contador web

INTERNACIONAL | LATINOAMÉRICA

Brasil dice sí a la ultraderecha

Por ISABEL ANDRADES. 29/10/2018

Jair Bolsonaro, el nuevo presidente de Brasil con el 55% de los votos, gobernará el país más grande de Amèrica Latina en el periodo 2019-2022

elecciones
Brasil
Bolsonaro
AméricaLatina

Bolsonaro durante una sesión ordinaria del plenario del Senado

El ultraderechista Jair Bolsonaro (PSL) se impuso el domingo en la segunda vuelta de las elecciones generales de Brasil. El nuevo presidente electo se hizo con un 55,13% de votos, frente al 44,87% del la izquierda de Fernando Haddad del Partido de los Trabajadores (PT), del encarcelado Lula da Silva.

Con la llegada al poder de este capitán retirado del ejército, todas las miradas se han posado hoy sobre el país más grande de América Latina, una economía emergente que hasta hace poco era ejemplo a seguir en la región, pero que hoy viene a sumar más confusión geopolítica.

Postulado como "candidato del cambio", Bolsonaro, de 63 años, ha afirmado que se mantendrá al lado de la constitución y velará por la unión de Brasil. “Todos ustedes son testigos de que este gobierno será defensor de la Constitución, la libertad y de Dios”, dijo el mandatario en un video en directo en Facebook. Al igual que el norteamericano Donald Trump, quien celebró su triunfo, para Bolsonaro Brasil es lo primero, cueste lo que cueste.

El nuevo presidente electo, caracterizado por un carácter autoritario e intolerante, tendrá que hacer frente a un Brasil profundamente dividido, Por una parte, deberá demostrar a sus millones de seguidores que es capaz de limpiar de corrupción las instituciones y redemocratizar el país. Por otro lado, a Bolsonaro le vendrá bien dar esperanza a sus opsositores, que consideran este brusco ascenso de la ultraderecha como un retroceso para las libertades y temen que se agudicen las desigualdades sociales en Brasil.

En política regional, es bastante evidente que Bolsonaro mirará a la crisis  venezolana con ojos distintos a los de sus predecesores. Es previsible que el ultraderechista suelte amarras con la Venezuela chavista de Maduro, al mismo tiempo que tendrá que asumir el problema de las fronteras por las que, a diario, miles de venezolanos intentan ingresar a Brasil en busca de refugio.

Aunque Bolsonaro no se ha caracterizado durante su campaña por posicionarse como un líder regional, es previsible que el ex militar busque alinearse con las economías más avanzadas y a gobiernos de tinte más conservador como el de Colombia y Chile.

Más partidario de acuerdos bilaterales que de en bloque, abre la interrogación sobre el papel que jugará Brasil en Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay), así como la relación con su vecina Argentina.

El Gobierno del conservador Macri espera que Brasil no obstaculice el acuerdo entre Mercosur y la Unión Europea que, según cree el  ministro de Producción y Trabajo argentino, Dante Sica, podría ser una realidad próximamente. El canciller paraguayo, Luis Alberto Castiglioni, también cree posible que se cierre el acuerdo a corto plazo.

Todo hace pensar que el pacto definitivo entre la Unión Europea y Mercosur se produzca coincidiendo con la próxima cumbre del G-20 que se celebrará en Argentina entre el 30 de noviembre y el 1 de diciembre de este año.

 

TAMBIÉN EN:
Una ciudad para pasear a pie

Por COLUMNA CERO

NOTICIAS AL ALZA ...

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar