contador web

INTERNACIONAL | YEMEN

Nueva ola de violencia en Hodeia desplaza a diario a tres mil niños

Por ISABEL ANDRADES. 02/08/2018

la ciudad de Hodeida se ha convertido en algo así como un pueblo fantasma. Las calles están vacías incluso durante el día y hay puntos de control en todas partes.

DerechosHumanos
Yemen
Hodeia

Enfrentamientos mortales al sur de la ciudad de Hodeida están poniendo en peligro la vida de miles de niños. Foto cedida por Save the Children

Una nueva ola de violencia que ha visto aumentar los bombardeos y estallidos de enfrentamientos mortales al sur de la ciudad de Hodeida en Yemen está poniendo en peligro la vida de miles de niños, advierte Save the Children.

Incluso antes del último aumento de la violencia, un promedio de 6.238 personas, la mitad de las cuales son niños y niñas, huían todos los días de Hodeida.

En poco más de 50 días (del 1 de junio al 24 de julio) la constante amenaza de bombardeos, hambre y falta de servicios básicos provocó el desplazamiento de un total de 330.610 personas de Hodeida según las Naciones Unidas.

Campos de minas y atáques aéreos

El viaje para aquellos que intentan huir a menudo no es más seguro: las familias tienen que enfrentarse a los campos de minas, los ataques aéreos y verse obligados a cruzar áreas de combate activo en un intento por escapar de la zona asediada. Las víctimas civiles en los distritos más afectados se duplicaron a comienzos de julio a medida que los enfrentamientos se trasladaron a zonas más pobladas, según la Agencia de Refugiados de la ONU.

Las aldeas y las comunidades a las que huyen las familias están saturadas.

Razan, de ocho años, resultó gravemente herida en un ojo después de que una bomba estalló cerca cuando ella y su padre trataban de huir. Ella estuvo agonizando durante días y su familia temió que quedase ciega permanentemente.

Samir, el padre de Razan dijo que "Cuando Razan resultó herida, el ataque aéreo estaba a pocos metros de nosotros. El ataque impactó contra un vehículo blindado cercano y la metralla golpeó a Razan en el ojo. Traté de llegar a un lugar seguro para ver su ojo, y luego la vendé con mi chal. Después tuvimos que seguir moviéndonos".

"Razan tuvo que pasar cinco días sin tratamiento, porque no tenía suficiente dinero. Después de cinco días le pregunté a Razan si todavía podía ver a través de su ojo herido. Ella mintió y dijo que sí. Subimos al piso de arriba y le pedí que contara los pájaros que había afuera mientras yo le cubría el ojo bueno. Dijo que había dos, pero había cuatro".

Razan finalmente llegó a un hospital especializado, donde Save the Children la remitió para una cirugía de emergencia que debería devolverle la vista, pero hay muchos más niños como ella que no reciben la atención que necesitan.

Inseguridad alimentaria extrema

Incluso si lo logran, las aldeas y las comunidades a las que huyen están saturadas y simplemente no pueden hacer frente a la afluencia de personas o brindarles servicios esenciales. Esto pone en riesgo a todo el país, dejando a los más vulnerables viviendo en condiciones de hacinamiento y luchando por encontrar suficiente comida, agua o medicinas para sobrevivir. Esto podría llevar a una inseguridad alimentaria extrema o un brote de cólera, sarampión o difteria, enfermedades que ya se han apoderado de Yemen y afectan de manera desproporcionada a los niños más débiles y desnutridos, dejando un sistema de salud ya debilitado al borde del colapso.

Hodeia, ciudad fantasma

El director de Save the Children en Yemen, Tamer Kirolos, acaba de regresar de Hodeida. "Desde que estuve aquí por última vez hace solo dos meses, la ciudad de Hodeida se ha convertido en algo así como un pueblo fantasma. Las calles están vacías incluso durante el día y hay puntos de control en todas partes. La devastación causada por los ataques aéreos y los bombardeos es evidente".

"Hodeida ya era la zona más pobre de Yemen, que es el país más pobre de Medio Oriente, antes de esta última ofensiva y simplemente no puede soportar otro golpe. La gente teme morir tanto si se quedan como si huyen, pero incluso si logran salir sus vidas siguen en peligro. Con la economía en ruinas y las instalaciones sanitarias y de salud en todo el país destruidas, las condiciones ahora son las adecuadas para que la enfermedad y el hambre se extiendan. Las agencias de ayuda humanitaria están haciendo lo que pueden para mantener viva a la gente, pero en última instancia, nuestros esfuerzos son solo un yeso sobre una herida abierta".

"Pedimos un alto el fuego inmediato para evitar más víctimas civiles y hacemos un llamamiento a todas las partes para que sigan negociando con el Enviado Especial de la ONU Martin Griffiths, para lograr un acuerdo de paz viable que ponga fin a esta guerra brutal y al sufrimiento de 22 millones de personas en Yemen".

NOTICIAS AL ALZA ...

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar