitud de la crisis es tan grande que no pueden abordarla plenamente.

A través de una región que alberga a millones de personas e incluye a Houston, la cuarta ciudad más grande del país, nadie tiene aún una idea clara de cuántas personas han desaparecidas, cuántas están evacuadas, cuántas quedaron atrapadas en sus casas anegadas, o cuántas casas y vehículos inundados hay.

Es "uno de los desastres más grandes que Estados Unidos haya sufrido”, dijo el gobernador Greg Abbott, advirtiendo que no se espera nada que se parezca a una recuperación a corto plazo. Funcionarios locales informaron de 10 muertes posiblemente relacionadas con la tormenta, seis de ellas en el condado de Harris, que incluye a Houston. Pero el trabajo de limpiar las calles, ir de puerta en puerta, evaluar el daño (y encontrar víctimas) aún no ha comenzado.

Las escenas de la gente siendo rescatada de los tejados con sus mascotas revivieron los recuerdos del huracán Katrina en 2005, cuando las primeras estimaciones subestimaron ampliamente la devastación material y el número de muertos y los esfuerzos de recuperación han durado años. Se espera que más de 450.000 personas soliciten asistencia federal.

"Vamos a estar varios años tratando de recuperarnos”, afirmaban las autoridades. "El estado de Texas está a punto de sufrir una de las mayores misiones de recuperación de viviendas que el país haya visto".

Por el momento, los esfuerzos se centran en los elementos más básicos de mantener a la gente viva, rescatando sobrevivientes de la inundación, proporcionando refugio, comida y agua, y restaurando la electricidad a cientos de miles de personas que se quedaron sin ella.

Brock Long, de la Agencia Federal del Manejo de Emergencias, dijo que estaban enviando dos millones de litros de agua y de comidas a la zona. Otras agencias gubernamentales, organizaciones benéficas y corporaciones también están enviando suministros a la región.

Sólo en el condado de Harris, varios miles de personas varadas en vehículos y edificios por el agua fueron rescatadas por policías y bomberos usando lanchas y helicópteros, y legiones de voluntarios usaron sus propios barcos para transportar a la gente a un lugar seguro. El Gobernador Abbott activó a toda la Guardia Nacional de Texas para ayudar en el rescate y la recuperación, elevando el número de tropas involucradas a 12.000 personas. Y alabó a los tejanos por darse prisa a la hora de ayudar y rescatar a sus vecinos.

Innumerables automóviles abandonados y camiones bloquean las carreteras inundadas, planteando preguntas sobre si sus conductores han logrado escapar. Casi todos los evacuados tienen una historia dramática que contar.

Glenda Walton, de pie con una camiseta gris húmeda entre cinco miembros de su familia en un centro de evacuación, sólo podía pensar en lo que pasó. Dijo que vio cómo una mujer abrazada a un árbol perdió su agarre, se quedó atrapada en el agua revuelta, y se ahogó.

Los funcionarios estimaron que más de 30.000 personas se habían ido a refugios de emergencia, incluyendo algunos que habían abierto en ciudades del interior, como Dallas, a más de 300 kilómetros de Houston. El alcalde de Dallas, Mike Rawlings, dijo que se le pidió a la ciudad que se preparara para "cifras que podrían rondar las decenas de miles".

Melanie Steele, de 43 años, dijo que ella y su esposo se fueron su casa atravesando un pantano en el vecindario Linkwood de Houston con poco más que su perro, Baxter, y una bolsa de comida para perros. El domingo por la noche, recibió una alerta en su teléfono de que la alarma había saltado.

"Supongo que eso significa que el agua está entrando” y que todo lo que ella tiene está perdido, dijo mientras se sentaba en el cuarto de hotel en Houston, abrazando a Baxter.

Ocho refinerías de petróleo, con cerca de un octavo de la capacidad de refinación del país, cerraron debido a la tormenta, que podría afectar los precios del gas en todo el país. Los dos aeropuertos de Houston estaban cerrados, y cientos de pasajeros se quedaron atrapados.

TAMBIÉN EN:
Donald Trump llama "Pocahontas" a una senadora demócrata

Por ANA CRISTINA LUZURIAGA LUZURIAGA

NOTICIAS AL ALZA ...

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar