contador web

INTERNACIONAL | VIOLENCIA RACISTA EN EEUU

Un coche embiste a la multitud después de una manifestación de supremacistas blancos

Por FRANCISCO CARVAJAL JIMÉNEZ. 13/08/2017

Desde el viernes por la noche, supremacistas blancos y contramanifestantes se enfrentaron con lemas, gritos y pequeñas escaramuzas que acabaron con tres muertos y al menos 34 heridos.

violencia
blancos
Charlottesville
supremacistas

El coche de James Alex Fields Jr., de 20 años, embistiendo a la multitud.

La ciudad de Charlottesville se vio ayer envuelta por la violencia, cuando supremacistas blancos y manifestantes contrarios se enfrentaron en una de las peleas más sangrientas hasta la fecha por la eliminación de los monumentos confederados en todo el sur del país.

Los supremacistas blancos habían programado una manifestación para protestar sobre la decisión de la ciudad de quitar una estatua de Robert E. Lee. Pero la manifestación rápidamente explotó en burlas raciales, empujones y peleas, lo que llevó al gobernador a declarar el estado de emergencia y a la Guardia Nacional a unirse a la policía para despejar la zona.

Todas esas escaramuzas resultaron en cortes, magulladuras y heridas leves. Pero después de que la manifestación se dispersara en un parque de la ciudad, un coche que llevaba matrícula de Ohio embistió contra la muchedumbre cerca del centro comercial de la ciudad, matando a una mujer de 32 años. Otras 34 personas resultaron heridas, según una portavoz del Centro Médico de la Universidad de Virginia.

El coronel Martin Kumer, superintendente de la cárcel regional Albemarle-Charlottesville, confirmó ayer por la noche que un hombre de Ohio, James Alex Fields Jr., de 20 años, había sido arrestado y acusado de asesinato en segundo grado y de no detenerse en la escena del accidente que tuvo como resultado una muerte. Pero las autoridades se negaron a decir públicamente que el señor Fields era el conductor del automóvil que embistió a la multitud.

James Alex Fields, en una imagen del Departamento de Policía de Charlottesville.



Los testigos del accidente dijeron que un coche deportivo gris aceleró contra la multitud de personas contrarias a los supremacistas blancos, que se habían ido. "Probablemente fue lo más espantoso que he visto en mi vida", dijo Robert Armengol, que estaba en la escena informando en un podcast que organiza con estudiantes de la Universidad de Virginia. "Después de eso fue un jaleo. El coche dio marcha atrás y aceleró y todo el mundo que estaba en la calle en mi dirección comenzó a correr”.

La manifestación planeada fue promovida como "Unite the Right" y tanto sus organizadores como sus críticos dijeron que esperaban que fuera una de las reuniones más grandes de supremacistas blancos en los últimos tiempos, atrayendo a grupos como Ku Klux Klan y neonazis y a líderes del movimiento como David Duke y Richard Spencer.

Muchos de estos grupos se han sentido envalentonados desde la elección de Donald J. Trump como presidente. Duke, ex mago imperial del Ku Klux Klan, dijo a los periodistas el sábado que los manifestantes "cumplirían las promesas de Donald Trump" para "recuperar nuestro país".

El sábado por la tarde, el presidente Trump, mientras hablaba al comienzo de un evento de veteranos en su club de golf en Bedminster, N.J., se refirió a lo que describió como "los terribles acontecimientos que se desarrollan en Charlottesville, Virginia".

En sus comentarios, Trump condenó las sangrientas protestas, pero no criticó específicamente la manifestación nacionalista blanca y sus lemas neonazis, culpando a "el odio, la intolerancia y la violencia en muchos lados".

"Ha estado sucediendo durante mucho tiempo en nuestro país, no es Donald Trump, no es Barack Obama", dijo Trump, agregando que había estado en contacto con funcionarios de Virginia. Después de llamar a la "rápida restauración de la ley y el orden", ofreció una súplica para la unidad entre los estadounidenses de "todas las razas, credos y colores".

El presidente fue criticado por algunos que dijeron que no había respondido con suficiente fuerza contra el racismo y que no había condenado a los grupos supremacistas blancos que estaban detrás del mitin.

Entre los disgustados con el señor Trump estaba el alcalde de Charlottesville, Mike Signer. "Espero que se mire en el espejo y piense muy profundamente acerca de con quién se reunió durante su campaña", dijo.

El sábado por la noche, el Departamento de Justicia anunció que estaba iniciando una investigación de derechos civiles sobre "las circunstancias del incidente mortal”, que llevaría a cabo el FBI, el abogado de los Estados Unidos para el distrito occidental de Virginia y el departamento División de Derechos Civiles.

"La violencia y las muertes en Charlottesville atacan el corazón de la ley y la justicia estadounidenses", dijo el fiscal general Jeff Sessions en un comunicado. "Cuando tales acciones surgen de la intolerancia racial y el odio, traicionan nuestros valores fundamentales, y no puede ser tolerado".

La turbulencia en Charlottesville comenzó con una marcha el viernes por la noche de los supremacistas blancos en el campus de la Universidad de Virginia y se intensificó el sábado por la mañana con manifestantes de ambos bandos reunidos alrededor del parque. Banderas confederadas, cantos de lemas de la era nazi, con cascos y escudos, los supremacistas blancos convergieron en la estatua de Lee dentro del parque y empezaron a cantar frases como "No nos reemplazarán" o "Los judíos no nos reemplazarán".

Cientos de contramanifestantes (líderes religiosos, activistas de Black Lives Matter y grupos antifascistas conocidos como "antifa”) rápidamente rodearon el parque, cantando temas espirituales y llevando sus propios signos.

La mañana comenzó pacíficamente, con los supremacistas blancos reunidos en McIntire Park, fuera del centro de la ciudad, y los contramanifestantes, incluyendo a Cornel R. West, profesor de la Universidad de Harvard y activista político, reunidos en la Primera Iglesia Bautista, una iglesia históricamente afroamericana. El profesor West, que se dirigió al grupo en una oración al amanecer, dijo que había venido "dando testimonio del amor y la justicia frente a la supremacía blanca".

En el Parque McIntire, los supremacistas blancos agitaron banderas confederadas. Uno de los participantes, que dijo llamarse Ted y que quizá algún día se postularía para cargos políticos, dijo que era de Missouri y añadió: "Estoy cansado de ver cómo se empuja a la gente blanca".

Pero a las 11 de la madrugada, después de que ambos bandos se dirigieran al Parque de la Emancipación, todo se convirtió en burlas, empujones y peleas. Tres personas fueron arrestadas en estas “escaramuzas”.

En menos de una hora, los políticos, entre ellos el gobernador Terry McAuliffe, un demócrata, y el presidente de la Cámara, Paul D. Ryan, de Wisconsin, un republicano, habían condenado la violencia. La primera respuesta pública de la Casa Blanca provino de la primera dama, Melania Trump, quien escribió en Twitter: "Nuestro país fomenta la libertad de expresión, pero comuniquémonos sin odio en nuestros corazones. Ningún bien proviene de la violencia".

El ex presidente Barack Obama respondió a la violencia en Twitter con una cita de Nelson Mandela: "Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel, su origen o su religión... La gente debe aprender a odiar, y si pueden aprender a odiar, se les puede enseñar a amar”.

Después de que la manifestación se dispersara, su organizador, Jason Kessler, que se califica a sí mismo como “un abogado blanco", se quejó en una entrevista de que su grupo había sido "forzado a una situación muy caótica". Y añadió: “Se suponía que la policía debía esta allí para protegernos pero se retiraron".

Tanto Kessler como Richard Spencer, un prominente supremacista blanco que debía hablar el sábado, son graduados de la Universidad de Virginia. En un video online, titulado "un mensaje a Charlottesville", Spencer prometió regresar a la ciudad universitaria.

-¿Crees que vamos a volver a este tipo de comportamiento para ti y tu pequeña ciudad de provincias? No, '' dijo. "Vamos a hacer de Charlottesville el centro del universo".

Más tarde, un helicóptero de la Policía Estatal de Virginia se estrelló cerca de un campo de golf y estalló en llamas. El piloto, el teniente H. Jay Cullen, de 48 años, de Midlothian, Virginia, y Berke M. M. Bates, de 40 años, piloto de tropa de Quinton, Virginia, murieron en el accidente. Su helicóptero Bell 407 estaba ayudando en la situación de Charlottesville, dijo la Policía Estatal de Virginia.

La violencia en Charlottesville fue el último episodio de una serie de dramas tensos que se desarrollaron en Estados Unidos sobre los planes para eliminar estatuas y otros símbolos históricos de la Confederación. Las batallas se han intensificado con la elección de Trump, que goza del ferviente apoyo de los supremacistas blancos.

En Nueva Orleans, los temores aumentaron esta primavera cuando cuatro monumentos de la era de la Confederación fueron derribados. Cientos de manifestantes de extrema derecha y liberales se juntaron, con ocasionales ataques de violencia, bajo otra estatua de Robert E. Lee. Hubo puñetazos y gritos, pero nada como la violencia que se pudo ver en Charlottesville.

En St. Louis, los trabajadores retiraron un monumento confederado de Forest Park en junio, poniendo fin a una prolongada batalla sobre su destino. En Frederick, MD, un busto de Roger B. Taney, el principal juez de Estados Unidos que escribió la famosa decisión de Dred Scott en 1857 negando la ciudadanía de los negros, fue quitado en mayo de su lugar cerca del ayuntamiento.

En Charlottesville, la protesta del sábado fue la culminación de un año y medio de debate sobre la estatua de Lee. Un movimiento para retirarla comenzó cuando un estudiante de secundaria afroamericano empezó una petición. El Ayuntamiento votó 3 a 2 en abril aceptándola, pero un juez emitió una orden judicial deteniendo temporalmente el traslado.

La ciudad se había estado preparando para un mar de manifestantes, y el viernes por la noche, cientos de ellos, llevando antorchas encendidas, marcharon en los pintorescos terrenos de la Universidad de Virginia, fundada en 1819 por Thomas Jefferson.

"Vamos a cumplir las promesas de Donald Trump" para "recuperar nuestro país", dijo Duke, un ex mago imperial del Ku Klux Klan. Muchos de los manifestantes blancos llevaron carteles de campaña para Trump.

TAMBIÉN EN:
Donald Trump llama "Pocahontas" a una senadora demócrata

Por ANA CRISTINA LUZURIAGA LUZURIAGA

NOTICIAS AL ALZA ...

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar