INTERNACIONAL | TERRORISMO

Militares rusos creen haber matado al líder del Estado Islámico

Por FRANCISCO CARVAJAL JIMÉNEZ. 16/06/2017

Abu Bakr al-Baghdadi pudo haber sido abatido en un ataque aéreo a una reunión de líderes del Estado Islámico en Siria. Sería el golpe más importante desde el asesinato de Bin Laden en 2011.

ISIS
Siria
ruso
ejercito
estado
asesinado
islámico
Abu Bakr al-Baghdadi

Abu Bakr al-Baghdadi, el autoproclamado califa del Estado Islámico.

El ejército ruso ha dicho que estaba analizando si un ataque aéreo ruso en el desierto de Siria había matado a Abu Bakr al-Baghdadi, el autoproclamado califa del Estado Islámico, en lo que sería un gran logro militar.

En un comunicado difundido a agencias de noticias rusas, el Ministerio de Defensa dijo que la Fuerza Aérea de Rusia atacó mientras líderes del Estado Islámico se reunían el 28 de mayo fuera de Raqqa, Siria, la capital de facto del grupo, posiblemente matando a Baghdadi, uno de los más terroristas más buscados.

El coronel Ryan S. Dillon, portavoz de la coalición militar liderada por Estados Unidos que lucha contra el Estado Islámico en Siria e Irak, dijo en un correo electrónico: "No podemos confirmar estos informes en este momento".

La declaración rusa ha sido escrita con cautela, sugiriendo que el ejército no está seguro de si su ataque había matado a Baghdadi, un “trofeo” que varios países persiguen en la larga lucha contra el Estado Islámico.

"Según la información que estamos comprobando a través de varios canales, el líder del Estado Islámico, Abu Bakr al-Baghdadi, estaba en la reunión y el ataque la destruyó", dice el comunicado. En una conferencia de prensa, el portavoz del Kremlin, Dmitry S. Peskov, se negó a dar más detalles.

Raqqa ha estado bajo ataque en las últimas semanas: las fuerzas kurdas y árabes respaldadas por Estados Unidos se han estado acercando y una coalición de fuerzas aéreas occidentales y árabes liderada por Estados Unidos ha atacado la ciudad desde el aire.

El Ministerio de Defensa ruso ha dicho que había "advertido a la parte estadounidense sobre el ataque de antemano", según la agencia de noticias estatal RIA, pero no estaba claro si Rusia había compartido información sobre la reunión o había cooperado de otra manera con la Coalición dirigida por Occidente en Siria.

Puede ser parte de la guerra psicológica

No está claro si el ejército ruso sabía por adelantado que Baghdadi estaba en la reunión, o si se enteró de esta posibilidad después del ataque. Los rusos no establecen una clara separación entre sus operaciones de guerra psicológica y su departamento de comunicación, lo que significa que puede que esta declaración sea táctica y vaya destinada a ayudar a las fuerzas rusas en Siria. Una afirmación de que el líder terrorista ha sido asesinado, independientemente de la evidencia, siembra dudas entre los combatientes del Estado islámico.

El ejército ruso dijo que dos modelos de aviones de combate Sukhoi, Su-34 y Su-35, habían llevado a cabo el ataque en lo que calificó de "comandantes de alto nivel del grupo terrorista dentro del llamado consejo militar del Estado Islámico”, según Interfax. El ataque también mató a 30 comandantes y a 300 combatientes, afirman desde el ejército. Duró desde las 12:35 a.m. hasta las 12:45 a.m., según Interfax.

Ria informó de que Rusia se enteró de la reunión a finales de mayo y, al verificar la información, comprobaron que los comandantes tenían la intención de discutir la retirada de sus combatientes de Raqqa.

Golpe importante

El nivel en que Baghdadi ejercía el control diario sobre las actividades del Estado islámico no está completamente claro, pero su muerte sería un golpe importante. De hecho, sería el más importante desde que Osama bin Laden, líder de Al Qaeda, fue asesinado en una operación estadounidense en Pakistán en 2011.

Baghdadi, que se cree que nació en Irak en 1971, creció bajo el régimen de Saddam Hussein. Después de que Estados Unidos invadiera el país y derrocara a Hussein en 2003, Baghdadi pasó años encarcelado en Camp Bucca, en el sur de Irak.

Baghdadi fue nombrado jefe del Estado Islámico en 2010, y su grupo parecía particularmente hábil en sacar ventaja de las tensiones. Después de los levantamientos de la Primavera Árabe de 2011, Siria se convirtió en un terreno fértil para los yihadistas como Baghdadi, que explotó el vacío de poder que dejó el violento desafío al gobierno del presidente Bashar al-Assad. El grupo también exhibió un sofisticado uso de las redes sociales para reclutar posibles yihadistas de todo el mundo y sembrar el terror en Occidente.

Usando fronteras de fácil acceso entre Siria e Irak, los nuevos yihadistas dominaron a las autoridades chiítas y las facciones sunitas en ambos países, y establecieron un bastión en una zona sunní. En el verano de 2014, el grupo se declaró como califato, como sucesores de los líderes primeros del Islam.

Baghdadi no ha sido visto públicamente en mucho tiempo, incluso cuando los gobiernos de Irán, Irak, Rusia y Estados Unidos han atacado los baluartes del Estado Islámico en las principales ciudades, obligándoles a retroceder en el territorio.

Baghdadi se dirigió por última vez a sus seguidores en una grabación emitida en diciembre de 2015. Su silencio desde entonces ha llevado a rumores persistentes de que ha sido herido o asesinado. Abu Muhammad al-Adnani, que encabezó los esfuerzos del grupo para exportar el terror al extranjero, incluyendo la supervisión de ataques en París y Bruselas, murió en un ataque aéreo en agosto.

El pasado mes de noviembre, el Estado Islámico lanzó una grabación de audio instando a las fuerzas a permanecer firmes frente a la ofensiva iraquí respaldada por Estados Unidos en Mosul.

TAMBIÉN EN:
NOTICIAS AL ALZA ...

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar