INTERNACIONAL | ENTREVISTA

Cristina Borda: “Deseo un país libre, justo y democrático”

Por ANA MANCHEÑO MORALES. 07/07/2018

Cristina es una activista boliviana por la democracia y los derechos humanos.

paz
entrevista
DDHH
Bolivia
Cristina
Activista
Borda

Cristina Borda, activista boliviana por la democracia y los DDHH

Cristina Borda, nacida en la ciudad de Santa Cruz (Bolivia), el 6 de Febrero de 1983. Es activista boliviana por la democracia y los DDHH.

¿Cuál es la crisis política que se vive actualmente en Bolivia?

La democracia boliviana se ve amenazada por las intenciones del Presidente Morales de perpetuarse en el poder a través de un Fallo Constitucional del 28 de Noviembre del 2017, que habilita a Morales a una cuarta reelección  consecutiva argumentando que ésta no es anticonstitucional, sino más bien su “Derecho Humano” especificado en el Art. 23  de la Convención Americana sobre Derechos Humanos (Pacto de San José). Esto ha indignado a la ciudadanía, puesto que el Fallo obvia el resultado del Referéndum realizado anteriormente el 21 de Febrero del 2016, en donde el pueblo votó en contra de una modificación en la Constitución que habilite a Evo Morales para las elecciones. Por eso, el Slogan que utiliza la resistencia democrática boliviana es el de “BOLIVIA DIJO NO – 21F”.

¿Es Bolivia un modelo de izquierda para Latinoamérica?

Evo Morales maneja un régimen autoritario respaldado por dos discursos: por un lado, el “socialista” y por el otro el “indianista”. Este segundo factor asegura a Morales tanto dentro del país por medio de sus bases – los “Movimientos Sociales” – como ante la Comunidad Internacional, convirtiéndolo en un ícono de la política mundial por ser el primer Presidente indígena de la historia de la humanidad. Por ende, su figura política representa a los constructos de “reivindicación” y “justicia histórica”. Para Bolivia es ese el reto, deshacerse de un régimen autoritario más, como lo son el de Ortega o de Maduro, pero que está fuertemente respaldado por un preconcepto que para los bolivianos fue en su momento necesario, pero que en la actualidad se convierte en discutible en cuanto a su aplicación.

¿Cuáles han sido las estrategias políticas del gobierno de Morales para mantenerse en el poder?

Morales subió al poder como resultado de un quiebre profundo entre la derecha y el pueblo. Sin embargo, la economía que recibió era una que por fin había sido saneada después de 20 años de alto endeudamiento externo durante el periodo post-dictatorial a partir de año 83. Además, la extracción y exportación de hidrocarburos y el precio alto del petróleo ayudaron a que Evo Morales goce del beneficio de un PIB aunque ficticio, pero favorable y estable. Él utilizó este auge económico para sentar políticas populistas de bonos a las clases trabajadoras y campesinas, además de empoderar a las comunidades indígenas con promesas de autonomía y desarrollo. Durante los primeros años de su mandato, todos creímos que el mesías había llegado, es así como ganó por mayoría absoluta las siguientes dos elecciones.

Las políticas públicas de Morales, ¿es  de forma unilateral e incluyente con la población indígena de Bolivia? ¿Forman parte en los programas gubernamentales?

Son 36 las naciones indígenas que Morales ha reconocido en la Constitución  del año 2009. 34 de estas etnias se encuentra en el olvido y en grave peligro de etnocidio debido a las políticas extractivistas  del actual gobierno. Es por eso que se habla de un “doble discurso” cuando Morales reiteradas veces discursea en encuentros internacionales importantes. El año 2009, las Naciones Unidas nombran a Evo Morales “Defensor Mundial de los Derechos de la Madre Tierra”, premio que lo catapulta a nivel internacional como ícono político. La realidad de los pueblos indígenas en Bolivia es otra y las políticas públicas existen en todo caso sólo en papel. Los pueblos indígenas son netamente instrumentalizados políticamente.

¿Evo Morales es sinónimo del  chavismo venezolano?

En el 2005, durante el V Foro Social Mundial, el entonces Presidente de Venezuela Hugo Chávez dijo: "hemos asumido el compromiso de dirigir la Revolución Bolivariana hacia el socialismo y contribuir a la senda del socialismo, un socialismo del siglo XXI que se basa en la solidaridad, en la fraternidad, en el amor, en la libertad y en la igualdad". Fueron estas palabras, las que dieron inicio a lo que ahora conocemos como el frente populista de izquierda en Latinoamérica. Hoy por hoy y junto a Nicolás Maduro, Daniel Ortega y Miguel Díaz-Canel, Evo Morales es un pilar fundamental en el círculo político Castro-Chavista.

En términos económicos, ¿cuáles han sido los efectos positivos y negativos que ha tenido Bolivia en los últimos años?

Bolivia se encuentra subsistiendo en una gran burbuja de aire en términos económicos. Explicado en términos muy simples: Hasta el 2005 Bolivia vendía 5 vasos de Gas licuado a 1 Dólar cada uno (5$/año). Con la subida del precio internacional del petróleo - con su máximo auge en el año 2013 - Bolivia vendía esos mismos 5 vasos de gas licuado a 5 Dólares cada uno (25$/año). Así de simple es la economía boliviana y la calculación del PIB lamentablemente. Hasta el año 2013, el gobierno de Morales no logró crear industrias sostenibles. Y esto ha desencadenado una ola de proyectos e inversiones vacías, destructivas y no productivas. La deuda externa ha alcanzado sumas extraordinarias y las concesiones extranjeras, sobre todo a China dejarán secuelas para un par de décadas más.

Según las estadísticas Bolivia se ha convertido en el cuarto productor de exportación minera a nivel mundial, ¿cómo se realiza este proceso de las concesiones mineras y qué acuerdos establecen las transnacionales con el gobierno? 

Puede ser que Bolivia se encuentre en el cuarto lugar en exportación minera, pero lamentablemente la estructura del poder transnacional minero no ha cambiado desde la Colonia. Tomemos como ejemplo la Mina de San Cristóbal[1] en Potosí. San Cristóbal es uno de los yacimientos de zinc, plomo y plata más grandes del mundo. Está siendo explotada por la empresa japonesa Sumitomo Corporation, una empresa gigante. La explotación es intensiva, sacan alrededor de 48 mil toneladas de concentrados de mineral por día. Se calculan ingresos de 1000 millones de dólares al año, de los cuales sólo 35 millones llegan a los bolsillos del país por tributación. No podemos hablar de Bolivia como exportador, sino como explotado.[2]

¿Qué consecuencias ha generado en  la salud pública y el medio ambiente?

Las políticas de inclusión y participación del gobierno de Morales nos han regalado por un lado una Ministra de Salud  sin méritos ni experiencia laboral en el ámbito y a un Director de la Caja Nacional de Salud (CNS)  que es minero de profesión. A los hospitales públicos les faltan insumos y salubridad mínima.

En la actualidad, los enfermos de cáncer se están autocrucificando en las calles de La Paz para protestar por la falta de medicamentos. El sistema de salud se encuentra en crisis. 

En cuanto a la Pachamama (Madre Tierra), podemos cuantificar sus desgracias: una carretera que dividirá el área protegida TIPNIS, la implementación del Fracking en Bolivia, exploraciones petrolíferas en la Reserva de Flora y Fauna  de Tariquía, la construcción de dos megarepresas hidroeléctricas en el parque nacional MADIDI (El Chepete y el Bala)  y otra en territorio guaraní (Rositas), explotación minera en el Illimani,  minería a cielo abierto con contaminación de los ríos con mercurio y la construcción de una planta de energía atómica  en medio de los Andes. Este tema amerita un artículo aparte.

¿Qué provocaron las reformas del sistema económico para el pueblo boliviano?

La nacionalización de los hidrocarburos en Bolivia el año 2004 es una temática amplia y debatible. Vale aclarar que lo que se nacionalizaron fueron las reservas y no así la producción ni la comercialización. No obstante, la inyección de capital proveniente del Impuesto Especial a los Hidrocarburos fue significativa. Significativo fue también el despilfarro de este capital, por ejemplo, en la construcción de innumerables canchas de fútbol en lugares despoblados o un aeropuerto en medio de la selva. El escándalo de corrupción  del Fondo Indígena (Fondioc) es hasta hoy el más aberrante del mandato de Morales. Como expliqué anteriormente, extracción de recursos sin inversión posterior en industrias sostenibles es un simple acto de merma del tesoro nacional de la nación. Si el precio del petróleo continúa cayendo, la economía boliviana y con ella el pueblo, se verán en una profunda crisis a todo nivel.

¿Se puede considerar a Evo Morales como otro de los dictadores populistas de América Latina?

La oposición política ha sido literalmente desterrada del parlamento. El pluralismo político ya no existe. Debido al oficialismo casi absoluto, el control sobre el abuso de poder y el tráfico de influencias es inexistente. Los casos de corrupción estatal han tomado dimensiones exorbitantes. Contamos hasta el momento con 86 muertos, alrededor de 40 presos políticos y más de 1200 exiliados del régimen. Los medios de comunicación pertenecen en su gran mayoría a personas afines al gobierno, la propaganda oficialista  suma una inversión de 150 Millones de Dólares y el culto a la personalidad se ve reflejado en un Museo de Evo Morales  y un nuevo e innecesario Palacio de Gobierno. El régimen de Evo Morales es autoritario y con un cuarto mandato inconstitucional, el pronóstico apunta a una dictadura.

Desde tu experiencia personal como activista social y defensora de los Derechos Humanos, ¿qué han hecho o que están haciendo los Movimientos Sociales ante esta crisis sociopolítica?

Desde el Fallo del TCP, la indignación ciudadana se ha visto reflejada en la creación de plataformas ciudadanas de resistencia. El movimiento al que pertenezco se llama “Todos Juntos por Bolivia – Internacional”, por estar conformado por la diáspora boliviana en Europa, Estados Unidos, América Latina y Oceanía. Como diáspora, nuestra meta es bastante clara: fungir como la voz del pueblo boliviano hacia la comunidad internacional. Debido al deterioro de la libertad de expresión y la prensa libre dentro del territorio, es nuestra misión hacer pública la realidad política y social de nuestro país que de otra manera no logra cruzar fronteras. Nuestras acciones de calle son más esporádicas, la última fue una visita al Vaticano  que causó bastante controversia. Dentro del país, las plataformas se encuentran en constante protesta, haciendo presión al gobierno para evitar en una primera fase la cuarta reelección de Morales y dar de esta manera paso a un gobierno de transición y reestablecer así el Estado de Derecho en Bolivia.

¿Cómo crees que se puede superar esta crisis y lograr a tener un país democrático?

Como movimiento de resistencia, trabajamos de manera No - Violenta. Denegamos estrictamente todo uso de violencia física y verbal y nos avocamos al análisis situativo para crear estrategias de impacto. Los regímenes autoritarios y dictatoriales cuentan con las fuerzas armadas, es por eso que una respuesta violenta de parte del pueblo no es inteligente. Para reestablecer la democracia, se debe sacar primero al Autócrata del poder por medio de presión social y desobediencia civil y luego se debe limpiar el sistema. Esto se logra con un gobierno de transición y con un empoderamiento ciudadano que tenga la capacidad de fiscalización cercana. Las nuevas generaciones informadas y educadas son las que pueden llevar a cabo este proceso de manera organizada.

¿Qué se espera en las próximas elecciones del 2019? ¿Volverá a ser Bolivia el país que tanto ha soñado el pueblo boliviano?

Si logramos que por un lado Evo Morales no se repostule y por otro que la oposición boliviana – inflacionaria – se una, lograremos entrar en la fase de transición, que sin duda alguna significará años difíciles para el pueblo boliviano. Sobre todo, por la subsanación de la economía. Pero estamos esperanzados y concentrados en nuestro trabajo, poniendo énfasis en campañas de educación tanto dentro como fuera del país, para lograr que la masa entienda esta figura y esté preparada para lo que venga.

¿Cómo te gustaría ver a Bolivia en los próximos 10 años?

Deseo un país libre, justo y democrático.

 

                                                                  Entrevista de Edgar Díaz











flecha izquierda flecha derecha NOTICIAS AL ALZA ...

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar