contador web

ESPAÑA | CARTAS A ANA

La investigación

Por EDURNE G. ORDÓÑEZ. 20/12/2017

Progresamos adecuadamente (como dicen en el cole) en cuanto a confianza, pero queda un largo camino.

  • Mi querida Ana, espero que pases una buena Noche Buena.
    Mi querida Ana, espero que pases una buena Noche Buena.
  • Max-Marx descansa, con la mirada perdida.
    Max-Marx descansa, con la mirada perdida.
Max-Marx
Cartas a Ana
La investigación

Querida Ana:

En estas semanas observo a Max-Marx. Con las heridas curadas, estamos en la fase de ¿por qué te pasa lo que te pasa? Por ejemplo, el temor a cruzar el umbral; salir y entrar, pasar de un lado a otro de la puerta, le causa miedo; menos, si le llevo con la correa. Otro miedo: acercarse a su comedero. Le pongo la comida y me tengo que alejar, para que él se acerque y coma y, es que, me da la sensación de que no está acostumbrado a las caricias, a los mimos y achuchones; y ya no te cuento cuando le damos golos: alucina; debe de pensar que somos humanos muy raros. Es verdad que progresamos adecuadamente (como dicen en el cole) en cuanto a confianza, pero queda un largo camino. Los primeros días, ya sabes que fueron difíciles, así es que, vamos poco a poco, como un explorador ante lo desconocido.

Ana querida, sabemos que ha deambulado por ahí semanas, pero no cómo ha sobrevivido a la vida. Lo que sí me temo es que ha pillado comida por un lado y otro, porque el chaval nos ha salido un poco robón: ni se te ocurra dejar nada a su alcance que, bien por costumbre o por curiosidad, lo pilla. Si es comida, está claro que se la quiere zampar, pero, en general, coge cosas (ropa, zapatos, calcetines…) y se las lleva a ‘su’ sofá, y no las muerde; parece que fueran sus trofeos, piezas que él gana y custodia; como si tuviera la necesidad de tener algo propio. Y ya, lo último que te comento esta semana es la forma que tiene de mirar.

Hay veces que se tumba, se queda relajado (no es que sea, especialmente, nervioso el chico) y mira a un horizonte que sólo él conoce. Trasmite tristeza, distancia; es una de esas miradas cargadas de una soledad que no puede compartir con nadie. Tal vez piense en su vida anterior, en sus cuidadores, en sus ‘amigos’; a lo mejor estaba en un criadero con otros galgos a los que añora. Es tan complicado deducir su pasado, cuando no sabemos nada, ni una pequeña pista que haga que esta senda que hemos emprendido, ponga respuestas a tantas preguntas; aunque… a veces, las respuestas llegan o las tenemos, ahí delante y no damos con ellas.

Mi querida Ana, te dejo estas letras cuando estamos muy cerquita de Navidad. Espero que pases una buena Noche Buena y una Feliz, muy feliz Navidad. Max-Marx y yo, te besamos.

Hasta el miércoles.

NOTICIAS AL ALZA ...

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar