contador web

INTERNACIONAL | GUERRA YEMEN

Save the Children pide a España que deje de vender armas a todas las partes en conflicto en Yemen

Por ISABEL ANDRADES. 23/10/2018

Yemen es, según Naciones Unidas, la mayor catástrofe humanitaria actual. 22 millones de personas necesitan urgentemente ayuda humanitaria y protección.

DerechosHumanos
Yemen

Un niño juega con su neumático junto a edificios dañados por los ataques aéreos en la ciudad vieja de Sa'ada, Yemen. FOTO: Giles Clarke / OCHA

Ante la comparecencia del presidente del Gobierno mañana en el Pleno del Congreso de los Diputados para dar explicaciones sobre la autorización de exportación de armamento a Arabia Saudí, Save the Children reitera que cualquier transferencia de material militar a las partes en conflicto en Yemen conlleva el riesgo de que puedan acabar provocando más destrucción y sufrimiento en el país.

Por ello, afirma la organización, "España debe poner fin a todas las transferencias de armas a Arabia Saudí, incluyendo las exportaciones directas y las indirectas a través de otros países, mientras que exista el riesgo sustancial de que puedan ser utilizadas para cometer violaciones graves del derecho internacional humanitario y de los derechos humanos en Yemen".

Ataques indiscriminados contra la población civil

Asimismo, la organización pide al Gobierno de Pedro Sánchez que tome medidas para garantizar la protección de los niños y las niñas afectados por la violencia en Yemen, inste a las partes en conflicto a que pongan fin a los ataques indiscriminados contra la población civil y exija rendición de cuentas para sus perpetradores.

El gobierno debe cumplir con la legislación española sobre el comercio de armas.

Para Save the Children "es de vital importancia que España se implique activamente en la búsqueda de una solución política al conflicto a través de un proceso participativo que tenga en cuenta la opinión de mujeres, niños y sociedad civil".

La ONG recuerda que si el Gobierno español anunciara mañana la suspensión de cualquier tipo de armamento a Arabia Saudí, cumpliría finalmente con la legislación española sobre el comercio de armas y doble uso de 2007 y con el Tratado de Comercio de Armas ratificado en 2014, que prohíbe la exportación de armas cuando estas puedan ser utilizadas para cometer violaciones graves de derechos humanos y del derecho internacional humanitario.

España actuaría además de manera coherente con el importante papel que tiene a nivel global para la protección de la infancia en conflictos armados y, en particular, para la protección de escuelas y hospitales ante potenciales ataques.

Sin embargo, Save the Children ve con preocupación las últimas declaraciones por el momento del Gobierno español que, después de confirmar la paralización de la venta de cuatrocientas bombas de precisión a Arabia Saudí, afirmó que dicha exportación se mantenía por el impacto que su anulación podía tener sobre el contrato firmado para la venta de cinco corbetas entre la empresa española Navantia y Arabia Saudí.

A través de una petición en su página web, Save the Children ha recopilado ya más de 17.000 firmas para instar a España a que haga todo lo que está en su mano para asegurar que la población yemení esté protegida ante la amenaza de más violencia y sufrimiento. 

Hambre como arma de guerra

Durante casi cuatro años, los niños y las niñas yemeníes han sido víctimas constantes de vulneraciones de sus derechos por todas las partes en conflicto, incluyendo ataques indiscriminados, negación del acceso a ayuda humanitaria y el uso del hambre como arma de guerra.

Más de tres años y medio después de la escalada de violencia en marzo de 2015, el conflicto en Yemen es, según Naciones Unidas, la mayor catástrofe humanitaria actual. 22 millones de personas, el 75 por ciento de la población, necesita urgentemente ayuda humanitaria y protección: la mitad de ellas, 11 millones, son niños y niñas.

Según el informe del Consejo de Derechos Humanos de la ONU publicado en agosto de 2018, más de 6.000 personas han muerto desde el comienzo de las hostilidades, y más de 10.000 han resultado heridas. Los bombardeos de la Coalición liderada por Arabia Saudí son los responsables de la mayoría de las víctimas civiles, con ataques a zonas residenciales, mercados, bodas y funerales, centros de detención e instalaciones sanitarias.

El pasado 9 de agosto, un ataque aéreo perpetrado por la Coalición en Sa’da alcanzó un autobús escolar que llevaba de excursión a decenas de niños y niñas de entre 6 y 14 años. Según el Comité Internacional de la Cruz Roja, 51 personas murieron en el ataque, entre ellas 40 niños y niñas, y 79 resultaros heridas. Naciones Unidas estima que más de 6.000 niños y niñas han muerto o han quedado mutilados en bombardeos de la Coalición liderada por Arabia Saudí desde la escalada en conflicto.

Hambruna, cólera y ataques a la sociedad civil

Las condiciones de vida en Yemen son extremadamente difíciles, con más de dos millones de personas que han tenido que abandonar sus casas y ocho millones que no saben cómo se procurarán su próxima comida. Mientras tanto, crece la preocupación por otra oleada de cólera que amenaza a la población y que podría tener efectos devastadores.

Solo en la última semana, 700 niños han muerto de hambre y 1.500 podrían haber contraído el cólera. Cada vez es más real una hambruna provocada por el hombre, la peor en los últimos 100 años según la ONU, y todas las partes en conflicto son responsables.

La asistencia humanitaria que proporcionan Save the Children y otras agencias solo consigue retrasar los efectos de una catástrofe que únicamente podrá ser contenida a través de una solución política al conflicto, en la que la voz de mujeres, niñas, niños y sociedad civil sea escuchada.

Mientras ha fracasado el mes pasado el último intento de celebrar en Ginebra unas consultas para la búsqueda de una solución política al conflicto, se recrudece la ofensiva en la ciudad de Hodeida, cuyo puerto es la puerta de acceso para los suministros de los que dependen millones de personas en todo el país.

Según la ONU, más del 25 por ciento de los niños y las niñas en la provincia sufren malnutrición aguda, 900.000 personas necesitan ayuda alimentaria y 90.000 mujeres embarazadas están en grave riesgo. Si la ofensiva continúa y se interrumpe la ayuda de las agencias humanitarias, 100.000 niños y niñas estarán en riesgo de perder la vida.

NOTICIAS AL ALZA ...

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar